Transportes y Turismo

Un AVE extremeño, lento e inaugurado ya dos veces

  • Nuevas promesas, la electrificación en 2023
Imagen Traviesas. EP
Badajoz

Los extremeños pueden viajar desde hoy entre Extremadura a Madrid en mejores condiciones de las que hasta hoy tenían. Algo es algo. Se ha dado un salto cualitativo, es cierto, pero sigue siendo el AVE de las eternas promesas, y es que este "primer hito de la alta velocidad" llega 20 años después de su primera promesa electoral.

Se presenta un AVE, con vías aún por electrificar, la velocidad máxima será de 180 km/h en los 150 km de la plataforma que une Badajoz con Plasencia, y una vez pasada la capital del Jerte (Cáceres) el viaje hacia Madrid volverá a la velocidad y a las vías propias del pasado siglo. Hay que recordar que hasta hace 4 años, Extremadura tenía vías del S XIX, el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo en la inauguración que hace 3 años quitaron las vías del año 1890 con traviesas de madera. Era el tren de la vergüenza.

Este "primer hito" de la Alta Velocidad no es suficiente para los extremeños y extremeñas que llevan años incomunicados con el resto de la península, trenes que ardían, se paraban en pedio de la nada y que, o no llegaban a destino a llegaban tarde. Con esta mejora, hoy los viajeros podrán llegar a su destino en mejores condiciones. Pero una vez más, una nueva promesa, la electrificación en el año 2023; hasta entonces Extremadura no tendrá AVE, tiene un tren que es más rápido que el anterior pero que circulará de media como un vehículo particular.

Aunque la velocidad máxima es de 180 km/h, en la plataforma Badajoz-Plasencia, la velocidad comercial será de 130,4 km/h de Monfragüe o Plasencia hasta Cáceres, 122.5 Km/h de Badajoz a Mérida y de Madrid-Atocha a Badajoz será de 106,7 Km/h, según afirma Renfe. Y estas no son las velocidades que le corresponden a un tren de alta velocidad en 2022. Pero es que hasta 2018, la velocidad comercial que alcanzaban los trenes entre Badajoz y Mérida era de 98,6 km/h, entre Mérida y Cáceres de 77,14 km/h; y entre Cáceres y Monfragüe era a 89.9 km/h. De Monfragüe a Atocha Cercanías la velocidad comercial que alcanzaban los trenes era de 102,3 km/h y de Badajoz a Atocha Cercanías de 90,1 km/h.

Dos inauguraciones

El 18 de julio, el Rey, Felipe VI; el presidente de España, Pedro Sánchez; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez y el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; hicieron el viaje inaugural de este "Ave extremeño"; pero es que, poco antes, el 23 de junio, inauguraron el viaje de pruebas con la misma ministra, Raquel Sánchez; y el presidente, Guillermo Fernández Vara. Dos "inauguraciones" en menos de un mes, de un "tren rápido" que sigue sin contentar a la población, y es que según afirmaron ayer, lo que se inauguraba "fue el inicio" de un nuevo camino, un "punto de inflexión" para visibilizar el compromiso y la inversión en el corredor extremeño, unos 1.700 millones de euros que han permitido dar un salto cualitativo en la región.

Lo más importante de este nuevo tren será la posibilidad de transportar pasajeros y mercancías y la posibilidad de diseñar unas nuevas infraestructuras ferroviarias que estén al servicio, no sólo de los ciudadanos, sino también de los principales polos de desarrollo de las nuevas industrias verdes.

Pero de nuevo, una vez más, ayer también fue día de promesas, la electrificación en 2023 de la plataforma y la finalización del trayecto Elvas-Lisboa; una vía fundamental para la conexión de Madrid-Lisboa. Y es que si para la península es importante conectar con un tren de calidad a las dos capitales ibéricas, lo es aún más para Extremadura que podrá adquirir un papel protagonista al ser la puerta de entrada con Portugal, será las manos en el abrazo de dos países con más cosas en común lo que parece. En Extremadura se siente a Portugal como su hermana lusitana, su compañera de viaje; y el impulso europeo a través de los programas de la EUROACE han permitido crear en el Suroeste Ibérico unas condiciones óptimas de entendimiento y desarrollo; el litio, su extracción y transformación marcarán las políticas económicas futuras a ambos lados de la Raya que ya tienen un espacio común. La gigafactoria de Navalmoral de la Mata (Cáceres) es un ejemplo de lo que está por venir, y todo ello será posible gracias a este nuevo tren, que si bien, una vez cumplidas las promesas de electrificación y la conexión con las principales capitales y con los puertos marítimos podrían hacer de Extremadura un lugar atractivo para invertir, con las reservas de litio, con agua, sol y suelo, hacen de esta zona un lugar privilegiado en la nueva economía descentralizada, pero ello sólo será posible si se cumplen las promesas, y este "AVE extremeño" se hace realidad.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Manuel
A Favor
En Contra

Este inmoral sin principios ni escrúpulos que tenemos de presidente del gobierno sólo busca la instantánea, la foto, el momento de gloria es decir, populismo en estado puro, ya que los problemas no saben solventarlos con imaginación, solvencia y prontitud ya que no tienen capacidad para ello.

Puntuación 0
#1