Tecnología

"Pudo ser su mayor error": el día que Bill Gates casi pierde un negocio de 15.000 millones

  • Bill Gates no estaba de acuerdo con la propuesta inicial de Xbox, la que sería la consola de Microsoft
  • Una reunión le hizo cambiar de opinión cuando él estaba totalmente en contra

Bill Gates es sin lugar a dudas, incluso para los que no es santo de su devoción, uno de los empresarios más importantes de la historia reciente. La visión de su compañía para transformar la informática llevándola al mercado particular ha sido una de las palancas que ha transformado el mundo en el que vivimos hoy.

Sin embargo, el cofundador de Microsoft también reconoce haber cometido errores y, sobre todo, estar muy cerca de haber llevado a cabo uno por el que todavía hoy se arrepentiría: no haber dado luz verde al lanzamiento de Xbox.

Xbox es, junto con Nintendo y la PlayStation de Sony, una de las marcas más grandes y conocidas que existen en el mundo de los videojuegos. Hoy las ventas de la consola, sus juegos y sus pases suponen para Microsoft más de 15.000 millones anuales. Pero estuvo a un paso de no existir.

Recientemente, el cocreador de Xbox, Ed Fries, compartió la historia de la "Masacre del Día de San Valentín" al medio especializado en videojuegos IGN, que es el nombre de la reunión extremadamente significativa e importante en la que se decidió el destino de Xbox hace varios años, a comienzos de 2001, solo unos meses antes de su lanzamiento.

Gates estuvo a un paso de frenar el desarrollo de Xbox

Fries reveló que había dos equipos internos en Microsoft que planteaban a Bill Gates y Steve Ballmer, los dos líderes de la compañía en aquel momento, la idea de una consola de videojuegos. Fries estaba en el bando que quería crear un sistema con disco duro que fuera esencialmente "un PC disfrazado", como él lo llamaba.

En él se ejecutaría una versión de Windows, como lo hace hoy la Xbox One. El sistema del otro equipo era más bien una consola tradicional que actuaría como "continuación de la línea Dreamcast de Sega".

Como era de esperar, Gates se puso del lado de Fries y su equipo, bajo la idea de que este sistema ejecutaría una versión de Windows. Fries tuvo que idear un plan de negocio sobre cómo funcionaría, hasta que se dieron cuenta de que no lo haría.

En su lugar, tuvieron que abandonar el enfoque de Windows que se había propuesto para la consola y crear un sistema "cerrado" diseñado para "ejecutar juegos muy bien". Finalmente, esto acabó en una reunión con Gates y Ballmer que tuvo lugar el día de San Valentín, y que es sin duda una de las más importantes de la historia de Microsoft.

Fue durante esta reunión cuando Gates se refiere al lanzamiento de la Xbox Original como un "insulto" a todo lo que ha hecho en la compañía. Era de esperar que Bill se enfadara por lo de "no tener Windows", pero no hasta el punto que lo hizo. Mientras tanto, Ballmer estaba preocupado por la cantidad de dinero que este proyecto les haría perder. Sin embargo, tanto Gates como Ballmer no tardaron en ponerse de acuerdo cuando se mencionó a Sony, y su potencial amenaza para Microsoft con la PlayStation, incluso como rival de Microsoft a nivel de dispositivo para el hogar.

Según relata Fries, uno de los un alto ejecutivo presente en la reunión simplemente levantó la mano y dijo: "¿Qué pasa con Sony? Sony está invadiendo lentamente los salones con un procesador por aquí, software por allá... podrían ser una amenaza para Microsoft".

Ante este planteamiento, Gates y Ballmer se pararon y cambiaron de opinión, dando vía libre al equipo de Xbox.

Fries dejó Microsoft en enero de 2004 tras 18 años de trabajo en la empresa. Comenzó su carrera en el gigante del software a cargo de los tutoriales en línea, antes de ser nombrado jefe de la división de videojuegos de Microsoft diez años después.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Javier
A Favor
En Contra

Todo el día los de El Economista dando la lata con Bill Gates...

Pero se callan lo principal. ¿ es verdad que Bill es mecenas de un doctorcillo con tesis cuestionada?

Puntuación 4
#1