Transportes y Turismo

La checa Skoda se perfila como socio industrial de Criteria en la pugna por Talgo

Tren PID RegioPanter fabricado por Skoda para los ferrocarriles checos ?eské dráhy. / Skoda

El fabricante de trenes checo Škoda Transportation Group se postula como el socio industrial que reclama CriteriaCaixa para formular la contraopa diseñada desde Moncloa y que le permitiría hacerse con el control de Talgo. Este fabricante del este de Europa parece ser, hasta el momento, la única gran compañía del sector ferroviario que se habría interesado por entrar en el capital del fabricante de trenes español.

El movimiento parece encajar dentro de las pretensiones del Ejecutivo de Pedro Sánchez de frenar la opa lanzada por el holding húngaro Ganz-MaVag (Magyar Vagon), y que estará financiada íntegramente por el gobierno de Viktor Orbán. El rechazo a esta operación, reconocido por el propio gobierno en varias ocasiones dado el acceso de Talgo a datos estratégicos de la infraestructura ferroviaria, continúa pendiente de concretarse en el Consejo de Ministros.

Según ha podido saber elEconomista.es, ejecutivos de Škoda Transportation viajaron hasta Madrid a finales de abril para celebrar un primer encuentro con altos cargos del Ministerio de Transportes. La cita se saldó con el refrendo del Gobierno a su posible entrada y el compromiso de los directivos checos de estudiar cómo acometer la inversión junto con sus principales inversores. Consultados por este medio, aseguran que "no comentamos sobre especulaciones del mercado".

La entrada de capital checo en Talgo se haría junto a CriteriaCaixa, la gestora de inversiones de laCaixa que estos días está centrando la actualidad por la probable opa de la saudí Taqa sobre Naturgy y el aumento de su participación en Telefónica. La compañía presidida por Isidro Fainé y dirigida por Ángel Simón ya conoce las intenciones de Škoda y continúa analizando las posibilidades con este nuevo socio industrial que cumpliría con sus pretensiones, especialmente la posibilidad de ampliar mercados y capacidad de fabricación, lo que más urgencia tiene. Criteria ha declinado hacer cualquier tipo de comentario y valoración al respecto.

Dentro del sector ferroviario, el porfolio de productos de Škoda se centra en la producción de trenes eléctricos autopropulsados de uno o dos pisos, así como locomotoras, pero todo ello para servicios regionales y de proximidad. De ahí que, como ya pasara con Stadler —que parece haber descartado su participación en la operación—, los productos de Talgo, muy enfocados en los segmentos de larga distancia y alta velocidad, garantizarían un nuevo nicho de mercado al fabricante centroeuropeo.

Operación comandada desde Moncloa

La participación de Škoda en la posible contraopa española sobre Talgo para contrarrestar la oferta presentada por el grupo húngaro Ganz-MaVag forma parte de los esfuerzos del Gobierno de España para constituir una alternativa al único ofertante hasta el momento. Así, la operación lleva semanas bajo la tutela de Moncloa y de la cúpula del Ministerio de Transportes, donde su titular, Óscar Puente, ha mantenido distintas reuniones para llevarla a buen puerto. Para tratar de avanzar en la negociación, el propio Óscar Puente estuvo este lunes y martes en Praga, donde se reunió con Kupka tras participar en un desayuno con empresarios españoles y participar en un foro sobre el sector ferroviario organizado por el ICEX en la capital del país.

República Checa es un país de especial interés para la industria ferroviaria española, especialmente desde que Renfe ejecutase la compra del 50% de la operadora Leo Express con la que aspira a incrementar sus operaciones tanto en ese país como en sus vecinos Alemania o Polonia. Tras la reunión entre ministros, el propio Puente visitó ayer las instalaciones de la compañía y viajó en uno de sus trenes hasta Kolín.

En su visita, el responsable de Transportes también trasladó a su homólogo el interés y expertise de las empresas españolas por desarrollar la alta velocidad en Chequia, una apuesta de este estado por el tren que cuenta con "plena colaboración de España". "Quiero felicitar la estrategia política de este país, que ha situado el transporte ferroviario como una de sus prioridades", destacó Puente.

La alta velocidad, asignatura pendiente para Skoda

Con sede en la República Checa, Škoda Transportation Group está especializada en la fabricación de vehículos y equipos de transporte y cuenta con una larga historia que se remonta a más de un siglo. Ajena a la automovilística Skoda Auto, que recayó en manos de Volkswagen, sí que forma parte del grupo inversor internacional PPF Group, que logró ganancias por más de 1.400 millones de euros en 2023. Con presencia en 25 países y más de 43.000 millones de euros en activos, fue fundada por Petr Kellner, fallecido en 2021. Su viuda, Renáta Kellnerová, heredó el imperio que la ha convertido en la una de las mujeres más ricas de Europa.

La producción de Škoda está centrada en el segmento de los tranvías y trenes para Metros, servicios interurbanos (Cercanías) y regionales. También produce autobuses eléctricos, trolebuses, tecnología ferroviaria y sistemas de señalización y control. Su ausencia en el segmento de la alta velocidad invita a pensar en su complementariedad con Talgo, ya que los últimos modelos fabricados por la firma española están hechos para ese mercado (como los recientes Avril entregados a Renfe) o para la larga distancia, como los trenes ICE L que está construyendo para la alemana DB y danesa DSB.

Entre sus últimos hitos, se encuentra el anuncio de la semana pasada para fabricar 23 trenes eléctricos para RegioJet, la mayor operadora ferroviaria privada de Europa Central, a cambio de 133 millones de euros. Un día antes también anunció la compra de Cegelec, una filial energética de la multinacional francesa Vinci que fabrica componentes y equipos eléctricos para vehículos de transporte público, principalmente tranvías, trolebuses, metro y trenes de Cercanías. Tras su adquisición, la firma ha sido renombrada a Electric Components A.S.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud