Transportes y Turismo

Escocia, el país donde hay más ovejas que habitantes

  • Soledad y tramos remotos de páramos púrpuras y llenos de brezo
  • Es un país pequeño, con alrededor de 5,4 millones de habitantes, según los registros nacionales, y con más de 7 millones de ovejas

Escocia es un lugar increíble para visitar. Desde la degustación de whisky, la exploración de la Isla de Skye, hasta la visita de los escenarios de la cautivadora saga Outlander.

Es un país pequeño, con alrededor de 5,4 millones de habitantes, según los registros nacionales, y con más de 7 millones de ovejas y con las vacas más bonitas de todo el planeta, las peludas Highland Cows. Icónicos, lindos y extremadamente fotogénicos, estos animales resistentes pero dóciles se pueden encontrar en todo el país.

Pensar en Escocia evoca imágenes montañosas, gaitas, el monstruo del lago Ness, castillos solitarios, golf, paisajes magníficos y ese ganado peludito de las Tierras Altas. Todos esto es la parte más mística de este país único, pero también (aparte de Nessie) es un territorio de contrastes y grandes urbes como Glasgow o Edimburgo. Un país para explorar en barco, a pie por sus senderos, en paseos panorámicos en tren o en coche... y cada uno nos llevará a vivir experiencias inolvidables.

La historia impregna cada lugar y a medida que las aventuras turísticas se topan con castillos, campos de batalla donde lucharon los clanes o senderos literarios, el espectador entiende más cómo es su cultura, su comida y bebida y su arte.

Soledad y tramos remotos de páramos púrpuras y llenos de brezo, extensiones de playas solitarias y montañas salvajemente románticas con sus lagos y profundos valles, todo esperando ser explorado.

Un paraíso para los amantes del aire libre, la naturaleza y el asombro. Con tantas cosas que ver y hacer, es posible que no se sepa por dónde empezar, pero aquí traemos una serie de recomendaciones para una escapada corta.

Edimburgo

La fortaleza más famosa de Escocia, el Castillo de Edimburgo, ha desempeñado un papel dominante en el horizonte de la ciudad desde el reinado del rey David I durante el siglo XII.

Es una de las atracciones más populares y recibe, anualmente, a más de 1 millón de visitantes de todo el mundo. Ofrece magníficas vistas de los puntos de referencia de la ciudad, como Princes Street, Royal Mile y Holyroodhouse Palace, que se encuentra en el otro extremo de Royal Mile.

La capital es un centro de la cultura y las artes y es especialmente conocida por sus festivales. Estos incluyen el Festival Internacional del Libro de Edimburgo, que da la bienvenida a más de 1.000 autores, a los brillantes Mercados de Navidad y el Fringe de Edimburgo, el festival de las artes más grande del mundo. Entre estos y eventos de renombre internacional como el Royal Edinburgh Military Tattoo.

Muchos de los edificios del centro de la ciudad son altos, con un promedio de seis a 15 pisos y se conocen localmente como "lands". Pequeños callejones estrechos, llamados "winds", con sus pintorescos "closes" ocultos en el patio trasero, se entrelazan dentro y alrededor de ellos.

En esta ciudad, se puede descubrir el lado más oculto y también tenebroso. En algunos momentos los pelos de la piel se erizan porque quizás ha pasado un fantasma cerca. La ciudad de Edimburgo es famosa por sus leyendas y mitos, desde espeluznantes apariciones hasta calles subterráneas escondidas. Construida sobre siete colinas, al igual que Roma, la historia de Edimburgo se remonta a siglos atrás.

Durante años han ocurrido eventos terribles que incluyen quemas de "brujas", asesinatos en masa, ahorcamientos y otros hechos históricos han hecho de Edimburgo una ciudad en la que se han demostrado numerosos hechos paranormales. Para descubrir más sobre estas leyendas se pueden contratar diferentes tours que exploran cada rincón con historias increíbles y espeluznantes.

Innverness

Inverness es la capital de las Tierras Altas, el punto de partida de la popular ruta de conducción North Coast 500 y un perfecto campamento base desde donde moverse para descubrir, por ejemplo, el lago Ness y el campo de batalla de Culloden.

El lago más famoso del mundo y hogar de Nessie, el monstruo del lago Ness, el lago Ness necesita poca presentación. Los informes de que un monstruo habitaba en sus aguas se remontan a la antigüedad (565 dC), supuestos encuentros parecían inspirados en el folclore escocés, en el que abundan las míticas criaturas acuáticas.

Aunque se han realizado pruebas de ADN para determinar qué organismos viven en las aguas, no se han encontrado signos de un plesiosaurio u otro animal tan grande. A pesar de la falta de pruebas concluyentes, el monstruo siguió siendo popular y rentable.

Highlands

Las Highlands escocesas son realmente la Escocia que todos tenemos en la imaginación. Con gente acogedora, una cultura única, paisajes espectaculares, castillos románticos y una historia fascinante, el escenario perfecto para una aventura diferente.

Algunos de los lugares que se pueden explorar es el Parque Nacional de Cairngorms, los icónicos castillos de la isla de Skye, los delfines en la costa de Moray Speyside, el pico Ben Nevis, en Lochaber, o la costa de Caithness.

Desde las colinas cubiertas de brezos hasta los picos escarpados y las olas rompiendo en el Mar del Norte, sin importar la época del año o la temperatura, el paisaje de las Tierras Altas es siempre épico.

Los castillos son los hogares ancestrales de los Clanes. Visitarlos nos transporta a la misma época en la que vivieron. Las costas fracturadas, debido a los antiguos glaciares, son mágicas y en contante movimiento. Hay zonas donde las playas son tranquilas y otras donde los acantilados caen a un océano agitado.

Compartir el paisaje que rodea estas tierras, la comida tradicional, la risa, el baile, la canción o el whisky hacen que los visitantes regresen siempre.

Whisky escocés

La elaboración del whisky comenzó en Escocia cuando los métodos de vinificación se extendieron desde los monasterios de Europa; sin acceso a las uvas, los monjes usaban una especie de puré de los granos de la cebada malteada, agua y levadura para producir, de una forma temprana, un licor popular. El nombre en sí deriva del nombre gaélico, uisge beatha, que se traduce vagamente como 'agua de vida'. La primera instancia registrada llega mucho más tarde, en 1494: los registros locales muestran que Fray John Cor de Lindores Abbey en Fife recibió la comisión del rey para hacer Acqua Vitae, en latín para 'agua de vida'.

La degustación de whisky es un imprescindible en una vista a Escocia. Por ejemplo, la destilería Blair Athol, en Pitlochry (Perthshire) ofrece una visita guida donde se descubre cómo es el proceso de destilación y por qué el país estableció por ley que el whisky tiene que estar en una barrica de roble al menos 3 años, sino no se puede llamar whisky.

La destilería Blair Athol se encuentra en la puerta de entrada a las Tierras Altas de Escocia. Situada en un páramo abierto al sur de la ciudad, en las estribaciones de las montañas Grampian, tiene un patio tradicional y pintoresco que está revestido de hiedra y es muy fotogénico.

En el país, hay cinco regiones reconocidas de whisky escocés: Lowland, Highland, Speyside, Islay y Campbeltown, y cada una es conocida por producir whisky escocés con diferentes características, debido a las condiciones naturales de la región.

Tren Jacobita

Los jacobitas fueron un movimiento político que pretendía devolver a los Estuardo los tronos de Inglaterra, Escocia y el Reino de Irlanda. Mucha gente católica apoyó a los jacobitas, ya que esperaban que acabaran con las malas leyes. Tanto si ha visto, como no, la serie de Outlander, inspirada en las novelas de Diana Gabaldon, ha levantado el furor por este territorio.

La serie que sigue la historia de Claire Randall, una enfermera de combate inglesa, comienza en la época del levantamiento jacobita de 1745. La historia de amor demuestra que la caballerosidad de la vieja escuela todavía atrae a una audiencia moderna mezclada con la agitación política desde los levantamientos jacobitas hasta la revolución estadounidense.

El mundialmente famoso tren Jacobite Express es posiblemente el viaje en tren más hermoso y pintoresco de cualquier lugar del mundo y, aunque, parezca que viene su nombre de los revolucionarios de siglos pasados, el expreso, nunca mejor dicho, es conocido por Harry Potter.

Los fanáticos entusiastas de la saga de J. K. Rowling saltan de alegría cuando ven el tren de vapor de West Coast Railways. Operando bajo varios nombres y con diferentes operadores, el tren de vapor ha estado operando todos los veranos desde 1984. Quienes compren un billete para este tren, podrán ver también el famoso viaducto de Glenfinnan, un hito inconfundible para todos los fans de Harry Potter y una obra maestra de ingeniería de 21 arcos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments