Telecomunicaciones

Vodafone España desmantelará antes de un año sus 1.107 centrales de ADSL

  • El operador ya ha migrado a la fibra casi el 80% de sus instalaciones de cobre
Aspecto del interior de una central de ADSL.

Vodafone España acelerará en los próximos meses la migración de sus servicios de cobre hacia los de fibra óptica. Según ha podido confirmar este periódico, la compañía prevé desmantelar todas sus centrales de  servicios de ADSL, que en conjunto suman 1.107 instalaciones, a mediados de 2024.

En la actualidad, la filial española del grupo británico ya ha apagado 881 centrales (casi el 80% del total). Este esfuerzo tecnológico proporciona a la teleco una mayor eficiencia en el manejo de los datos con un menor consumo energético. De hecho, gracias al referido cierre de instalaciones de ADSL, Vodafone España ha conseguido un ahorro de 28,52 GWh en el consumo total de energía en el último ejercicio fiscal. Además de las ventajas medioambientales, la fibra óptica aporta a los clientes servicios mejorados de banda ancha fija, con mayores velocidades y capacidades y menores latencias. Según datos de Vodafone España, la red de fibra propia ya alcanza 10,6 millones de unidades inmobiliarias.

El operador también ha cifrado la reducción anual del consumo de energía por tráfico de datos en sus redes fijas y móviles en un 14,5%, al pasar de 52,8 kWh /TB a 45,177kWh /TB, según datos correspondientes a abril de 2022 a marzo de 2023. De esta forma, el operador ha duplicado el porcentaje de su ahorro energético con respecto al ejercicio anterior (7%) a pesar de un aumento en el tráfico de datos de red fija y móvil del 11,4%.

El cierre de centrales de ADSL es una tendencia en el sector, como lo demuestra el esfuerzo de Telefónica en este ámbito. Según informó esta compañía a la CNMV, la teleco prevé clausurar la totalidad de sus centrales de cobre (un total de 8.532 instalaciones) dentro del plan de transformación de la red fija antes de abril de 2024, mes en el que conmemorará su primer centenario. En su caso, la fibra óptica permite reducir en un 94% el impacto ambiental de la red fija de Telefónica en España. Por su parte, Orange no ofrece ADSL de forma directa, ya que todas sus conexiones propias son de fibra óptica.

Al margen de lo anterior, Vodafone España también ha sustituido tanto los equipos SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) como los equipos de energía más antiguos por nuevos modelos que reducen las pérdidas un 10% y mejoran el rendimiento energético de la infraestructura. En opinión de la teleco, "el uso extensivo de sistemas de refrigeración basados en el free cooling y la implantación de nuevos sistemas de control inteligente de climatización están reduciendo la demanda de energía de la infraestructura asociada a los equipos de telecomunicaciones". El operador también abordará procesos de consolidación y virtualización de la red CORE con nuevo equipamiento de última generación, que incrementará la eficiencia energética, facilita la gestión de infraestructuras asociadas, con nuevas oportunidades de apagado de redes obsoletas. Según los datos más actualizados de la CNMC, del pasado junio, la banda ancha fija suma más de 17 millones de conexiones, de los que 14,3 millones son de fibra óptica.

Sin coste para el usuario

La migración de la tecnología de cobre a fibra óptica, generalizada en todos los sectores, no acarrea costos adicionales para los clientes. En concreto, si el usuario dispone de ADSL en su domicilio o empresa

-proporcionado desde una central llamada a clausurarse-, recibirá una llamada de su operador para contratar la fibra óptica, con el mismo precio pero con las consiguientes mejoras en velocidad, capacidad y latencia y sin necesidad de cambiar el número de teléfono.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud