Transportes

El 41% de los vuelos se retrasa por el caos en el tráfico aéreo y las huelgas

Foto: Dreamstime

Las aerolíneas europeas tienen verdaderos problemas para cumplir con los horarios previstos este verano. Las huelgas, la falta de personal en las torres de control y el mal tiempo han hundido a un nivel histórico la puntualidad de las operaciones llevando a las compañías a registrar de media retrasos en el 41% de los vuelos realizados en julio en los principales aeropuertos de la UE (con más de 10.000 pasajeros al mes). En el sector aéreo se considera que un vuelo va con "retraso" cuando despega o aterriza más de 15 minutos después de lo previsto, pero, en este caso, el retraso medio superó los 45 minutos, recoge FlighStat. Aunque tradicionalmente julio es un mes complicado para el transporte aéreo por la conflictividad laboral y la saturación del espacio aéreo, este año ha marcado un hito ya que el porcentaje de vuelos retrasados ha subido en casi 5 puntos básicos con respecto a julio del año pasado, cuando, además, hubo en torno a un 3% menos vuelos. La situación ha ido empeorando a lo largo del año y conforme pasan los meses las demoras iban aumentado yendo del 30% de mayo al 37% de junio, al 41% de julio.

El Prat (Barcelona), París Charles de Gaulle y el aeropuerto de Bruselas lideran así los retrasos en Europea por la política de cancelaciones y los minutos regulados (tiempo en el que los aviones no pueden volar) impuestos por los controladores aéreos en el mes de julio, que alcanzaron un récord histórico. Así, solo el 28 de julio los minutos regulados en el Viejo Continente alcanzaron los 310.321, frente a la media de 93.980 de julio de 2017, según Eurocontrol. "Claramente el sistema no ha funcionado", aseguró Javier Prieto, presidente de Vueling, durante la presentación de resultados de IAG. Así, en julio de 2018 uno de cada dos vuelos que se operaron en la Ciudad Condal, París o Bruselas salió o llegó con retraso, mientras que en el mismo mes del año pasado fue uno de cada tres.

En esta línea, Vueling, Germanwings y Brussels Airlines lideran la pérdida de puntualidad en julio y en los últimos tres meses, según los datos publicados por FlighStats. Así, el 41% de las operaciones de la aerolínea catalana registró retrasos de más de una hora de media mientras que en julio de 2017 el 74% de sus vuelos llegó puntual y el retraso medio fue de 45 minutos. Los datos de puntualidad de Vueling de julio son peores que los de mayo y junio (36,2 y 38,6% de vuelos retrasados, respectivamente), cuando los controladores franceses estuvieron 15 días de huelga.

La firma de bajo coste de IAG se vio seriamente dañada por estos paros ya que la torre de Marsella regula el espacio aéreo del Mediterráneo y afecta de lleno a los vuelos que entran y salen de Barcelona con destino el norte de Italia, las Islas Baleares o algunos destinos del centro de Europa. A los problemas de los controladores en Francia se suma que Vueling tiene el grueso de su operativa en El Prat, que es uno de los aeropuertos más complicados por la protección de la zona de Gavá, que obliga a cambiar la configuración de las pistas en función del viento lo que no permite aprovechar su capacidad.

Además, los controladores de la Torre de Gavá han denunciado en más de una ocasión que sufren la falta de personal y que la plantilla está envejecida por lo que tienen problemas para cumplir con toda la carga de trabajo que se acumula en verano. "Los distintos gobiernos tienen que tomar medidas urgentes para mitigar la situación en la que estamos porque el transporte genera riqueza y empleo", instó Prieto.

El caos en el tráfico aéreo también está afectando Iberia Express e Iberia que, tras ser elegidas las aerolíneas más puntuales, este año no están tan finas y, por ejemplo, la puntualidad de la aerolínea de bandera ha bajado al 80%.

La irlandesa, bajo la lupa

Aunque la empresa de estadísticas de vuelos no ha desagregado los datos de Ryanair, lo cierto es que la compañía irlandesa también está teniendo muchos problemas para cumplir con los horarios. Por ejemplo, sólo el jueves se vio obligado a cancelar 28 vuelos en el aeropuerto londinense de Stansted, donde es la principal aerolínea, y registrar cientos de retrasos por una tormenta. La puntualidad de este aeropuerto es del 39%. En su primer trimestre de 2018 (abril-junio) su puntualidad ha caído al 75% desde el 89 registrado en el mismo periodo del año pasado por "las huelgas de controladores, la escasez de medios y personal de las torres de control principalmente en Francia, Alemania e Italia". "Los servicios que prestan los gestores del tráfico aéreo son lamentables y crea retrasos inaceptables para nuestros clientes", sentenció Ryanair.

Los datos de Eurocontrol muestran que en la primera mitad de 2018 los retrasos en la gestión del tránsito aéreo (la realizada por firmas como Enaire) alcanzaron los 47.000 minutos al día, un 133% más que en el mismo período del año pasado. "Las causas de estas demoras se deben a la escasez de personal y de capacidad, a lo que se suman las condiciones meteorológicas adversas y las huelgas", alertan desde IATA. Según explican, ante la falta de nuevas tecnologías y de personal, cuando hay saturación o problemas, los controladores optan por espaciar más los vuelos para garantizar la seguridad.

Y es que, mientras que en España el número de operaciones aéreas crece más de un 5% al año, la plantilla de controladores no se ha reforzado. En los últimos meses, estos han empezado a reconocer como motivos de los minutos reguladores la falta de capacidad en ruta. Tras una amenaza de huelga por la falta de plantilla, Fomento se comprometió a contratar nuevos controladores de aquí a 2025.

"Las aerolíneas hacen su plan de negocio a cinco años pero no adaptan su servicio a las operaciones que se esperan", critican fuentes del sector. "Lejos de mejorar, las demoras se han duplicado respecto al año pasado. No hay solución inmediata, pero con una inversión y una planificación adecuadas por parte de los gobiernos y de las empresas de control aéreo podremos mejorar", dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA. Desde la asociación aérea han exigido que se fortalezca el modelo de evaluación del rendimiento, de modo que los gestores del tráfico aéreo que no cumplan el objetivo de capacidad "puedan ser sancionados".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado