Telecomunicaciones y tecnología

La cruzada antimonopolio de EEUU pone sus miras en Facebook tras el revés a Google

Nueva York

El gobierno de Estados Unidos continúa su carga antimonopolio contra los titanes tecnológicos del país. Tras la reciente demanda presentada contra Google por el Departamento de Justicia, respaldada a su vez por los fiscales generales de once estados, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) calienta motores para mover ficha contra Facebook. Al fin y al cabo, ambos gigantes contabilizan más del 87% de los ingresos que registra el sector de servicios de comunicación a este lado del Atlántico.

La red social de Mark Zuckerberg ha copado la atención de los reguladores por las múltiples adquisiciones realizadas a lo largo de los años, en lo que se interpreta como una estrategia para diezmar cualquier tipo de competencia sobre la de Menlo Park, California. Entre ellas destaca la compra de Instagram por 1.000 millones de dólares justo antes de salir a bolsa en 2012 y el servicio de mensajería WhatsApp por 19.000 millones de dólares en 2014.

Los cinco miembros de la FTC encargados de determinar si finalmente se tomarán acciones legales contra la red social más grande del mundo se reunieron a finales de la semana pasada para revisar las conclusiones de su investigación. Ésta vira alrededor de tres pilares. El primero está centrado en la potencial violación de las leyes antimonopolio del país. Otro se concentra en las operaciones e ingresos de la compañía y el tercero asesora los riesgos de emprender una batalla legal contra la compañía.

Cabe recordar cómo esta agencia federal fue la encargada de imponer una histórica multa a Facebook por valor de 5.000 millones de dólares en 2019 por haber cometido ocho violaciones relacionadas con la privacidad de sus usuarios. Los primeros problemas salieron a la luz durante el escándalo de Cambridge Analytica a principios de 2018, pero las violaciones de datos adicionales un año después reforzaron el escrutinio sobre la plataforma. Al igual que ocurre con Google, al menos 47 estados, liderados por la fiscal general de Nueva York, Latitia James, llevan a cabo desde el pasado octubre su propia investigación al respecto.

"El riesgo para Facebook puede ser incluso mayor que el de otras empresas, dadas las preocupaciones sobre el monopolio y la privacidad de los datos. Incluso su cofundador, Chris Hughes, ha apoyado la potencial división de sus negocios", reconoce David Kostin, estratega jefe de Goldman Sachs.

La FTC es junto al Departamento de Justicia uno de los dos organismos de control de la competencia del país. Ante la creciente influencia de Apple, Amazon, Alphabet (Google) y Facebook, cuya capitalización de mercado conjunta se acerca a los 5 billones de dólares, ambas agencias federales diseccionan las prácticas de estas compañías para determinar si comulgan con las normas para garantizar la competencia dentro del mercado de EEUU.

De esta forma, Amazon y Apple también se encuentran en el disparadero de los reguladores. En el caso del fabricante del iPhone, su App Store, que cobra una comisión por los bienes y servicios digitales comprados en dicha plataforma del 30% por el primer año y 15% por cada año adicional, se ha convertido en motivo de disputa. Especialmente por competidores como Spotify. En lo que al conglomerado de Jeff Bezos se refiere, sus políticas dentro de su plataforma de comercio electrónico, especialmente en lo que a terceros se refiere, se postula como uno de los puntos de fricción.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.