Tecnología

Estos son 5 consejos para no fallar nunca en tu búsqueda de AIRBNB

  • Estos consejos pueden mejorar la búsqueda para tu alojamiento en vacaciones
  • Es mejor aplicarlos para no llevarse ninguna ingrata sorpresa
Dreamsite

AIRBNB se ha convertido en una de las plataformas más exitosas del momento, la cantidad de alojamientos de todos los tipos y precios hace que sea una de las opciones favoritas de los usuarios, sin embargo, puede ocurrir que nos llevemos una sorpresa cuando lleguemos a nuestro alojamiento porque las fotos o los comentarios engañaban.

Una vez que estás ahí, no queda mucha más opción que resignarse y seguir hacia delante con tus vacaciones, pero hoy te vamos a dar 5 consejos que puedes aplicar antes de reservar un sitio para que no te lleves ninguna ingrata sorpresa.

Búsqueda flexible

Cuando nos queremos ir de viaje hay veces que tenemos un destino entre ceja y ceja, pero luego hay otras en las que estamos más abiertos a dónde ir. Desde hace ya tiempo, AIRBNB ofrece una herramienta para las personas que no tengan una idea específica llamada búsqueda flexible y es la propia quien te ofrece alojamientos.

Se encuentra en la misma barra de búsqueda de inicio que si fueras a buscar un sitio concreto, solo tienes que seleccionar la opción de búsqueda flexible, especificar qué semana (aunque también puedes hacer las fechas flexibles) y cuántas personas vais. Así de fácil AIRBNB te quita los dolores de cabeza de buscar y seleccionar un sitio.

Filtros para especificar tu búsqueda

En el caso de que sí que sepas a donde quieres ir, pero estás buscando un alojamiento con unas características concretas, la plataforma también te ofrece filtros para que especifiques más lo que quieres.

Desde precio por noche, tipo de casa, número de habitaciones, los servicios a diferentes tipos de reserva y relación con el anfitrión, existe una gran variedad de opciones para que encuentres aquello que se adecúe más a ti.

Usa Google Street para investigar la zona

Las fotos del alojamiento pueden engañar en lo que se refiere a los tamaños, el modo gran angular es el principal causante, pero, aunque desconozcamos el tamaño más o menos sabemos lo que hay y cómo es la casa.

Sin embargo, con lo que sí que nos podemos llevar un chasco es la zona en la que se encuentra nuestro apartamento. Por eso un buen truco para no fallar, es mirar la zona en Google Street View, así puedes ver qué hay y cómo son los alrededores de donde nos vamos a hospedar.

Regatea el precio

Muy pocas personas saben que se puede hacer esto, pero es que los AIRBNB son alojamientos de individuos que ellos mismos establecen el precio, por lo que al igual que ponen una cantidad también pueden cambiarla.

Obviamente no están obligados, pero por intentarlo tampoco pierdes nada. Eso sí, esto lo tienes que establecer antes de hacer la reserva con la opción de hablar con el host y es más probable que consigas un descuento cuanto más larga sea tu estancia ahí.

Fíjate en las tarifas adicionales

Sobre todo si tienes un presupuesto más ajustado, esto es algo en lo que debes fijarte ya que muchas veces hay alguna tarifa que desconocíamos y que nos cobran casi sin darnos cuenta. Para evitar este susto, antes de hacer la reserva y pagar, fíjate bien en el desglose de los gastos y comprueba que no te cobran un extra por limpieza, por impuestos locales o por la tarifa de servicio de AIRBNB.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.