Tecnología

Telefónica eleva hasta los 1.124 millones su inversión provisional en la subasta alemana de frecuencias

  • La puja en la banda de 2 GHz parece resuelta desde hace 10 días
  • La subasta ha recaudado 5.368 millones hasta la ronda 223
  • Además de Telefónica compiten Deutsche Telekom, Vodafone y Drillisch

La subasta de nuevas frecuencias de telefonía móvil en Alemania se ha reanudado hoy martes tras el parón festivo de las cinco últimos jornadas con leves variaciones respecto al cierre del miércoles 17 de abril. Hasta el momento, y según los datos facilitados por la Agencia Federal de Redes de Alemania, Telefónica ha invertido un total de 1.124,6 millones de euros en la compra de un tipo de espectro radioeléctrico que permitirá desarrollar servicios de 5G en el mayor mercado europeo de las telecomunicaciones móviles.

A cambio de ese importe, el grupo español ha obtenido dos bloques de 2x5 MHz de la banda de frecuencias de 2 GHZ  y otros siete paquetes de 1x10 MHz cada uno de la banda de 3,6 GHz. La puja de Telefónica representa cerca del 21% del total de una recaudación que, por ahora, supera los 5.370 millones de euros, una cifra superior a la prevista por el Gobierno alemán al inicio de licitación.

También, con datos provisionales correspondientes a la ronda 224, la compañía Deutsche Telekom ha invertido más que el resto de sus rivales hasta alcanzar los 1.817 millones de euros, para así ganar cuatro bloques de 2x5 MHz de la banda de 2 GHz y nueve de 2x10 MHz de las frecuencias de 3,6 GHz.

Cerca del antiguo incumbente alemán se ha situado Vodafone, con una inversión provisional de 1.683,8 millones de euros, destinados en la compra de cuatro bloques de 2x5 MHz de 2 GHz, así como un bloque de 1x20 MHz y  siete de 1x10 MHz de la de 3,6 GHz.

El farolillo rojo en la puja está siendo Drillisch, que hasta la fecha ha desembolsado 848,3 millones de euros por 2 bloques de 2x5 MHz de la banda de 2 GHz y de 5 paquetes de 1x10 MHz de 3,6 GHz.  

La subasta de las frecuencias de 2 GHZ parece resuelta desde hace una semana, ya que desde entonces no se han registrado modificaciones en las ofertas más altas. No fue el caso en las pujas de 3,6 GHz, en las que se ha mantenido un continuo tira y afloja entre los cuatro operadores admitidos a la puja. En dicha licitación, y siempre en espera de nuevas variaciones que pudieran realizarse, se ha producido un empate entre Deutsche Telekom y Vodafone en cuanto al volumen de frecuencias ganadas, aunque el grupo alemán se ha mostrado más generoso que su rival al destinar por ellas 851,5 millones de euros, frente a los casi 801 millones de euros destinados por Vodafone.  En las mismas frecuencias, Telefónica y Drillisch también han hecho suyas el mismo número de bloques, con un desembolso de 374,8 millones y 323,8 millones, respectivamente.

En la puja por las frecuencias de 3,6 GHZ, Deutsche Telekom está marcando distancias con sus competidores tras invertir 965,4 millones de euros en nueve bloques de 1x10 MHz. Vodafone, por su parte, ha invertido un total de 779,5 millones de euros por siete paquetes de 1x10 y uno de 1x20 MHz. Telefónica ha invertido 749,7 millones por siete bloques de 1x10 de 3,6 GHz, dos más que Drillisch, que en esta banda de frecuencias ha desembolsado 524,4 millones de euros.  

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.