Tecnología

Análisis | Razer Phone 2: el smartphone gaming para olvidarse por completo de la consola

  • La frecuencia de 120 Hz de refresco de pantalla parte como gran atractivo

De ordenadores a consolas, y de consolas a móviles. Las tendencias de juego han cambiado y cada vez más usuarios apuestan por el teléfono móvil como único dispositivo para disputar sus partidas.

Viendo esta nueva tendencia, Razer lanzó el año pasado su primer smartphone, un potente teléfono concebido por y para jugar con elementos exclusivos que no se podían encontrar en otros modelos del mercado. Ahora, ha llegado una nueva versión del Razer Phone basándose en las fortalezas del primer modelo para convertirse en el smartphone gaming definitivo.

El Razer Phone 2 es más potente que su predecesor. Mantiene los 8 GB de RAM pero sube su procesador al Snapdragon 845 que espolea el rendimiento del terminal para aprovechar la memoria todo lo posible. Sin embargo, para que la experiencia de juego sea completa y no se resienta en ningún momento, en esta ocasión incorpora una cámara de vapor refrigerante con la que se disipa el calor del 'corazón' del teléfono para seguir rindiendo al máximo durante más tiempo.

Más allá de la potencia interna, Razer continúa apostando porque la experiencia audiovisual de juego sea la mejor posible, por ello monta una pantalla con una tasa de refresco de 120 Hz y por los altavoces más potentes del mercado.

La frecuencia de refresco es un elemento clave. Diferencial. La velocidad añadida que da a la hora de jugar hace que la inmersión en el contenido se multiplique y acercando la experiencia en el móvil a la que se podría tener en los mismos equipos avanzados de sobremesa. Lo hace en un panel LCD de 5,72 pulgadas, con tecnología Ultramotion, y con una mejora de brillo y de color del 50% con respecto al modelo anterior. Un salto de calidad que se nota, tanto es así que ha alcanzado un acuerdo con Netflix certificando el teléfono como idóneo para ver su contenido.

Y es que la experiencia audiovisual se corona con dos potentes bocinas en la parte frontal. Certificados por Dolby, y con soporte para HDR y 5.1, son los altavoces que querríamos tener en cualquier smartphone por inmersión que proporciona al usuario.

Cristal para carga inalámbrica y potencia de la personalización

Para hacer hueco a estos dos grandes altavoces, el Razer Phone 2 cuenta con uno de los diseños más característicos del mercado. Con líneas marcadas y corte recto, el teléfono hereda el diseño del año pasado aunque en esta ocasión apuesta por una trasera de cristal para permitir la carga inalámbrica.

El terminal equipa una consistente batería de 4.000 mAh con carga rápida Quick Charge+. Para potenciar esta forma de recarga, Razer también ha lanzado su propia base de carga inalámbrica que incorpora el sistema de iluminación Chroma, con lo que se puede complementar con el escritorio gaming, llevando la experiencia a un nuevo nivel de integración.

Pese a los pocos cambios de líneas, el diseño del terminal es más robusto que su predecesor, ya que en esta ocasión incorpora certificación de resistencia al agua IP67, con lo que puede sumergirse hasta 1 metro de profundidad. 

Uno de los elementos más llamativos del diseño del nuevo terminal, es la iluminación de su logotipo trasero. Gracias al sistema Chroma de la compañía, el usuario puede elegir cómo se personaliza esta insignia. Eso sí, habrá que ser consciente de que según el uso, el smartphone podrá consumir más batería o menos.

Evolución fotográfica

El Razer Phone 2 mejora con respecto anterior en el apartado fotográfico. Aunque sigue apostando por una doble cámara trasera de 12 megapíxeles con teleobjetivo, la compañía ha mejorado el software de tratamiento de éstas para conseguir un alto rendimiento.

No se encuentra entre las mejores cámaras del mercado, pues el nivel ha subido durante el presente curso con el Pixel 3, Mate 20 Pro, iPhone XS o incluso OnePlus 6T, pero el Razer sí pasa a estar entre los mejores de la clase con una evolución notable incluso en movimiento o con poca luz.

Por su parte, la cámara frontal cuenta con un sensor de 8 megapíxeles con una apertura f/2.0 y captura vídeo a 60 fotogramas por segundo. Precisamente, pensando en los selfies e incluso en las retransmisiones de vídeo, algo clave en el sector gaming, el dispositivo cuenta con una nueva interfaz de usuario que permite realizar 'selfies' con una sola mano, así como panorámicas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0