Tecnología

Probamos el Huawei P50 Pro: un móvil muy elegante y con, posiblemente, la mejor cámara del mercado

  • El móvil puntero de Huawei por fin llega a España
  • Su punto fuerte siguen siendo las cámaras

El nuevo Huawei P50 Pro llega a España como una alternativa diferente al resto de la gama media, buscando un nicho propio de usuarios que no considere tan importantes sus deficiencias y aprecie sus ventajas.

Puede que el lanzamiento del Huawei P50 Pro te sorprenda un poco, teniendo en cuenta que fue lanzado en China en julio de 2021; estamos acostumbrados a esperar un poco en lo que respecta a móviles chinos, pero este periodo tan largo ha provocado que Huawei lance este dispositivo justo en medio de un periodo de renovación en la gama alta, con lanzamientos de rivales directos como el Google Pixel 6 o el Samsung Galaxy S22.

Por eso, puede que te estés preguntando si merece la pena considerar este móvil a estas alturas, y no te culpo. Sobre el papel, ha sido superado, y eso sin tener en cuenta aspectos importantes como el soporte de software. Pero después de probarlo, creo que he descubierto varios motivos por los que querrías comprarlo.

Un móvil que atrae miradas

El diseño es uno de los aspectos más sorprendentes de este P50 Pro. Como ya es tradición en la gama, se mantiene un diseño "todo pantalla" con bordes curvos que abrazan el lateral; una elección que agradará y molestará a partes iguales, ya que hace que sea más difícil de coger y se resbale más fácilmente, pero a cambio es mucho más agradable a la vista.

Pero es la trasera la parte que realmente llama la atención, con un conjunto de cámaras muy diferente de lo que estamos acostumbrados; recuerdo que, cuando se filtraron las primeras imágenes, fue asemejado a una "vitrocerámica", pero en persona es mucho más bonito y demuestra que este es un móvil especial con prioridades muy marcadas. Los materiales escogidos también son de alta calidad, y el móvil pesa menos de lo que su tamaño de 6,6 pulgadas puede indicar.

Huawei sabe muy bien cuáles son sus puntos fuertes, y ha echado el resto en el diseño. La versión que he podido probar es la de color negro, que suele ser la más simple y discreta; pero ese no es el caso aquí, con un gris oscuro muy atractivo y unos aros de color metálico rosado en el conjunto de cámaras. Además, también estará disponible en color dorado, si realmente quieres llamar la atención.

Este es uno de esos móviles que da pena usar con funda, realmente quieres que todo el mundo lo vea, como una demostración del buen gusto que tienes.

Hardware: a la altura, pero no puntero

Teniendo tanto protagonismo en el diseño, no es de extrañar que la pantalla haya recibido tanto cariño. Es un panel OLED de 6,6 pulgadas, con todo lo que podríamos desear: un gran brillo, un buen tratamiento de los colores y, por supuesto, frecuencia de refresco de 120 Hz para una experiencia muy suave cuando navegamos por la interfaz y cuando jugamos.

No es el mejor panel del mercado, pero la verdad es que no está nada mal. Es nítido, y el comportamiento es bueno con todo tipo de contenido. De hecho, tal vez lo peor que puedo decir es que no tengo mucho que decir: es bueno, simplemente, pero no el mejor.

Lo mismo no puedo decir de lo que nos encontramos en el interior: un Snapdragon 888. Este procesador ya es de pasada generación, teniendo en cuenta que ya están a punto de llegar los primeros móviles con Snapdragon 8 Gen 1. Es la principal consecuencia del retraso desde su lanzamiento en China, que lo que era un buen procesador ahora se ha quedado un poco atrás. No es que le falte potencia, por supuesto, teniendo en cuenta que ya era uno de los mejores, pero ahora sentirás que está un escalón por debajo, si crees que eso es importante.

En mis pruebas, realmente no he notado que este móvil sea menos potente sólo por tener un Snapdragon 888; sigue siendo muy rápido y capaz de ejecutar todo tipo de apps sin despeinarse, y lo mejor es que el móvil no se calienta mucho. El único problema que preveo es si en el futuro las apps se vuelven más exigentes, pero ahora, este chip da la talla.

Más preocupante para el usuario medio es que este Snapdragon 888 no es compatible con redes 5G, debido al bloqueo que los Estados Unidos aún mantienen sobre Huawei. Aunque la compañía asegura que está trabajando en alternativas para soportar 5G en sus móviles, es algo chocante que este sea el único modelo puntero que se mantiene en 4G. Por supuesto, si tu operadora no ofrece 5G en tu zona, esto te da igual, pero supone que en los próximos meses y años no podrás aprovechar el superior ancho de banda.

Con todo, la experiencia con el Huawei P50 Pro es muy buena, y encuentro pocas fallas, con unos altavoces potentes y una interfaz rápida.

¿Son estas las mejores cámaras en un móvil?

Es una pregunta que me he hecho constantemente mientras probaba el P50 Pro. Por contexto, no hace mucho probé el Google Pixel 6, y entonces pensé exactamente lo mismo, pero por razones muy diferentes. Mientras que Google optó por sensores básicos cuya imagen era mejorada por sus algoritmos de Inteligencia Artificial, la táctica de Huawei es más directa.

La calidad de estas cámaras es superior de partida, y Huawei también tiene varios 'trucos' bajo la manga, empezando por la colaboración con la marca Leica que continúa ya desde varias generaciones.

El sensor principal es de 50 MP, lo cual no suena sorprendente pero créeme cuando digo que no se queda atrás en calidad de imagen respecto a sensores de mayor resolución. Buena parte de culpa la tiene el autofoco por láser, que garantiza que el sujeto que estamos fotografiando nunca está desenfocado. En mis pruebas, eso ha facilitado la toma de fotos en situaciones de baja luminosidad, además de enfocar perfectamente a las personas que fotografiaba, capturando todos los detalles. Un detalle que me ha gustado especialmente es el contraste, y que hasta los detalles más pequeños se salven, como texturas y texto.

El motivo de de que las fotos tengan tantos detalles está en la cámara en blanco y negro de 40 MP. La app de cámara de Huawei usa esa información adicional para mejorar las fotos que tomamos, por lo que el resultado es mejor que cuando las estamos viendo en el visor de cámara. Es algo que notaremos especialmente en la eliminación de "ruido", y notaremos que las fotos tienen menos grano incluso en situaciones de baja iluminación. La cámara gran angular de 13 MP, en cambio, no tiene nada especial a su favor; de hecho, me molestó un poco que los colores que captura sean más saturados que con la cámara principal.

Por último, la cámara más curiosa es el telefoto de 64 MP, que ofrece un zoom óptico de 3,5x, con fotos de 16 MP; pero también es posible tomar fotos con 10x de aumento, que en realidad recorta la imagen de 64 MP y le aplica aumento por software. Los resultados son increíbles, con una cámara que es capaz de capturar hasta los detalles más nimios.

La cámara selfie también merece mención pese a ser de "sólo" 13 MP, ya que el foco es muy bueno; también se agradece que la app nos pregunte si queremos activar el modo belleza, en vez de aplicarlo directamente y que tengamos que quitarlo manualmente, como ocurre en muchos móviles (especialmente de marcas chinas).

Huawei tropieza con el software

Seguro que estarás pensando "Vale, ahora es cuando se queja de que no hay apps de Google", pero no. La verdad es que ya he aceptado que los dispositivos móviles Huawei no tendrán acceso a la Play Store ni a las apps de Google, con todo lo que ello conlleva; y sinceramente, a estas alturas no me molesta mucho. Hay alternativas, otras maneras de hacer las cosas, servicios que no dependen de Google, etc. Una vez que las descubres, sólo es cuestión de adaptarse.

Vale, si compras un móvil Huawei tendrás más trabajo por delante para dejarlo como quieres, pero eso no es algo nuevo de este P50 Pro. Con todo lo que se ha escrito sobre el tema, realmente ya no es digno de mención a menos que las cosas cambien.

No, mi verdadera queja tiene que ver con la manera en la que la plataforma de Huawei está evolucionando; o mejor dicho, involucionando. Voy a poner como ejemplo la que era mi app preferida de Huawei, Petal Search; llegó más o menos con el P40 Pro, y era un simple buscador web, con la posibilidad de no sólo buscar información en Internet, sino aplicaciones en formato .apk para instalarlas sin necesidad de acceso a la Play Store. Así que rápidamente se convirtió en una app imprescindible si tenías un Huawei.

La versión de Petal Search que viene con el P50 Pro, en cambio, es una cacofonía de contenido que está constantemente bombardeándote con información que no te interesa, desde noticias de política llenas de 'clickbait', a "promociones" (es decir, spam); por tener, tiene hasta una tienda para comprar bricolaje, ropa, artículos de belleza, o básicamente cualquier cosa que se te ocurra, como si fuese un todo a cien. Ah, y por supuesto, tiene un asistente personal que no usarás. Petal Search ha engordado tanto con cosas innecesarias que me he sorprendido a mí mismo evitando usarla.

Todas las apps de Huawei parecen haber sufrido esta transformación. El momento en el que realmente me enfadé fue cuando abrí la app de mapas Petal Maps, una de las joyas de la corona de la compañía, ¡y me pidió mi número de teléfono para enviarme SMS de publicidad! Huawei, estoy perdido, ahora mismo sólo quiero saber dónde estoy, no tengo tiempo para esas cosas.

De manera llamativa, la experiencia que tendremos los usuarios españoles será algo diferente a la de los usuarios chinos. Aunque el P50 Pro fue uno de los primeros móviles en usar el nuevo sistema HarmonyOS 2.0, para nuestro mercado Huawei ha decidido volver a Android con la capa EMUI, igual que los modelos anteriores. Aunque Huawei ha explicado por qué lo ha hecho, pero da la impresión de que ha sido una oportunidad perdida para lanzar el nuevo sistema aquí.

Para un usuario concreto

El Huawei P50 Pro es uno de los dispositivos más especiales que he podido probar; pero es precisamente eso lo que no lo hace recomendable para todo el mundo.

Mi teoría es que este dispositivo está más dirigido a un nicho concreto, a un tipo de usuario con unas exigencias muy concretas y que sea capaz de ver más allá de sus evidentes errores. En muchos aspectos, no tiene igual, con un diseño muy elegante y unas cámaras excepcionales; y como he dicho antes, si no te importa 'trastear' y rebuscar un poco, es perfectamente posible usarlo como móvil diario.

La verdadera pregunta te tienes que hacer no es si el Huawei P50 Pro es un buen móvil; eso es más que obvio. La pregunta es si puedes pagar 1.199 euros por el privilegio de tenerlo. Sí, es caro, no hay otra manera de decirlo; la mayoría de sus rivales cuestan varios cientos de euros menos con procesadores más potentes y, por supuesto, apps de Google. Hay que decir que Huawei endulza un poco el trato, con varios regalos como los auriculares FreeBuds Pro y un seguro de seis meses contra daños accidentales de la pantalla, además de descuentos en otros productos de Huawei. Pero siguen siendo 1200 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin