Transportes y Turismo

España diseñará el primer tren de alta velocidad de Australia con la ingeniería pública Ineco

Línea de alta velocidad en España. / Adif

La empresa pública Ineco formará parte del diseño de la primera línea de alta velocidad de Australia, que unirá Sidney con Newcastle. La ingeniería pública, brazo consultor del Ministerio de Transportes, forma parte de uno de los consorcios ganadores del estudio de viabilidad encargado por la Autoridad Ferroviaria de Alta Velocidad de Australia (HSRA) encargada de este nuevo trazado ferroviario, para el que su Gobierno destinará inicialmente más de 300 millones de euros.

Ineco es el principal subcontratista del consorcio formado por las firmas australianas de ingeniería y consultoría Arcadis y WSP, que se han hecho con el lote correspondiente a la asesoría técnica, medioambiental, de sostenibilidad, comunidad y participación pública, el mayor de los ocho paquetes en los que se dividía el contrato.

En concreto, Ineco será la encargada de asesorar en los aspectos relativos a los sistemas ferroviarios: material rodante, telecomunicaciones, señalización, energía, estacionamiento, instalaciones de mantenimiento y operación ferroviaria. Su papel es especialmente crítico, ya que deberá definir concretamente las capacidades de la ruta para absorber la demanda futura de viajes y las posibilidades de incrementar sucesivamente su capacidad.

Este concurso fue lanzado por la HSRA el pasado mes de marzo y permitirá desarrollar los estudios previos que determinen los pasos a seguir para implantar esta primera ruta por la costa este del país austral, que acoge a la mayor parte de la población. Solo la planificación de la obra asciende a 49 millones de euros, aunque la ambición del ejecutivo oceánico pasa por conectar por tren Melbourne, Canberra y Sidney, sus tres principales ciudades, separadas por 1000 kilómetros entre sí.

La elección de Ineco como socio estratégico de Arcadis y WSP responde al amplio crecimiento que viene registrando la ingeniería pública en Australia durante los últimos años. De la mano de la consultora británica Network Rail, su principal aliado, ha logrado adjudicarse grandes contratos como el de la modernización de la red ferroviaria de Cercanías de Sidney. En total, Ineco colabora con más de 20 compañías españolas en el desarrollo de proyectos de ingeniería y obra civil por todo el mundo, para lo cual cuenta con más de 6.000 personas en plantilla, encargadas de 250 disciplinas técnicas distintas.

Australia acelera su nueva red ferroviaria

La falta de competitividad y antigüedad de los ferrocarriles australianos han invitado al gobierno australiano a redefinir su estrategia de infraestructuras y transportes. Sus planes contemplan la construcción de una primera línea de alta velocidad entre Melbourne, Sidney y Canberra asumiendo que, para el año 2075, las áreas metropolitanas de estas tres ciudades acogerían a más de 30 millones de personas.

Así, el país aspira a que esta línea mejore las conexiones de las distintas comunidades del país y proporcione una alternativa sostenible y asequible para reducir las emisiones del transporte. Australia sufre de importantes congestiones en sus viales debido al crecimiento poblacional registrado y la demora en nuevas inversiones. Además, busca mitigar la huella de carbono que produce el corredor aéreo Sidney-Melbourne, el sexto más recorrido del mundo.

Para el desarrollo de la misma, Australia ha mirado hacia España, el segundo país del mundo con más kilómetros de alta velocidad tras China. El conocimiento adquirido por las compañías españolas de construcción, ingeniería y operación de transporte las convierte en líderes y referentes a nivel mundial, situando a España como líder en I+D+i ferroviario. De ahí que gobiernos como el austral hayan tenido acercamientos o acuerdos comerciales con constructores como CAF o Talgo.

El proyecto de la alta velocidad australiana fue valorado en más de 1.600 millones de euros en el año 2016, cuantía que, inevitablemente, se elevará en caso de concretarse en los próximos años. Hasta el momento, los únicos intentos de desarrollar una infraestructura ferroviaria fueron los ejecutados por un consorcio privado denominado CLARA, que contemplaba la puesta en servicio de dos rutas (Melbourne - Greater Shepparton y Sidney-Canberra) que se financiarían mediante el aprovechamiento urbanístico de los entornos de las ocho estaciones situadas en la ruta. El proyecto quedó paralizado en 2020 sin que se hayan conocido novedades al respecto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud