Transportes y Turismo

Metro de Madrid pide 470 millones al BEI para la mayor renovación de flota de su historia

  • El organismo europeo estudia financiar el 45,7% de la operación
  • La empresa pública quiere comprar 40 trenes de gálibo estrecho y 40 de ancho
Metro de Madrid. Archivo.
Madridicon-related

La compra y renovación de 80 trenes por parte de Metro de Madrid necesitará de un pulmón financiero suficiente para llevar a cabo el desembolso de más de 1.000 millones de euros. El organismo público ha decidido que sea el Banco Europeo de Inversiones (BEI) quien financie, al menos, el 45,7% de esta operación, que persigue la mayor renovación de la flota en la historia del organismo público para adecuarse al aumento creciente de la demanda tras la crisis del coronavirus y a la voluntad de aumentar las frecuencias del suburbano.

De acuerdo a la información del BEI, el objetivo de este préstamo, que actualmente está en análisis, es aumentar la calidad general del servicio de transporte público y permitir, a largo plazo, un aumento de la capacidad de la red de metro para hacer frente al crecimiento previsto de la demanda. El dinero del banco europeo también busca reducir los costes operativos del sistema de metro, principalmente los asociados al mantenimiento del material rodante y aumentará la calidad de los servicios de transporte público en términos de disponibilidad y fiabilidad.

La licitación de Renfe de Metro todavía no ha arrancado, aunque la Comunidad de Madrid ya ha hecho público sus planes. El Consejo de Gobierno aprobó la pasada semana aumentar el endeudamiento de la empresa pública hasta 1.378 millones de euros para poder acometer la operación (la licitación será de 1.094 millones de euros). Este endeudamiento a largo plazo por parte de la empresa ha contado con el informe favorable de Dirección General de Política Financiera y Tesorería de la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo y de la Comisión de Presupuestos y Hacienda de la Asamblea de Madrid.

El diseño del concurso de Metro de Madrid se divide en 40 unidades de gálibo estrecho para hacer frente a las ampliaciones previstas en las líneas 3, 5 y 11, la construcción de un nuevo trazado en Madrid Nuevo Norte y la necesidad de renovar el material móvil. El resto de trenes (otras 40 unidades) serán de gálibo ancho que darán servicio a los viajeros de las líneas 6, 8 y 11. En ambos casos, los trenes constarán de seis coches con pasillos de comunicación entre ellos, de los cuales cuatro serán motores y los otros dos remolques con cabina de conducción en cada extremo.

El Banco Europeo de Inversiones ya ha financiado en otros momentos actuaciones de Metro de Madrid. El último crédito firmado ascendió a 372 millones de euros y se destinó a la ampliación de la línea 11 del suburbano entre las estaciones de Plaza Elíptica y Conde de Casal y a un acuerdo para actividades de investigación y desarrollo (I+D).

Un contrato accidentado

El macroconcurso de Metro de Madrid se puso en marcha antes de la pandemia, pero finalmente entró en un largo periodo de letargo. En un principio, la compañía pretendía sacar a concurso la compra de 67 nuevos trenes con una inversión de 700 millones de euros. La meta era que los pliegos estuviesen listos para su publicación a finales de 2019, según trasladó entonces la consejera delegada de Metro de Madrid, Silvia Roldán.

En aquel momento se dejó claro que era un proceso lleno de obstáculos. Roldán, que desde este verano es viceconsejera de digitalización de la Comunidad de Madrid, reconoció que se estaban llevando a cabo reuniones "constantes" ante la complejidad de los pliegos técnicos y el calendario que lleva aparejado construcción de los trenes.

El plan de renovación de trenes iba acompañado de otro plan de contratación de 300 maquinistas, pero se vio condicionado con la pandemia, que retrasó el proceso tras desdibujar las condiciones de crecimiento, y la presión de los sindicatos, que temían que la entrada de trenes automáticos se tradujese en un ajuste de empleo. Todo ello ha llevado a que el parque móvil de Metro supere ligeramente los 20 años (datos de 2021).

En el sector se barajan los nombres de los principales fabricantes como Siemens, Stadler, Alstom y CAF, aunque especialmente son estos dos últimos los que más acaparan los focos. No hay que olvidar que el fabricante vasco es el principal protagonista de la flota actual de la empresa pública, que asciende a 2.341 coches (misma cifra desde 2018), de acuerdo a sus informes corporativos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud