Comunidad Valenciana

El PSPV quiere recuperar 50 millones que se quedó Compromís: "Es de forma transitoria"

  • La formación de Oltra retuvo el montante en el presupuesto del Ivace
  • Los socialistas, por contra, afirman que "acabará asignándose a la AVI"
Ximo Puig y Mónica Oltra. EFE
Valencia

El Gobierno Valenciano que preside el socialista Ximo Puig aprobó sus presupuestos el pasado 31 de octubre, pero 50 millones de las cuentas públicas siguen en disputa entre PSPV y Compromís -precisamente el montante que casi hace saltar por los aires la negociación entre los socios de gobierno-. La formación de Mónica Oltra se impuso en una tensa batalla para retener estos fondos en el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), pero Hacienda no tira la toalla y todavía confía en que la cantidad "se acabe asignando a la Agencia Valenciana de Innovación (AVI)".

Los socialistas, en los que han sido los primeros presupuestos desde que existe la Conselleria de Innovación -creada esta legislatura y dirigida por Carolina Pascual a propuesta del PSPV- pretendían redestinar estos 50 millones del Ivace (que corresponden en su mayoría a fondos europeos para financiar los Institutos Tecnológicos valencianos). En concreto, los anotaron en el presupuesto de la AVI, adscrita a su departamento.

Compromís, por contra, se enrocó en que tal cesión no iba a producirse. Fue un tira y afloja muy tenso en el que Pascual incluso amagó con dimitir y en el que el PSPV acabó cediendo ante Mónica Oltra, cuya formación controla el Instituto a través de la Conselleria de Economía. Tanto es así que la Conselleria de Hacienda ha tenido que corregir sus propios presupuestos, una corrección que ha sido presentada formalmente esta semana a la mesa de Les Corts Valencianes. El documento es muy claro. Explica en cada línea de subvención que donde figuraba AVI ha de constar Ivace, de modo que formaliza el desvío de los 50 millones logrado por la coalición.

Pero para Hacienda (también controlada por el PSPV) no se trata de una decisión definitiva. Preguntadas al respecto por este diario fuentes del departamento indican que el montante se ha traspasado al Ivace "de forma transitoria" y que el dinero "acabará asignándose a la AVI", que es la entidad a la que corresponden las competencias de innovación -y, en consecuencia, a la que procedería asignar los fondos, según su criterio-.

Sin embargo, en Compromís para nada consideran provisional que el dinero se haya quedado en el Ivace. Fuentes de la formación subrayan a elEconomista que el cambio fue "una subsanación de errores" que responde a "un acuerdo político". El conflicto por los 50 millones, en consecuencia, sigue muy vivo. Si nadie cambia de parecer será motivo de un nuevo enfrentamiento entre ambos partidos cuando los socialistas intenten recuperarlo -sea durante el ejercicio 2020 o en la elaboración de los presupuestos de 2021-.

Crece un 1,6% el presupuesto

Un año más, los presupuestos de la Generalitat valenciana incluyeron la habitual "partida reivindicativa" de ingresos ficticios, los 1.325 millones de euros que el Ejecutivo de PSPV, Compromís y Unides Podem-EUPV consideran que recibe de menos la autonomía por el agravio que sufre con el actual sistema de financiación por parte del Estado. Además de esto, se trata de un presupuesto expansivo, que prevé un aumento del gasto no financiero del 1,6% pese a que en el presente 2019 los ingresos fueron insuficientes y el Consell ha tenido que hacer recortes por 365 millones de euros.

En concreto, el proyecto de Ley de Presupuestos de la Generalitat para 2020 contempla una cifra global de 23.021,9 millones de euros frente a los 22.096,2 millones de las cuentas de este año. 16.970 millones serán para gasto no financiero, lo que supone 263,6 millones más y una subida del 1,6% más respecto al presente 2019.

Se trata de unas cuentas "responsables, realistas y prudentes" que, además, suponen la "consolidación de los presupuestos expansivos anteriores", según aseguró el conseller de Hacienda, Vicent Soler. El dirigente recordó que el gasto subió un 9% en el presupuesto de 2019, año en el que finalmente han tenido que recortar los mencionados 365 millones tras caer en febrero los presupuestos estatales de Pedro Sánchez (que preveían una inversión superior en la Comunitat a la de los finalmente prorrogados del PP).

Pese a que la situación vuelve a ser de incertidumbre a nivel estatal, el Gobierno autonómico no solo mantiene sino que eleva su previsión de gasto para el ejercicio 2020. Vicent Soler destacó en este sentido que se trata "del presupuesto más alto de la historia de la Generalitat Valenciana" y que pretende "consolidar los avances para que no sean reversibles, blindar el Estado del Bienestar y ubicar la Comunitat como territorio confiable y amable para las inversiones".

Así, las cuentas contemplan de nuevo una partida de ingresos ficticios de 1.325 millones de euros, tal y como viene haciendo el Consell desde los presupuestos de 2016 a modo de 'protesta contable' por el dinero que, según estima, debería recibir de más por parte del Estado para situarse en la media española. Esta peculiar fórmula permite gastar más a la autonomía, pero al tratarse de dinero que finalmente no llega se traduce en un incremento del déficit que engorda cada año la ya disparada deuda valenciana (de más de 47.000 millones de euros, el 42% del PIB).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.