Transportes y Turismo

Las agencias de viajes sucumben ante Ryanair tras vetarles la venta de billetes

Avión de Ryanair. / Ryanair

El veto de Ryanair a las agencias de viaje online (OTAs) que cobran precios superiores a los fijados por la aerolínea parece estar surtiendo efecto en sus pretensiones. La compañía de Michael O'Leary mantiene abierta una batalla contra estas plataformas, a las que cataloga de "piratas" por aplicar sobrecargos y no compartir su información de vuelo con los clientes. Para tratar de atajar estas prácticas, el pasado verano fue un paso más allá y obligó a verificar en su web oficial las reservas realizadas a través de estas plataformas, cobrando incluso una tasa para garantizar la identidad del viajero.

Y a juzgar por los hechos, parece que esta política les está surtiendo efecto. Tras la eliminación sucesiva de los tráficos de Ryanair en este tipo de páginas, la aerolínea ha alcanzado pactos durante las últimas semanas con las OTAs Kiwi.com, Loveholidays, On the Beach y el touroperador alemán TUI para que vuelvan a vender sus vuelos como parte de los paquetes vacacionales integrados que ofrecen. El grupo aéreo irlandés presume de haber logrado acuerdos con estas cuatro plataformas en menos de mes y medio.

Pero estas cuatro no serán las últimas. Según fuentes del mercado, a la puerta de Ryanair han ido llamando una larga sucesión de agencias, interesadas en refrendar acuerdos similares que les permitan integrar su densa oferta comercial en sus plataformas. En esta larga lista también se encontrarían agencias españolas, un mercado en el que compiten marcas como Destinia, Atrápalo, Logitravel, Keytel (Hotusa) o Flowo (World2Meet).

Con este acuerdo, Ryanair autoriza a estas empresas a ofrecer los vuelos y sus servicios complementarios a cambio de que las agencias garanticen que no se cobren recargos a los clientes o de que puedan acceder directamente al programa myRyanair. Además, la aerolínea podrá acceder directamente a datos de contacto y pago, como el correo electrónico, para informar de posibles cambios en los vuelos; o comprobar que la tarjeta de crédito con la que se hace la compra de los pasajes es válida.

eDreams y Booking.com judicializan el conflicto

Mientras unos actores negocian con la compañía irlandesa, otros han decidido ir a la guerra. Los gigantes estadounidense eDreams y neerlandés Booking.com han optado por judicializar los límites impuestos por Ryanair al considerar que "impide en gran medida la elección del consumidor".

La primera ha intensificado su ofensiva apoyada en dos sentencias del Tribunal Supremo español y la Corte de Casación francesa donde se le permite extraer directamente los datos de la web de Ryanair —operación conocida como 'screen scraping'—. "Nos atacan porque permitimos a los viajeros acceder a su competencia", explican desde eDreams, quienes consideran que "en la mayoría de los casos, las alternativas que ofrecemos son más baratas que Ryanair, y por ello quieren impedir que los viajeros accedan a las ofertas más económicas del mercado que ofrecemos".

En el lado contrario, el holding aéreo se defiende con una sentencia del Tribunal Superior de Dublín del pasado noviembre, que declaró ilegales prácticas como el screen scraping o webscraping para obtener los datos sin acceder a la interfaz de Ryanair. Desde Booking.com se limitan a explicar que "aunque no podemos hacer declaraciones en detalle debido a los procedimientos legales en curso, podemos confirmar que cualquier cambio en los vuelos de Ryanair que se ofrecen no fue el resultado de estos procedimientos".

Replicar la fórmula de Google o Skyscanner

Sin embargo, para el CEO de la aerolínea, Michael O'Leary, el modelo a seguir es el que actualmente tiene activo con Google Flights o Skyscanner, comparadores de vuelos que hacen uso de su operativa tecnológica y "que no intentan cobrar de más a los clientes". Para tratar de sumar apoyos a su causa, la compañía aérea ha optado por elevar esta situación a varios reguladores y agencias de consumidores de toda Europa.

Mientras tanto, la aerolínea ha optado por supervisar mensualmente este tipo de suplementos. Según su último análisis, actores como eDreams estarían cobrando más del doble por la elección de asiento (23,50 euros en su plataforma, frente a los 10 euros que pide Ryanair). Otros como Opodo estarían duplicando el coste por añadir una maleta al billete (54,56 euros frente a 23,84), mientras que Gotogate cobraría 15 euros por recolocar a los pasajeros en vuelos alternativos que la aerolínea ofrece gratis.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud