Tecnología

Qué son los atascos fantasma y cómo la próxima función de Google Maps puede acabar con ellos

elEconomista

Seguro que en más de una ocasión te habrás preguntado que con todos los avances tecnológicos para mejorar los coches, la conducción y la circulación, por qué nadie ha logrado solucionar el problema de los atascos en la carretera, ya que de alguna manera se podrá evitar estas aglomeraciones y con toda la información en tiempo real que tenemos de las carreteras y demás dispositivos que hay, deberíamos haber solucionado dicha problemática.

Si bien es cierto que cuando hay un accidente y la vía queda bloqueada no se puede hacer mucho al respecto, ya que hasta que no aparten el coche averiado de la carretera es lógico que el tráfico no vaya como siempre, hay que tener en cuenta que muchos atascos se forman y no ha habido ningún golpe o avería.

Estos se pueden formar porque un conductor ha cambiado de carril bruscamente y ha hecho al coche de detrás pegar un frenazo, el cuál ha provocado un efecto dominó de frenazos, o por el simple hecho de que los coches vayan a diferentes velocidades, y de nuevo unos tengan que frenan provocando parones, a este tipo de situaciones se les conoce como atascos fantasma.

Por suerte, el mapa digital más utilizado en el mundo, Google Maps, estaría trabajando para lanzar una nueva función que aplicando la ciencia que provoca estos atascos fantasma, podría hacer que los conductores no tengan que volver a sufrir uno si siguen sus indicaciones.

Esto es posible, por la nueva herramienta de Google recoge la información del tráfico en tiempo real, y por lo tanto detecta casi instantáneamente (o eso se supone) el estado de la carretera, es decir, si está todo bien o si hay retenciones.

En el caso de identificar retenciones provocadas por uno de estos atascos fantasma, la app de Maps alertaría al usuario de ellas, y la novedad es que recomendaría al conductor ajustar su velocidad a otra determinada por la propia plataforma para no verse afectado por los parones en la carretera.

Es decir, si vas por una autopista donde la velocidad máxima es de 120 km/h, Google Maps quizás te recomiende bajar a 110km/h y de esta manera al reducir la velocidad, cuando llegues a la zona congestionada no tendrás que pegar un frenazo, haciendo que la circulación sea mucho más fluida.

De esta manera, esta herramienta que todavía no se ha lanzado de manera global podría ser la clave para acabar con este tipo de atascos que se generan de la nada y nos pueden retrasar nuestro viaje. Eso sí, para ello es crucial que los conductores sigan las indicaciones de Google Maps, sino la cosa no funcionaría nunca.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud