Comunidad Valenciana

Royo Group sale del accionariado de su fábrica mexicana

Valencia

El fabricante valenciano de mueble y equipamiento de baño Royo Group International Bathroom (RGIB) ha desinvertido en Royomex, la fábrica de mobiliario con la que entró en México en el año 2014 junto a un socio local, el grupo industrial Farreti.

Según explica el grupo valenciano, que está controlado por HIG Capital y la familia fundadora, pese a la salida del capital de Royomex se mantendrá una alianza con esta empresa para el mercado mexicano. De esa forma, su antigua filial seguirá manteniendo la fabricación y comercialización de la marca española en ese mercado mediante un sistema similar al de franquicia y a cambio de unos royalties.

El traspaso del 50% de las acciones de Royomex se ha valorado en 150.000 euros, aunque la operación también ha incluido una quita parcial de créditos con lo que el acuerdo apenas ha tenido efectos en la cuenta de resultados del grupo valenciano.

El adiós a la factoría de México se produce a la vez que el grupo valenciano busca reforzar su estructura en Europa, su mercado prioritario. Tras la entrada de HIG en su capital y la compra de la riojana Fiora Bath hace dos años, el fabricante de mobiliario considera que los efectos de la crisis pueden facilitar nuevas compras, después de haber descartado otras operaciones desde entonces por los elevados precios de venta.

Con el respaldo financiero de la firma de capital riesgo estadounidense, el grupo gestionado por la familia Royo aspira a convertirse en uno de los mayores fabricantes de mueble de baño de Europa.

Además de sus dos complejos industriales en Valencia y Nájera (La Rioja), RGIB cuenta con dos fábricas en Polonia, una filial comercial en Estados Unidos y otra empresa participada en India. El grupo cerró 2019 con una cifra de negocio de 111,74 millones, un 4,4% más que el año anterior, y un beneficio neto de 1,85 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.