Transportes

GOI, el Uber de los envíos: une a autónomos con futuros clientes

  • Enlaza a transportistas y personas que necesitan un vehículo para portes
  • Opera en Madrid y en Barcelona

Las startups proliferan de forma constante, proponiendo soluciones prácticas para el día a día de los ciudadanos. Tanto es así que realizar una mudanza y no disponer de un vehículo no supone un problema a día de hoy.

De hecho, es en este sector de las mudanzas y los transportistas profesionales, donde aparece GOI, una plataforma para que todo aquel que quiera transportar un objeto voluminoso o pesado pueda encontrar un transportista determinado, "sin esperas ni subastas, las 24 horas, los siete días y con un tiempo medio de contratación de tres minutos", comenta Yaiza Canosa, socio fundadora de la compañía.

Esta emprendedora de 24 años explica que este proyecto surge de un problema al que hay que buscarle una solución. "Me he mudado tantas veces que veía un obstáculo en los envíos de cosas voluminosas". ¿El impedimento? "El proceso de contratación medio de un servicio de este tipo ronda los tres días", añade su socia fundadora.

Un espacio participativo

GOI ha desarrollado una tecnología a través de la cual los transportistas autónomos puedan dejar de preocuparse por encontrar portes que realizar y de estar presentes en muchos medios para conseguir uno o dos clientes al día. Así, según señala Canosa "cuando quieren trabajar con nosotros, les proporcionamos los envíos a realizar, aglutinamos a esos transportistas autónomos que quieren tener una serie de ingresos estables y, por supuesto, trabajo".

De esta forma los clientes de GOI a través de su plataforma eligen el tipo de envío que necesitan realizar y la compañía se encarga de asignarle "un transportista a medida, a un precio más económico para recoger y entregar el envío en los tiempos acordados", tal y como señala Canosa.

GOI intenta innovar desde dos vertientes: la tecnológica y la de servicio. A nivel servicio, pasa por dar flexibilidad a sus clientes en la recogida y entrega. "Queremos que la sensación del consumidor final sea la de un servicio de calidad en la que personas y tecnología vayan de la mano y no por separado", explica Canosa. Con esta aplicación el cliente puede hacer un seguimiento de su envío y tener una comunicación directa con el transportista.

Sin embargo, el equipo de esta emprendedora de origen gallego al principio disponía de unos recursos limitados y "reordenar un sector no es fácil", ya que plantean "un nuevo modelo de negocio y encajar todas las piezas del puzle requiere tiempo y recursos", comenta Canosa.

En la actualidad, GOI cuenta con unos 15 trabajadores en su plantilla y más de 30.000 usuarios en España. De este modo y focalizándose en Madrid y Barcelona, pretende ser el nuevo Uber de los envíos, según aseguran desde la propia entidad. Este proyecto, dirigido por importantes figuras del emprendimiento en España, tiene entre sus inversores a Vicent Grosso, uno de los fundadores de de BlaBlaCar.

Perspectivas de futuro

Entre sus planes de futuro se encuentra asentar el negocio en las anteriores ciudades para posteriormente "escalarlo a otros grandes núcleos urbanos de la mano de nuestros clientes más internacionales", añade la socia fundadora de la compañía. Por último, y ya que la internacionalización es siempre un objetivo prioritario entre las startups, a la empresa -pionera en el sector de las mudanzas- le gustaría situarse en Londres, París y Roma en el medio plazo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin