Turismo y Viajes

Baleares prohíbe el turismo de borrachera y echará a los visitantes que hagan 'balconing'

  • El decreto pone coto a las barras libres y a las 'happy hours'

El gobierno balear ha aprobado este viernes un decreto ley pionero en Europa que prohíbe en las zonas turísticas de la Playa de Palma y Magaluf en Mallorca y el West End de San Antoni de Ibiza el alcohol de borrachera y que, además, expulsará de los hoteles de Baleares a los turistas que practican el 'balconing'.

El decreto ley prohíbe en estas tres zonas la publicidad referida al consumo de alcohol y las barras libres, las excursiones etílicas (el llamado "pubcrawling"), las 'happy hours', los '2x1' ó '3x1', los autodispensadores de alcohol, así como la venta de bebidas alcohólicas en tiendas entre las 21.30 y las 8.00 horas.

Las bebidas deberán cobrarse a un precio unitario, sin posibilidad de promoción alguna y en los hoteles y restaurantes de estas tres zonas solo se podrán ofrecer a los clientes tres bebidas alcohólicas por persona en comidas y cenas.

Los turistas que practiquen o permitan el 'balconing' -saltar de un balcón a otro o lanzarse desde la terraza a la piscina- en cualquier hotel de Baleares podrán ser expulsados "inmediatamente" del establecimiento en cuestión y se enfrentarán a multas de entre 6.001 a 60.000 euros. El hotel tiene la obligación de que no continúen alojados.

Además, este nuevo decreto ley limita las fiestas en embarcaciones en la cosa denominadas 'party boats': se suspende la concesión de nuevas licencias hasta la regulación de esta actividad en un plazo de 24 meses y los barcos que cuentan con licencia no podrán embarcar ni desembarcar a los turistas en ninguna de estas tres zonas, que son las consideradas "más calientes" del turismo de borrachera de Baleares.

La exposición del Govern

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha presentado esta nueva norma que pretende "combatir el turismo de excesos", fomentar el civismo y promocionar Baleares como un destino de calidad en el mundo.

Se trata, ha resaltado, de la primera norma en Europa que restringe la promoción y venta de alcohol en determinadas zonas y los comportamientos incívicos en los hoteles, tras el "amplio diálogo" mantenido entre el gobierno balear y el sector empresarial y turístico.

El decreto ley tiene una vigencia de cinco años y se aplicará de manera inmediata. La norma respetará los contratos ya firmados entre turoperadores y hoteleros para evitar cualquier situación de inseguridad jurídica.

La nueva normativa prohíbe las prácticas peligrosas para la vida y la integridad física de las personas en los establecimientos turísticos de las islas, con un régimen sancionador que pone un acento especial en las faltas graves y muy graves.

Las faltas graves se sancionan con multas de 6.001 a 60.000 euros y se consideran como tales las prácticas peligrosas para la vida, la integridad o la salud de los clientes, el hecho de que hotel no informe a los usuarios acerca de la prohibición de las mismas o si el establecimiento no expulsa a los turistas infractores.

Contra las habitaciones por horas

También son faltas graves ofrecer habitaciones por horas y publicitar bebidas alcohólicas o tener expuesto alcohol en los establecimientos.

Las faltas muy graves se sancionan con multas de 60.001 a 600.000 euros y, adicionalmente, pueden llevar aparejado el cierre del establecimiento por un período máximo de 3 años, según las circunstancias que se presenten.

Las faltas muy graves contemplan la venta de bebidas alcohólicas fuera del horario permitido; ofertar bebidas alcohólicas bajo modalidades del tipo barra libre, "happy hours" o "2x1" y "3x1", mantener los autodispensadores de alcohol, la venta de bebidas a menores y a embarazadas, la publicidad o realizar excursiones etílicas (pubcrawling) y cometer dos faltas graves en seis meses, entre otras circunstancias. Por último, las faltas leves conllevan multas de entre 1.000 y 6.000 euros.

El conseller Negueruela ha declarado que Baleares se convierte así en un destino pionero en combatir el "turismo de excesos" con una norma que cumple con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda Balear 2030.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

que lo hagan en su pais
A Favor
En Contra

Espero que lo cumplan y les ha faltado decir que serán los responsables de todos los gastos y desperfectos ocasionados.

Ademas falta el turismo sanitario.

Puntuación 13
#1
Ivan
A Favor
En Contra

Si hacen eso unden el turismo en baleares jajajaja

Puntuación -9
#2
Fachoso
A Favor
En Contra

Malditos podemitas

Ahora cuando empieza el verano?, todo el mundo sabe que el verano empieza cuando un inglés borracho se espanzurra en Baleares.

Puntuación -5
#3
Olé
A Favor
En Contra

Hombre, parece que nos hemos dado cuenta. Como se suele decir: nunca es tarde si la dicha es buena.

Puntuación 5
#4
pali
A Favor
En Contra

Soy un bicho raro de 70 años y por tanto antiguo. Jamás me he emborrachado ( de joven si que fui calentito alguna vez como todo joven pero borracho nunca ).

Tuve la suerte de que en mi calle ( que era de tierra todavía y yo con unos diez años ) había una bodega y casi todos los días subía un señor que iba de parte a parte de la calle borracho, repito casi todos los días y aquello a mi me traumatizó positivamente.

Y yo me dije que yo jamás sería como aquella cosa, pues para mi aquel hombre era una cosa y no una persona.

Cuando veo una persona adulta borracho y tendido por el suelo, me da una pena enorme pues en ese momento es una cosa vulnerable total pues cualquiera le puede matar, golpear, robar, aprovecharse, etc.

Mientras esta sociedad tenga la conciencia de que el que mas beba es el mas macho/macha, estaremos perdidos.

Y ver a un hombre borracho da pena, mucha pena pero ver a una chica borracha ya ni te cuento. Que queréis que os diga son 70 años.

Y el tabaco es malo porque se mata él, pero el alcohol además de matarse él también mata a los demás.

Puntuación 7
#5