Tecnología

Oppo, el rey chino del móvil, aterriza con el Find X en España para conquistar Europa

París

Samsung, Apple y Huawei deben sentir algo parecido a un nudo en la garganta cuando miran la evolución del gigante chino BBK Electronics, corporación que fabrica las marcas de móviles Oppo, One Plus, Vivo, Imoo y Vsun. Sus competidores LG, Sony, HTC, Motorola, Nokia ya han sido superados mundialmente por un grupo que pretende crecer sin prisa ni pausa. Pese a estar considerado como el mayor coloso emergente del negocio de las telecomunicaciones de consumo, BBK Electronics resulta poco conocida para el gran público en España, así como su filial Oppo... aunque esa discreción promete tener los días contados.

Se ha hecho mucho tiempo esperar, pero finalmente Oppo se ha convertido hoy en la primera subsidiaria de BBK Electronics en presentar sus credenciales en Europa. Y lo ha hecho todo lo alto, reservando el Museo Louvre, en París, a escasos metros de la Gioconda de Leonardo da Vinci. En tan distinguido entorno, Oppo ha presumido con su modelo Find X.

Se trata de un dispositivo de alta gama con el que gigante asiático confía en restar cuota de mercado a la terna de colosos ya establecidos que le preceden en los ranking mundiales: Samsung, Apple y Huawei. Eso sí, en China e India, el rey es Oppo, líder en ventas en esos mercados, según los ránkings que maneja el hólding. Lo siguiente será Europa. Para eso ha aterrizado en España con unos planes que apuntan al cielo.

Así, esta primavera ha abierto su primera oficina en el país, ubicada en la planta baja de uno de los rascacielos de Puerta Europa, en Madrid, donde ya acoge a medio centenar de empleados. Las perspectiva de Oppo consiste en ir ascendiendo en el inmueble al mismo ritmo que crece el negocio, según ha explicado un portavoz de la empresa a elEconomista.es,

Junto a España, Oppo también ha abierto delegaciones en Francia, Italia y Países Bajos, todos ellos mercados que para el fabricante chino "destacan por su dinamismo comercial", según apunta uno de los directivos de la empresa. No obstante, la mismas fuentes eluden los detalles respecto a la posibilidad de abrir sus propias tiendas en España, como recientemente ha hecho Xiaomi en Madrid y Barcelona.

Vende 3,5 smartphones cada segundo

Sobre Oppo también se sabe que el año pasado vendió 112 millones de smartphones con sus diferentes enseñas, lo que arroja una media de 3,5 dispositivos cada segundo, la mayor parte de ellos en China, India y el Sudeste Asiático. En esas zonas, su logotipo disfruta de un impacto mediático comparable al que atesora Apple, Samsung, Coca-Cola o Nike en el resto del mundo.

La compañía matriz de Oppo se fundó hace 17 años en Dongguan, en la provincia china de Guangdong, la misma en donde nacen todos los iPhones (producidos por Foxconn) y Huawei. Entre sus méritos destaca su liderazgo en China y el cuarto puesto en el ranking mundial de fabricantes de telefonía, en reñida pugna con Xiaomi, justo por detrás de Huawei, Apple y Samsung.

A través de Oppo, BBK Electronics regresa a Europa y a España después de la espantada protagonizada hace dos años. Entonces, el grupo hizo las maletas acuciado por posibles litigios de patentes, por presuntos plagios que finalmente no llegaron a los tribunales. Despejadas las anteriores incertidumbres, la compañía regresa al Viejo Continente con la fuerza de quien tiene mucho que ganar y casi nada que perder.

El secreto del éxito de BBK Electronics se resume en la agresividad de sus precios y publicidad, siempre arropado con un producto de calidad, de cuidado diseño y una gigantesca red de distribución. Con esa receta, Oppo, Vivo y One Plus se convirtieron en el primer móvil inteligente para cientos de millones de personas en el continente asiático. Empezó como 'low cost' y poco a poco ha ido elevando su mirada al cielo, como ya hicieron otros de sus compatriotas, como Huawei, Lenovo, ZTE y Xiaomi. Todos ellos apostaron por dignificar el sello 'Made in China' y así conquistar el mundo desde el trampolín de las tiendas online.

Un frontal de 94% de pantalla

El primer impacto visual del Oppo Find X pretende romper las zonas de confort de los Samsung Galaxy S9, los iPhone de Apple o los P20 Pro de Huawei. El dispositivo luce una proporción de pantalla, de casi el 94%, gracias a un minúsculo marco, situado en la zona inferior, mientras que en los laterales y parte superior se aprecia un hilo de carcasa alrededor de una pantalla Full View de 6,4 pulgadas.

Entre las grandes aportaciones del Find X sobresale el sistema para escamotear las cámaras cuando no se utilizan. El mecanismo deslizante, conocido como 'popup', descubre sus cámaras frontal y delantera para su uso en apenas medio segundo. Con este recurso, el fabricante despeja por completo la parte frontal la cámara, sin lentes ni pestañas (notch) para que su espacio lo gane la pantalla. 

Por lo pronto, el Oppo Find X luce una de las mayores proporciones de pantalla respecto a la parte frontal, con un porcentaje de casi el 94%. Eso se logra gracias a un minúsculo marco, solo situado en la zona inferior, mientras que en los laterales y parte superior se aprecia un hilo de carcasa. Al margen de su aspecto, el nuevo orgullo de Oppo pretende marcar distancias a golpe de potencia, con el procesador Qualcomm Snapdragon 845 -posiblemente el más avanzado del momento-, con 8 GB de Ram y un disco duro de 256 GB. Con semejante almacenamiento, los usuarios podrán guardarse sus series favoritas para consumirlas en movilidad sin temer por los recursos de memoria.

Pero si ambicioso es el corazón y motor del Oppo Find X, mucho más son la cámara frontal de 25 megapíxeles (MP) y la doble trasera de 16 MP y 20 MP. La óptica incorpora tecnología RGB, un sistema iluminación de ambiente, infrarrojos para hacer fotos nocturnas y sensor de proximidad. Además, la cámara de los selfies permite la creación de 'emoticonos' y avatares personalizados en 3D. El dispositivo se enriquece con una herramienta de reconocimiento facial de 3D (cuyo margen de error es de uno entre un millón). Esta fiabilidad permite al Oppo Find X convertirse en el primer smartphone capaz de realizar pagos móviles por la cara, es decir, a través del la identificación del rostro.

Además de carga ultrarrápida y todas las prestaciones propias de los modelos de bandera de cada fabricante, el nuevo Find X se abona a la inteligencia artificial con la incorporación del Google Assistant de la compañía de Mountain View. El precio ascenderá a 999 euros y estará disponible desde el próximo agosto.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin