Tecnología

La obligada transformación digital

En la última década el avance de la tecnología lleva un ritmo vertiginoso e imparable. Sin embargo, cuando hablamos de transformación digital de las empresas no solo lo hacemos de tecnologías. Los productos y servicios, los procesos y las personas, empezando por los directivos, son los primeros que deben adecuarse y aceptar y adaptarse al cambio que se va a producir.

El papel de los directivos en la transformación digital es fundamental, pero no todas las empresas pueden permitirse incorporar a un Director de Transformación Digital (Chief Digital Officer -CDO-) para que la lleve a cabo. Motivos para comenzar por los directivos hay muchos pero uno que me parece fundamental es el que entiendan y gestionen las oportunidades digitales y las amenazas que conllevan este nuevo avance.

El ir saltando la barrera hacia lo online no significa que el offline vaya a desaparecer -creo que en muchos años no-, sino que es la adaptación a los clientes, tanto nuevos como antiguos, y también a los proveedores. Ahora debemos mimar a los clientes físicos y a los nuevos consumidores digitales, debemos adaptar nuestro producto o nuestro servicio a la venta física y a la online. Y no hablemos de las ventajas que tenemos en cuanto a los proveedores. En este caso, como clientes encontramos una oferta mucho más amplia, más rápida y más universal.

Podríamos citar muchos casos de fracasos de empresas que no se han subido al tren de la transformación digital y que han sido "devorados" por competidores, a los que ni les veían venir o que simplemente les han ignorado. Uno de ellos puede ser el de la cadena de alquiler de videojuegos y películas Blockbuster. Una organización con presencia mundial y un importantísimo número de empleados que no se planteó el alquiler en línea como sí lo hicieron compañías como Netflix o Redbox, y cuando decidió subirse al vagón ya era demasiado tarde. Y qué decir, también de Kodak, por ejemplo.

Aportación de las competencias digitales

Antes de que sea demasiado tarde para su empresa dote de las competencias digitales necesarias a sus empleados. Comience con la alfabetización digital para que, además de saber utilizar un ordenador, aprendan a encontrar, usar, crear, transmitir y compartir información -posiblemente la mayoría esta etapa ya la dominen-, y a continuación pase a que conozcan las competencias digitales para finalizar con el uso de las herramientas digitales: como los softwares que existen en ofimática, en redes sociales, los marcadores sociales que les permitan almacenar, clasificar y compartir enlaces en Internet con otras personas, la vigilancia 2.0 para estar al día de las alertas que nos interesan y controlar a la competencia, las aplicaciones multimedia como YouTube, y unas tantas aplicaciones más que van a hacer a los trabajadores más productivos y a la empresa más competitiva.

Pero si usted no es empresario ni directivo no se quede tampoco parado. Si ve que su empresa no le va a facilitar las competencias digitales que hoy en día son vitales, búsquelas por su cuenta o hable con sus superiores -recuérdeles la existencia de bonificaciones para la formación, entre otras la de la Fundación Tripartita, que pueden hacer que el coste sea en muchos casos cero-. La obligación de la empresa es proveer a los empleados de los recursos necesarios, tanto técnicos como formativos, para que puedan desarrollar sin problemas su trabajo.

En el último trimestre del año los departamentos dan forma a sus presupuestos y estrategias y creo que es algo que todos deben contemplar entre sus objetivos como prioritario. Hay diferentes estrategias para iniciar la transformación digital. Lo importante es iniciarla cuanto antes, marcarse unos objetivos y un tiempo para ponerla en marcha, porque ya no es el futuro... es el presente y sin ella lo más probable es que muchas empresas, que hasta ahora han sido exitosas o lo podrían ser, se queden en el camino.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

nicaso
A Favor
En Contra

No estaría mal que en vez de hablar de tanta excelencia hablasen de los inconvenientes y retos que plantea. Estamos empezando a ser unos analfabetos reales a cambio de ser unos alfabetos digitales. La gente dejó de leer en el metro para estar dándole a la maquinita todo el día. No digamos lo mal que escriben con faltas por doquier. Del cálculo mental no digamos, no suman dos simples cantidades sino emplean la calculadora de marras. Lo malo es que nos quieren meter de cabeza en todo ésto cerrándonos el resto de puertas. Ahora se quiere quitar el dinero en metálico para tocarnos las narices y que nuestra vida económica sea cuestión de apuntes contables en manos de no se sabe quien. Como persona que trabajó en el mundo informático estoy hasta las narices de todo ello.

Puntuación 36
#1
El despertar de los endeudados vivientes
A Favor
En Contra

Meter los ordenadores (móviles incluidos) en cualquier actividad puede ser interesante para las empresas.

Pero ¿y para los clientes?

¿Rolls Royce vende por internet?

No.

Puedes configurar hasta los colores del paraguas (mango incluido) y mil cosas más. Pero eso solo es una especie de catálogo online donde puedes ver en la pantalla cómo quedarían juntas todas tus preferencias.

Pero el trato de verdad, el trato humano, ese te lo dará la persona que te atenderá para comprar tu Rolls Royce.

Por no hablar de quienes no pueden, saben ni quieren usar internet para vivir.

A los pobres jubilados (hasta los 70) se les podrá obligar a reservar cita para renovar el DNI por internet.

Pero a quien tiene dinero para gastar, si quiere atención personalizada no le vas a vender ni un céntimo por internet.

Eso es para "el hombre masa" que decía Ortega.

Puntuación 3
#2
Pepe
A Favor
En Contra

Estos aparatitos son sólo herramientas, y como tales, hay que aprender a utilizarlas.

Y, ojito con quienes nos las ponen a nuestro alcance. Se están forrando.

Puntuación 4
#3
beltenebrós
A Favor
En Contra

1 NICASO:

No te engañes amigo, quer la gente leyera hasta hace 8 o 10 años rn el Metro tampoco quiere decir mucho, por el tipo de lectura vamos.

En general y para matar el tiempo las mujeres solian llevar un libro pero... tambien es cierto que no era otra cosa que novela y mayoritariamente los llamados "best seller", es decir basura.

Los hombres por lo general no pasaban de beberse el Marca y los mas cultos consumian el AS. El país entonces estaba lleno de cultura.

Pero degeneró la cosa, puesto que hartados las unas y los otros de tanta "cultura", lo siguiente que hicieron fué pasarse en masa en el Metro a los mal llamados "diarios gratuitos",vulgo 12 hojas de PROPAGANDA con algún añadido escrito de mala manera para disimular.

Ahora se mata el tiempo con los telefonitos pero... ni antes ni ahora el general de la gente es más culta.

Puntuación 3
#4
Pedro
A Favor
En Contra

Podemos mirar para otro lado, pero el avance tecnológico no va a para por ello; igual alguien cree que detener por Decreto Ley la incorporación de las nuevas tecnologías es posible pero lo cierto es que nos dejaría fuera juego de juego en todos los aspectos. La cuestión no debe ser si los nuevos avances van a causar una "revolución" en la forma que trabajamos, nos comunicamos y en definitiva la forma en la que vivimos hoy día, es un hecho que ya tenemos encima esa revolución y no se puede detener; la cuestión creo yo, debería ser cómo vamos a afrontar como sociedad el nuevo cambio que se nos viene encima. Vivimos muchos más años que hace poco tiempo y en breve viviremos aun mucho más que ahora, la humanidad se ha duplicado en unas décadas y pronto lo hará de nuevo; las automatización de procesos hará que prácticamente todo esté controlado por máquinas en pocos años y el trabajo como lo conocemos no tiene ningún futuro; creo sinceramente que es hora de que alguien nos diga lo que va a pasar con nuestros trabajos, con nuestras pensiones, etc., no dentro de 5 o 10 años, pero si dentro de 15 o 20. Me gustaría creer que hay alguien planificando el futuro cercano y sólo espero que no sean políticos los que lo están haciendo.

Puntuación 5
#5
jesus
A Favor
En Contra

si ahora vemos como pactan precios los oligopolios (elctricas y petroleo) y no se hace nada por el poder que tienen. Se le pone un impuesto al sol. Cuando sabran donde estamos, lo que pensamos, nuestros cuentas en banca, nuestras opiniones, a quien votariamos.... yo me pregunto si es que buscamos la eficiencia economica.

PORQUE NO VOTAMOS POR INTERNET ? porque les da miedo el poder del pueblo el de la opinión pública de que vote mucha mas gente que ahora y de una forma mas constante. Ahora vas y pones un papel y les das vidilla a un montón y a aquellos lobbys que los teledirigen.

Y asi los libros de los crios de la escuela te los cambian cada año para que tengas que gastarte un dineral y no los pueda aprovechar nadie, ni se hagan en PDF con la libertad de catedra del profesorado y con tablet (mundo digital) vamos hacia un mundo de borregos dirigidos por unos listillos

Puntuación 2
#6