Transportes

OHL renegocia con Perú para salvar una autopista de 470 millones

  • Lima modificó el contrato original y el grupo español se niega a ejecutarlo
Red Vial 4, autopista de Perú. Imagen de Istock

OHL y las autoridades de Lima (Perú) negocian una modificación del contrato para construir y explotar la autopista La Molina-Angamos, cuyo presupuesto asciende a 500 millones de dólares (470 millones de euros). La constructora española se adjudicó este proyecto, que surgió como una iniciativa privada de la propia compañía, a principios de 2016. Sin embargo, la municipalidad (ayuntamiento) limense ha replanteado la obra, lo que ha llevado a OHL a trasladar al Concejo Metropolitano de Lima que no la ejecutará en los términos propuestos.

"Recientemente, se ha tomado la decisión de no ejecutar el proyecto ya que ciertas modificaciones al mismo solicitadas por el cliente afectan a la viabilidad financiera del proyecto", explica OHL en su informe anual. Tanto la municipalidad de Lima como la constructora tienen interés en que este proyecto salga adelante tras más de tres años trabajando en él. Por ello, han entablado negociaciones para intentar llegar a un consenso que cumpla sus exceptivas y que haga, al tiempo, el proyecto rentable.

La ejecución del contrato genera serias dudas en este momento. No en vano, el grupo que preside Juan Villar-Mir ha extraído la inversión estimada para esta obra de sus proyecciones para los próximos años. Así, tras desembolsar 238 millones en sus concesiones de Latinoamérica en 2016, el importe que resta por invertir en las autopistas de Colombia y Chile es de 287 millones. Para ello, OHL negocia dar entrada a dos socios financieros con una participación inferior al 50%. Uno para las autopistas Américo Vespucio Oriente y Puente Industrial, en Chile, y Río Magdalena, en Colombia, y otro para las también chilenas Nogales-Puchuncaví y Puerto Valparaíso.

En venta su mayor autopista

En paralelo, OHL también tiene en venta su mayor autopista en Latinoamérica, la Red Vial 4 de Perú. Una desinversión que se enmarca dentro de la rotación de activos maduros del grupo (se trata de un proyecto brownfield). La apuesta por el mercado peruano es firme y, de hecho, es uno de los ocho países denominados home markets dentro del plan estratégico revisado que la compañía presentará en las próximas semanas.

En esta línea negocia con la municipalidad de Lima un acuerdo para hacer viable la Conexión La Molina-Angamos. Esta infraestructura consiste en una autopista urbana de 12 kilómetros de longitud que busca integrar las principales zonas de servicio y de negocios de la capital peruana. La nueva concesión prevé conectar la Molina, Surco, San Borja, Surquillo y Miraflores, reduciendo significativamente los tiempos de recorrido.

OHL también tiene en un avanzado estado otra iniciativa privada para desarrollar el tramo Ica-Quilca, en la Panamericana Sur. La propuesta prevé una autopista de aproximadamente 518 kilómetros y una inversión de 400 millones de dólares (375 millones de euros).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0