Telecomunicaciones y tecnología

Facebook tributará en España casi lo mismo, pese a cambiar su modelo fiscal

  • Los fiscalistas cuestionan que Facebook quiera ahora tributar más
  • Ex inspector de Hacienda: "Facebook paga muy pocos impuestos"
Foto de archivo

Facebook paga muy pocos impuestos en España (182.775 euros en 2016) y la situación apenas cambiará en el futuro a pesar de que el gigante estadounidense haya decidido revolucionar su modelo comercial. A grandes rasgos, y según explican los expertos consultados por elEconomista, el fisco español no debería frotarse las manos ante el anuncio de la red social de facturar sus operaciones desde los mercados locales.

Aunque se disparen los ingresos, también lo harán los gastos, por lo que el beneficio de la filial será similar en uno u otro caso. Es decir, la recaudación por Impuesto de Sociedades seguirá estando muy lejos de lo que se podía esperar del segundo mayor vendedor de publicidad online del país, sólo superado por Google. Según datos del Registro, Facebook ingresó 7,8 millones en España en 2016 pese a que su negocio en el país podría rondar los 200 millones.

"Me parece realmente sorprendente que una empresa quiera ahora pagar más impuestos en España haciendo lo mismo que viene haciendo en nuestro país", explica un ex inspector de Hacienda especializado en multinacionales. Asimismo, el mismo observador también desliza el reconocimiento implícito de Facebook de que "paga demasiado pocos impuestos, algo que tampoco me cuadra", recalca el mismo experto que prefiere no desvelar su nombre.

Otros fiscalistas coinciden en que "a falta de conocer los detalles del negocio de Facebook en España, la tributación en función de los beneficios será más o menos parecida a través de una estructura basada en precios de transferencia o por un sistema de revendedor o comisionista". En el primero de los casos -que es el que ahora utiliza Facebook en España- la filial contribuye con el fisco por los importes residuales que obtiene de la matriz por cada operación, con precios ajenos a la oferta y la demanda.

En el segundo modelo -que Facebook prevé aplicar en el primer trimestre de 2019-, la compañía facturará su actividad directamente en España, pero también repercutirá los gastos por licencias y servicios a la matriz a EEUU, lo que finalmente reducirá los beneficios por los que está llamado a tributar.

"Es cuestionable que este nuevo esquema de Facebook diese lugar a una mayor tributación en España", opina el ex inspector de Hacienda. De hecho, en "una estructura de precios de transferencias, la fiscalidad depende de cuáles sean las remuneraciones que fijan matriz y filial; y en una estructura de comisionistas, está en función del margen que se atribuya al intermediario. Y en ambos casos hay que conocer los detalles para determinar el beneficio tributable en España".

Hace apenas dos semanas, el responsable financiero de Facebook anunció la creación de una estructura de ventas a través de una serie de establecimientos permanentes europeos, de los que uno de ellos se encuentra en España. Por medio de esa oficina local, según indicó entonces la compañía, la red social estaba dispuesta a pagar los impuestos derivados de su actividad en lugar de hacerlo desde la sede internacional de Dublín, que goza de un Impuesto de Sociedades mucho más ventajoso que el español.

"Desconocemos las razones que justifican el cambio de estrategia de comercialización de Facebook y tampoco se sabe el resultado práctico que se puede producir, sólo se conoce lo que dice la empresa que tampoco es mucho", explica el experto en fiscalidad ya aludido.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin