Telecomunicaciones

España se sitúa por detrás de Italia, Alemania o Francia en despliegue del 5G

Foto: Dreamstime

España se ha situado por detrás de las grandes economías europeas, como Alemania, Francia o Italia, en el despliegue a larga escala de la tecnología 5G y en el puesto 22 de 28 a nivel mundial, según el Índice de Preparación para el 5G de la consultora Kearney.

El estudio, que mide la preparación de un país para el 5G en base a la disponibilidad de espectro, despliegue y comercialización, ha puntuado a España con un 5 en su edición de 2022, lo que la sitúa en el puesto 22 de los 28 analizados.

El país ha caído a la penúltima posición de los países europeos analizados, solo por delante de Bélgica, que obtiene una puntuación de 4,1, pero por detrás de Noruega (6,9), Finlandia (6,7), Dinamarca (6,1), Suiza (5,8), Alemania (5,7), Italia (5,6), Suecia (5,6), Países Bajos (5,5), Austria (5,2), Reino Unido (5,1) y Francia (5,1).

A nivel mundial, Estados Unidos está a la cabeza, con un 7,5, seguido de Japón (6,9), Noruega (6,9), Finlandia (6,7), Corea del Sur (6,7), Australia (6,4), China (6,3), Singapur (6,3), Dinamarca (6,1) y Canadá (5,9).

El estudio concluye que Europa se está quedando atrás en el despliegue del 5G frente a otros mercados, por lo que los operadores de telecomunicaciones necesitan estrategias si quieren alcanzarlos.

No obstante, asegura que no es irremediable, por lo que recomienda a los operadores europeos "ejecutar una rápida transición tecnológica al 5G, anclada en un core (núcleo) independiente", lo cual considera "esencial" para desbloquear todos los nuevos productos y servicios innovadores.

Además, también les propone "monetizar el 5G paso a paso, construyendo un ecosistema de productos, servicios y socios".

Dentro de Europa, la mayoría de los países nórdicos se han situado a la cabeza gracias a la mayor disponibilidad de espectro y a un despliegue más amplio de todas las bandas, mientras que Alemania ha pasado de ser un país rezagado en 2021 a situarse por delante de Francia, Italia y España, gracias a que sus operadores han lanzado el 5G en múltiples bandas.

Además, el porcentaje de abonados a la tecnología 5G en Europa "es ínfima", con Suiza como mejor país en el primer trimestre de 2022, con un 13%, frente al 31% que presentaban otros países como Corea del Sur.

Solo dos países europeos con Core 5G

En total, 11 de los 28 países que ha analizado Kearney tienen al menos un operador con core de red 5G independiente, con Asia, con siete regiones, a la cabeza, mientras que Europa se sitúa a la cola con solo Finlandia y Alemania.

Además, Singapur y China son los únicos países en los que todos los operadores han lanzado un core 5G independiente, abriendo sus mercados "a una verdadera transformación 5G".

El índice también recoge que 10 de los 28 países estudiados han puesto a disposición el espectro de bandas altas y los operadores de cinco de ellos (Estados Unidos, Australia, Corea del Sur, Tailandia y Japón) han lanzado servicios comerciales completos dentro de ellos.

Hasta el momento, ningún país europeo ha lanzado estos servicios comerciales, aunque sí se han lanzado servicios seleccionados con licencias limitadas de mmWave.

A este respecto, el informe concluye que la falta de disponibilidad del espectro de ondas milimétricas "es decepcionante", ya que "sus ventajas son la piedra angular de los nuevos servicios de alta velocidad habilitados para el 5G".

Con respecto al año anterior, el índice destaca que Estados Unidos continúa adelantándose a otros países después de que su regulador haya proporcionado espectro en las tres clases de banda, mientras que Corea del Sur ha caído del segundo lugar al quinto.

Asimismo, resalta los buenos resultados en Oriente Medio gracias a la calidad de sus redes y de su fuerte despliegue y la continua mejora de Australia.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Lo normal
A Favor
En Contra

Los primeros en lo malo...

Y los últimos en lo bueno.

Puntuación 0
#1