Tecnología

El futuro de la Starship tras su éxito: a la Luna en 2026 y un paso más cerca de Marte

  • La nave de SpaceX ha conseguido completar su primer test, algo necesario para los planes de la NASA a medio y largo plazo

Tras cuatro pruebas, SpaceX ha logrado completar con éxito su test de la revolucionaria nave Starship. Este hito es un paso crucial (y necesario) hacia la meta de llevar humanos de nuevo a la Luna y, eventualmente, a Marte.

La empresa de Elon Musk tiene contratos firmados con la NASA para colaborar en sus misiones Artemisa, y contar con una nave reutilizable, la verdadera innovación que propone SpaceX.

Ahora que lo ha conseguido, toca hablar del futuro que se planea para Starship, las misiones lunares y el ambicioso viaje a Marte con el que coquetea Elon Musk, así como el impacto que tendrá en los planes de la NASA para regresar a la Luna en 2026.

La nueva era de los cohetes reutilizables

Starship, el cohete más grande jamás construido, es un sistema de lanzamiento totalmente reutilizable diseñado por SpaceX para misiones interplanetarias. Con una altura de 71 metros y propulsado por 33 motores Raptor que funcionan con metano, Starship promete transformar nuestra capacidad de explorar el espacio profundo.

Próxima misión, la Luna

Uno de los objetivos más inmediatos para Starship es apoyar el programa Artemis de la NASA, que planea llevar humanos de regreso a la Luna en 2026.

La Starship será fundamental en esta misión al servir como el módulo de aterrizaje que transportará astronautas desde la órbita lunar hasta la superficie. La capacidad de Starship para transportar grandes cantidades de carga y su diseño reutilizable la convierten en una pieza clave para establecer una presencia humana sostenible en la Luna.

El sueño: Marte

El plan a largo plazo para Starship es mucho más ambicioso: llevar humanos a Marte. Elon Musk, CEO de SpaceX, ha señalado repetidamente que su visión es convertir a la humanidad en una especie multiplanetaria.

La capacidad de Starship para transportar hasta 100 personas y su diseño para ser reutilizado innumerables veces son características esenciales para hacer viable esta misión.

Desafíos y fracasos en el desarrollo

El desarrollo de Starship no ha estado exento de desafíos. Cada prueba ha sido una oportunidad para aprender y mejorar. Desde explosiones en la plataforma de lanzamiento hasta fallos en la reentrada, SpaceX ha enfrentado y superado numerosos obstáculos.

Las primeras pruebas de Starship fueron marcadas por una serie de explosiones y fallos. Estos incidentes, aunque costosos y espectaculares, proporcionaron valiosos datos que han sido cruciales para mejorar el diseño y la seguridad de la nave.

El camino hacia Marte está pavimentado con innovación constante. SpaceX sigue mejorando la tecnología de Starship, centrándose en aspectos como la resistencia al calor durante la reentrada, la eficiencia de los motores y la capacidad de reutilización rápida. Estos avances no solo harán posible las misiones interplanetarias, sino que también reducirán significativamente los costes, haciendo la exploración espacial más accesible.

El cuarto test integrado, conocido como IFT-4, realizado esta semana, ha sido el más exitoso hasta la fecha. El lanzamiento desde el sitio de pruebas de Boca Chica en Texas fue casi perfecto. A pesar del fallo de uno de los motores, la redundancia del diseño permitió que la misión continuara sin problemas. La separación de las dos secciones, Super Heavy y Starship, ocurrió como estaba planeado, y la etapa del Super Heavy logró un amerizaje controlado en el Golfo de México.

El éxito de IFT-4 ha acercado a SpaceX a su objetivo de hacer de Starship un vehículo operacional y realista. Con cada test, la compañía está un paso más cerca de hacer realidad los sueños de la humanidad de explorar y colonizar otros planetas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud