Comunidad Valenciana

La pandemia reduce la inversión inmobiliaria en la región un 55%

  • Se situó en 300 millones frente a los 676 millones de 2019
  • La contratación de oficinas cayó un 37% según BNP Paribas Real Estate
Valencia

Las operaciones en activos inmobiliarios en la Comunidad Valenciana por parte de inversores alcanzó el año pasado los 300 millones de euros, una importante reducción frente a los 676 millones de 2019 según un informe elaborado por BNP Paribas Real Estate, que también estima que la contratación de superficie de oficinas en Valencia se redujo un 37%.

El segmento que registró un mayor volumen de inversión fue el de residencial, que acaparó una 24% del total, aunque seguido muy de cerca por los locales comerciales, con el 20%, y las oficinas, con el 17%. Otro sector como el hotelero también siguió representando una parte importante del mercado, pese a la crisis provocada en la pandemia, con el 13% de la inversión. El mismo porcentaje que la inmologística y otras inversiones alternativas, en que BNP Paribas Real Estate destaca el peso de las residencias de estudiantes.

Mercado de oficinas

Según el informe, el covid con su incertidumbre y la extensión del teletrabajo ha hecho mella en la evolución. Tras los niveles de contratación máximos registrados en 2019, año en el que se alcanzaron los 59.223 metros cuadrados, la superficie de oficinas contratada en el año 2020 se ha situado en 37.055 metros cuadrados, cifra que representa un ajuste anual del 37,4%.

"Si bien es cierto que la situación actual está provocando que las empresas no tengan claro todavía las necesidades de ocupación de espacios de oficinas, Valencia ha conseguido mitigar los efectos negativos de la covid-19 gracias al dinamismo en la contratación de estos espacios", asegura el informe, que pese al fuerte descenso del último año apunta que los datos de 2020 se enmarcan en la media de los últimos seis años

"Este proceso de reactivación, no obstante, se está viendo ralentizado debido al descenso de la actividad económica de algunos sectores. Esta situación ha provocado que se esté generando un aplazamiento en la toma de decisiones por parte de las empresas, siendo más palpable en las demandas de medianas y grandes superficies", reconoce la consultora inmobiliaria.

Las empresas tecnológicas y la administración pública han sido los motores de la demanda de oficinas en 2020. También se han producido operaciones por encima de los 2.000 m² en la ciudad de Valencia, elevando la superficie media contratada del periodo. Además, se observa cómo el tamaño medio de las operaciones en 2020 ha descendido ligeramente hasta situarse en los 436 m², frente a los 490 m² del 2019.

Disponibilidad

El descenso de actividad registrado en la ciudad de Valencia en el año 2020, unido a una implementación acelerada del teletrabajo y las previsiones de que la actual situación se mantenga, está comenzando a trasladarse a los índices de ocupación de los edificios de oficinas. Así, la tasa de disponibilidad de la ciudad de Valencia se sitúa en 7,6%, aunque previsiblemente, se espera que ésta incremente en los próximos meses.  

Si se analizan las zonas Centro y Periferia, éstas se mantienen en niveles de 1,5% y 17,5% respectivamente. Por su parte, en la Periferia se prevé que algunos edificios de oficinas se vean beneficiados de la actual situación de dificultad que atraviesan muchas empresas, que se decantarán por zonas donde las rentas sean más atractivas y les permitan contener gastos, pudiendo observarse incrementos en los niveles de ocupación de estas áreas. 

En cambio, en la zona Prime, se percibe un ligero incremento, aunque la disponibilidad se mantiene todavía en niveles prácticamente mínimos, cercanos al 2,8%. Para 2021 se espera que esta situación se revierta y traiga consigo un nuevo incremento en el Prime valenciano, debido a la salida de empresas ubicadas en esta zona, como Sanitas, que trasladará sus oficinas a la zona de avenida de Francia.

Por su parte, la zona Descentralizada ha visto reducida su disponibilidad hasta situarse por debajo del 10%, consecuencia de haber acaparado la mitad de la contratación durante los tres primeros trimestres del año.

En cuanto a la renta, hasta la fecha no se han registrado prácticamente variaciones, aunque es cierto que la zona Prime se mantiene en 15,5 €/m²/mes. La consultora estima que se podrían ver ajustes de rentas a corto-medio plazo en zonas que presenten disponibilidad y que estos bajos niveles de disponibilidad suponen un gran atractivo para la actividad promotora.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin