Tecnología

Portátil para profesionales con la seguridad y conexiones que necesitan: review del Asus Expertbook B7

  • Cuenta con todo tipo de conexiones, por cable e inalámbricas, e incluso un lector de tarjetas
  • Con resistencia de grado militar, está preparado para el día a día

La gama Expertbook de Asus está dirigida a usuarios profesionales y empresas que requieran equipos resistentes y muy completos, y el B7 es un convertible que cumple con todas esas exigencias.

Podrías pensar que un portátil convencional y un portátil para empresas no se diferencian mucho el uno del otro; y en parte tendrías razón. Todo depende de cuáles sean nuestras necesidades.

Muchos profesionales no requieren más de lo que ofrece un portátil normal, como el Zenbook de Asus, y eso está bien; pero a poco que tus requisitos sean algo más altos, pronto te encontrarás serias limitaciones. En ese caso, comprar un portátil como los Expertbook puede ser inevitable.

El Expertbook B7 de 14 pulgadas representa muy bien lo que es capaz de ofrecer un portátil para profesionales, que no encontramos en modelos convencionales (y más baratos). No es el modelo más puntero de la gama, situándose en un término medio, pero está repleto de opciones y posibilidades, evidentes a poco que 'rasques' la superficie.

Máxima conectividad

Algo tan sencillo como conectar un periférico al ordenador ya revela las ventajas de usar este Expertbook. La mayoría de ordenadores ya optan exclusivamente por la conexión USB-C por su versatilidad, pero eso supone que probablemente tendrás que usar un adaptador para muchos de tus dispositivos. Un usuario profesional no quiere perder el tiempo en esas cosas, quiere enchufar lo que tenga que enchufar y usarlo sin distracciones, y este portátil permite eso gracias a la enorme variedad de conexiones y puertos disponibles.

Por supuesto, tenemos puertos USB-C, que en este caso son Thunderbolt 4 para la mayor velocidad de transferencia, permitiéndonos conectar monitores y cargar el portátil al mismo tiempo, por ejemplo. Pero también tenemos dos USB-A de tamaño normal, algo que se agradece, como también se agradece la presencia de un puerto HDMI convencional para conectar monitores externos.

Lo que es más raro es encontrarnos con un puerto mini DisplayPort para la misma tarea, demostrando que Asus no ha descartado ningún tipo de situación. Por último, también tenemos un puerto micro HDMI, pero en realidad está ahí para poder conectar un adaptador que añade una conexión Ethernet al portátil; es el único punto en el que necesitaremos usar un adaptador, una decisión que Asus ha tomado probablemente para reducir el grosor del portátil.

Pero eso no es lo único que nos encontraremos en los laterales del portátil. A la derecha nos encontraremos una pequeña ranura con un símbolo que tal vez reconozcas: el de una tarjeta SIM. En efecto, este portátil tiene una conexión móvil, y no una cualquiera, es de tipo 5G; por lo tanto, podemos estar siempre conectados a la máxima velocidad sin importar si tenemos una red WiFi cercana (que por cierto, es compatible con WiFi 6). Siguiendo con las conexiones inalámbricas, tiene Bluetooth 5.2 para conectar auriculares u otros dispositivos como ratones.

En definitiva, esta es una de las mejores selecciones de puertos y conexiones que he visto en un portátil tan pequeño como este, de sólo 14 pulgadas. Lo único que echo en falta es un lector de tarjetas SD o microSD, pero a cambio tenemos un lector de tarjetas inteligentes, como por ejemplo, para usar nuestro DNI electrónico.

Máxima seguridad

Esto último refleja la otra prioridad de este portátil: la seguridad y privacidad, que han sido muy trabajadas. Con el lector de tarjetas podemos iniciar sesión en redes privadas o identificarnos, y justo al lado tenemos el botón de encendido, que tiene un lector de huellas integrado. Así que podemos encender el portátil y automáticamente este escaneará el dedo e iniciará sesión en Windows sin que tengamos que hacer nada; en mis pruebas, ha demostrado ser rápido y no ha importado el ángulo en el que tocaba el botón. Al lado también tenemos un bloqueo Kensington para asegurar el portátil.

El lector de huellas no es la única opción que tenemos para iniciar sesión; el Expertbook B7 también tiene una cámara de rayos infrarrojos, situada al lado de la webcam tradicional, compatible con Windows Hello. Por lo tanto, podemos desbloquear el portátil sólo con abrirlo y dejar que el sistema analice nuestra cara.

La seguridad es importante en un equipo que va a ser usado por empleados, pero también lo es la privacidad; de nada sirve bloquear el acceso al portátil, si luego cualquiera puede ver lo que estamos haciendo o intenta espiarnos. Asus ha implementado varias medidas de seguridad relacionadas, incluyendo Asus Private View, que hace que la pantalla sólo sea visible si la miramos de frente; si intentamos fisgonear desde un ángulo, sólo la veremos negra. En mis pruebas he comprobado que funciona mejor con el brillo bajo, por lo que en exteriores, donde tenemos que subir el brillo, no es tan eficaz. Sin embargo, si queremos evitar que vean nuestra pantalla en la oficina o en un café está muy bien, aunque conlleva que la experiencia con la pantalla no será la mejor. Además, los colores se ven afectados por esta función, e, irónicamente, Private View destroza una de las mejores ventajas del panel IPS usado, los ángulos de visión. Lo bueno es que podemos activarlo y desactivarlo con una combinación de teclas, pero me hubiera gustado ver una tecla dedicada a esto en vez de a otras funciones que tienen menos sentido.

Por ejemplo, hay una tecla dedicada en exclusiva a activar y desactivar la cancelación activa de ruido, una de las funciones más interesantes de este portátil para las videollamadas; es de esas cosas que quieres tener siempre activadas, por la manera en la que puede mejorar la claridad del sonido en entornos ruidosos.

La cámara, por cierto, es buena pero no la mejor, con una resolución de 720p. Al menos, tiene obturador de privacidad para taparla si no la estamos usando. Lo que sí me ha gustado mucho es el indicador luminoso en la parte trasera, que avisa si estamos en una reunión para evitar que nos interrupan.

Otro aspecto que está relacionado en cierta manera con la seguridad es la calidad de fabricación. Este es un portátil que se nota recio y capaz de resistir el uso diario, incluso si estamos constantemente en movimiento. Eso es llamativo porque estamos ante un convertible; es decir, las bisagras permiten abrir la pantalla completamente y convertir el portátil en una tablet. Para aprovechar la pantalla táctil, se incluye un lápiz táctil, aunque la unidad de prueba que recibí no lo incluía, así que no lo pude probar.

Con una resistencia de grado militar MIL-STD 810H, el Expertbook B7 está preparado para soportar 28 kg de peso encima, 30.000 ciclos de apertura y cierre de las bisagras, y 15.000 ciclos de inserción y extracción de USB. También ha superado pruebas de choques y caídas de 120 cm. El teclado soporta 10 millones de pulsaciones, y la verdad es que me ha dado buenas sensaciones; aunque no es mecánico, las teclas tienen un cierto recorrido muy agradable al tacto. Como añadido, el trackpad se puede convertir en un teclado numérico con pulsar un botón, aunque hubiera preferido que fuese más grande.

Ahora renovado

El Asus Expertbook B7 que he podido probar aún venía con un procesador Intel de 11ª generación, pero esta misma semana la compañía ha anunciado una renovación que parece idéntica, pero con la 12ª generación. Por lo tanto, en cuestión de potencia no deberíamos tener que pedir más, siendo capaz de ejecutar todo tipo de programas ofimáticos e incluso de edición de vídeo y fotografía si lo necesitamos.

En definitiva, el Asus Expertbook B7 es un portátil que demuestra la capacidad de un portátil para profesionales de verdad. Es cierto que viene con un precio superior (parte de los 2.299 euros) pero si necesitas ese "algo más", este portátil lo tiene.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin