Tecnología

Tres actuaciones que harán que tu empresa sea puntera

Las empresas punteras son aquellas que despuntan del resto, que se diferencian de su competencia y se convierten en líderes, gozando de una posición privilegiada en su sector. Ser una empresa puntera no es fácil, pero tampoco imposible. A continuación, te cuento las tres actuaciones principales que te pueden ayudar a conseguir la diferenciación. Si consigues llevar a cabo las tres, tienes el éxito asegurado.

Atracción de talento

Empezaré con la atracción del talento. Porque vivimos en la era de las personas y, desde mi punto de vista, tan importantes son los clientes como los empleados. Una organización sin trabajadores que aporten valor, que sean intraemprendedores, que les guste y disfruten con lo que hacen, no tiene mucho porvenir. Eso sí, a cambio tenemos que conocer sus inquietudes, sus necesidades, aportarles todo lo que necesitan, darles la libertad y el apoyo para que realicen su trabajo y corresponder a sus aportaciones.

Hay muchas frases de motivación en la psicología deportiva que pueden ser trasladadas al ámbito empresarial. A mi hay una de Allen Iverson, jugador de la NBA, que me gusta mucho, y que suelo emplear en mis clases cuando quiero que uno de los alumnos ejerza de líder en un grupo. Un líder tiene que ser consciente de que él es una mínima parte del conjunto que es una empresa. Una parte importante sí, pero no la única. Cada persona de una empresa tiene que conocer su rol, sus funciones, sus tareas... y, una que tienen que aplicar los líderes es la de saber potenciar las habilidades de cada uno de los miembros de su equipo. Siempre les digo: "No intentes ser tú el mejor de tu equipo, intenta que tu equipo sea el mejor". Porque un buen equipo hace que las cosas funcionen hasta en los momentos más difíciles. Si cada uno hace lo que sabe hacer y para lo que está preparado el trabajo fluye mejor.

Una empresa tiene que dedicar tiempo y esfuerzo por atraer líderes y empleados con talento y darle a cada uno su lugar. Las empresas con empleados implicados transmiten esa motivación al resto de la plantilla.

Fomento de la innovación

Otra acción importante que un empresario o líder debe de llevar a cabo es la del fomento de la innovación. Innovación es una mejora en el producto, en un proceso, en una idea, un nuevo servicio, una nueva manera de hacer las cosas, etc. Hablaré por ejemplo de la innovación en los productos. Las empresas que quieren ser referentes en su sector tienen que tener entre sus inquietudes la de adelantarse a la competencia. No consiste en meter un infiltrado o un espía en otras empresas para ver qué están desarrollando, sino en investigar el mercado.

Hay diferentes fórmulas para investigar el mercado, pero para mí la que mejores resultados da es la de preguntar al cliente potencial. Hablar con nuestros clientes nos permite conocer qué es lo que realmente necesitan, y no lo que nosotros suponemos que necesitan.

A las herramientas que teníamos hace unos años -encuestas, preguntas directas, pruebas de producto, etc.- hay que sumarle, entre otras, la del Big Data. La implantación de nuevas tecnologías en la sociedad nos permite recopilar, analizar y generar cada vez más información, que hasta ahora almacenábamos sin aprovechar su valor. Los datos que recopilamos y analizamos con Big Data nos permite, entre otras muchas más ventajas, una aproximación perfecta a lo que nuestros clientes demandan, solo con estudiar sus movimientos y acciones en nuestra web.

Clientes como eje empresarial

La última acción para conseguir una empresa puntera está hilada con la anterior, puesto que ya he hablado de los clientes. Los clientes son el eje de la maquinaria empresarial. Hay que trabajar, además de para captarlos, para fidelizarlos. Es importante la comunicación con ellos. Toda empresa debe de tener al menos un canal de comunicación abierto con sus clientes para interactuar con ellos.

Una consulta en la atención al cliente de la web, una crítica en Twitter, una foto con uno de nuestros productos en Instagram? no se puede quedar sin contestar o sin algún tipo de acción por parte de la empresa. Puede que resulte muy repetitivo si has leído algún otro artículo mío, pero a los clientes cuesta mucho captarlos y, por lo tanto, hay que cuidarles entre algodones, darles lo mejor, no engañarles, que la compra que realicen con nosotros les parezca tan fantástica que quieran recomendársela a sus familiares y amigos...

Por ver una virtud más del Big Data podría citar que, gracias a los datos recopilados, podemos personalizar el servicio de ofertas adaptadas a sus intereses.

Si consigues que tu empresa sea puntera todavía te queda trabajo por realizar: conseguir que sea un referente durante muchos años. Y, si no estaba entre tus planes, puede ser interesante que estudies la proyección que podría tener si la lanzas al exterior -con Internet todo es posible-. Para lo cual tienes que volver a ejercitar lo anteriormente dicho: ¡cuidar a las personas e innovar!

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0