Transportes y Turismo

Antonio Banderas traslada la esencia malagueña de El Pimpi al corazón del lujo en Marbella

  • La tradicional bodega acaba de inaugurar un restaurante en Puente Romano Beach Resort. 
Antonio Banderas firmando el primer barril de El Pimpi Marbella. elEconomista.
Marbella icon-related

Francisco Campos y José Cobos abrieron las puertas de la bodega El Pimpi en el corazón de Málaga allá por 1.971, el resto de la historia la conocen de sobra dentro y fuera de la ciudad. La bodega, famosa por su vino dulce de Málaga, se ha convertido en estos 53 años en una especie de Capilla Sixtina en la que han dejado su huella desde la familia Picasso, hasta Sean Connery, Carmen Thyssen, Antonio Gala, Alaska, la Duquesa de Alba o Antonio Banderas, entre otros muchos.

Y es que el actor malagueño más internacional es un confeso enamorado de El Pimpi desde hace décadas, una pasión que lo ha llevado a liderar una operación estratégica, enmarcada en su aventura empresarial en la Costa del Sol donde ya cuenta con el teatro SOHO y la Escuela de Arte Dramático ESAEM, entre otros muchos proyectos.

Ahora refuerza su apuesta por la gastronomía y lo hace con un proyecto de éxito: la apertura de la primera sede de El Pimpi fuera de Málaga. El lugar no se ha elegido al azar, ni mucho menos, la tradicional bodega ha trasladado su esencia malagueña más auténtica a Puente Romano Beach Resort, reconocido como uno de los mejores resort del mundo y ubicado en plena milla de oro, el centro neurálgico del lujo marbellí.

La esencia de Málaga

"Soy un enamorado de El Pimpi, a mis primeras novias las llevaba a El Pimpi, he rodado una película allí, tengo una casa justo al lado... El Pimpi es Málaga, incluso hay quien dice que Málaga es un barrio de El Pimpi. Ahora esa magia la traemos a Marbella, ojalá este hijo esté aquí tantos años como lleva su padre en Málaga", comentó Banderas durante la inauguración.

Y para escribir la primera página de la historia del nuevo Pimpi, el actor dejó su firma en uno de los barriles que emulan a los de la bodega original y que acumulan cientos de ilustres rúbricas. "En Marbella nació mi hija Stella y ahora nace este Pimpi 2.0, satisfacción plena" dice esta cita que ya es histórica.

Banderas entró en el accionariado de la sociedad de El Pimpi en 2017, impulsando la actividad de la compañía y sus fuertes vínculos con la ciudad de Málaga. La bodega actualmente cuenta con una plantilla de 200 profesionales que dan servicio cada día a más de un millar de comensales.

Una oferta gastronómica internacional

El Pimpi Marbella completa la extensa oferta de bares y restaurantes con las que cuenta Puente Romano Beach Resort, que se ha convertido en un destino gastronómico en si mismo con más 20 establecimientos de chefs de reconocido prestigio como Dani García y firmas internacionales como Coya, GAIA, Nobu o Cipriani.

"Llevamos muchos años haciendo cosas muy interesantes gastronómicamente y trayendo a las mejores firmas del mundo, pero nos faltaba el corazón de Andalucía y El Pimpi es pura esencia andaluza", destacó Daniel Shamoon propietario de Puente Romano Beach Resort.

Elena Cobos, consejera delegada de El Pimpi, agradeció el respaldo de Antonio Banderas y la colaboración con Puente Romano: "Estamos confiados y muy agradecidos. Son 53 años llenos de vida, de esfuerzo, de arte, de amor, eso es lo mejor que ofrecemos", apuntó.

Esencia popular andaluza en un resort que ha logrado convertir en el lujo más codiciado la arquitectura típica de los pueblos blancos andaluces. El Pimpi Marbella aún no desprende el característico aroma a bodega que emana su hermano mayor y lo cierto, es que es un gran reto seguir sus pasos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud