Tecnología

Este monitor está diseñado para aprovechar tu Xbox y tu ordenador gaming: prueba Philips 329M1RV

  • Es capaz de aprovechar las últimas consolas de Xbox
  • Gran calidad de imagen y frecuencia de refresco

Si buscas un monitor gaming que esté a la altura de las exigencias de las últimas máquinas gaming, Philips ofrece una alternativa sorprendente y que tal vez no esperabas.

Y es que, si hablamos de 'gaming', la marca Philips no es precisamente la primera que te viene a la cabeza. Para entender por qué este producto existe, hay que ofrecer algo de contexto. El año pasado Microsoft decidió solucionar uno de los problemas a los que se enfrentan los jugadores: es difícil encontrar una pantalla que ofrezca la mejor experiencia posible, sin quebraderos de cabeza.

Así nació la denominación "Designed for Xbox", o "Diseñado para Xbox", una pegatina que pone "Gaming Features for Xbox" que verás en algunos productos, incluido este 329M1RV de Philips, pero que también hemos visto en algunos modelos de Asus y de Acer.

Diseñado para Xbox

Básicamente, esa pegatina significa que el monitor aprovecha las características técnicas de las últimas consolas Xbox, como la Xbox Series X y Series S. Lo único que tienes que hacer es conectarlo a la consola para disfrutar de la mejor experiencia de juego; como he podido comprobar con este 329M1RV, el monitor ya viene configurado por defecto para aprovechar la potencia de la Xbox, y no tenemos que hacer nada. Si eso es lo que buscas, no tienes que buscar más, porque este monitor cumple exactamente con esa necesidad.

En términos técnicos, "Designed for Xbox" en realidad significa que todos los monitores alcanzan un cierto estándar de rendimiento, concretamente resolución 4K y frecuencia de refresco de 120 Hz, además de contar con características técnicas que aprovechan el hardware de la Xbox Series X, como la velocidad de refresco adaptativa.

Otro aspecto fundamental, y en el que muchas marcas aún siguen fallando, está en las conexiones disponibles. Da igual lo rápido que sea tu monitor, si aún sigue usando una conexión HDMI 2.0, no podrás aprovecharlo con tu consola; he visto demasiados ejemplos de monitores que requieren usar un cable DisplayPort con el ordenador para poder alcanzar la mejor calidad de imagen. Todos los monitores para Xbox tienen conectividad HDMI 2.1, que es la que permite ofrecer la máxima resolución y frecuencia de refresco.

Por último, cada vez más videojuegos aprovechan el HDR para ofrecer escenas de alto contraste, y este monitor de Philips presume de cumplir el estándar VESA DisplayHDR 400.

Por lo tanto, si compras un producto con esta pegatina, tendrás la seguridad de que alcanza un mínimo que otros monitores tal vez no tienen.

Monitor gaming de alta calidad

En la práctica, he podido comprobar que el 329M1RV cumple con todos los requisitos para recibir la aprobación de Microsoft, e incluso los supera en algunos aspectos.

Por defecto, el monitor está en un "modo consola", con una resolución de 4K y 120 Hz; está preparado para conectar una consola al puerto HDMI (de los que tenemos nada menos que tres) y poco más.

En este modo, la experiencia es muy buena. Estamos ante un panel de 32 pulgadas, basado en tecnología IPS; por lo tanto, los ángulos de visión son perfectos en cualquier ángulo, y la calidad de imagen está al nivel de lo que podríamos esperar. El tratamiento de los colores es muy fiel, y no me he encontrado con rangos de color que destaquen más que otros; la calibración de fábrica es, por lo tanto, buena.

La clave es que este monitor cubre muchos colores, nada menos que el 124% de la gama sRGB, el 111% de la gama Adobe RGB y el 113% de NTSC. Por lo tanto, es capaz de mostrar colores vibrantes, pero no es apropiado para uso profesional; conseguirá mostrar los juegos tal y como los creadores imaginaron, pero es difícil pedirle más.

Uno de mis mayores temores antes de probar este monitor estaba en el brillo, y con picos de 500 nits, tengo que decir que Philips ha conseguido calmarlos. Dicho de manera directa, no es excepcional, pero es más que suficiente en la mayoría de los casos, y eso es lo importante; con un uso normal, no echarás en falta más brillo.

El aspecto que más me gustaría mejorar de este 329M1RV es el contraste, y cómo se relaciona con el rendimiento en HDR. Aunque el brillo es suficiente para mostrar escenas muy atractivas visualmente hablando, el bajo contraste hace que muchas parezcan "planas", como si alguien hubiese pasado un filtro sobre la pantalla. Los negros absolutos no son bien representados, y las escenas oscuras sufren especialmente por ello. Sin embargo, no es un problema especialmente grande en videojuegos, donde los negros absolutos incluso pueden ser una molestia para algunos jugadores; pero eso supone que este no es el mejor monitor para ver películas en HDR.

Pero la verdadera razón por la que querrías un monitor como este es para jugar, y en ese sentido cumple con creces. No lo digo sólo por la frecuencia de refresco de 120 Hz, que ayuda y mucho, sino por el uso de tecnologías de frecuencia de sincronización adaptativa; en otras palabras, es compatible con FreeSync usado por la Xbox para sincronizar la imagen con la frecuencia de refresco del monitor. Eso se traduce en una imagen más fluida y la eliminación de artefactos visuales como el efecto de "pantalla partida".

Los tiempos de respuesta también son relativamente bajos; Philips presume de 1 ms, pero como siempre, esas cifras suelen variar durante el uso real. En todo caso, son lo suficientemente bajos como para no notar 'estelas' durante el movimiento rápido, y podrás seguir elementos en la pantalla sin importar lo rápidos que sean.

Pero eso no es todo. En realidad, este monitor tiene un modo 'oculto', que podemos usar si lo vamos a conectar al ordenador: 4K y 144 Hz. En efecto, en realidad en el modo consola este monitor está 'capado', sin dar lo máximo de sí; sólo cuando lo conectamos a un ordenador sacaremos su máxima velocidad. En este modo, ganaremos algo más de velocidad, aunque si lo notamos o no dependerá de cada jugador.

Una sorpresa luminosa

Antes he dicho que este no es el único monitor "diseñado para Xbox". Para distinguirse del resto, Philips ha implementado una funcionalidad muy curiosa que puede mejorar nuestra experiencia. Se llama Ambiglow, y consiste en iluminación integrada a lo largo de la parte trasera del monitor.

Por supuesto, la iluminación RGB no es algo precisamente nuevo en monitores gaming. Ambiglow destaca al ser capaz de reaccionar a lo que ocurre en pantalla, cambiando el color de las luces para encajar con lo que estamos viendo. Por ejemplo, si hay una zona de la pantalla que muestra color rojo, la luz correspondiente se iluminará de ese color.

El efecto resultante es como si la pantalla se estuviese 'extendiendo' más allá del panel, y parece que no, pero ayuda mucho a la inmersión. Con las luces de la habitación apagadas, realmente es como si estuviésemos metidos en el juego, sin llegar a los extremos de la realidad virtual o pantallas panorámicas, por supuesto.

Además, Ambiglow ofrece varios modos curiosos. En uno de ellos, la pantalla reacciona al sonido que estamos escuchando, convirtiendo nuestra habitación o salón en una 'fiesta rave'; en la práctica, he notado que reacciona mejor a la música electrónica o a la que tiene un ritmo muy marcado. También podemos activar modos más simples, como luz estática con el color que queramos o una muestra de todos los colores posibles como otros monitores con luces RGB.

Genial para jugadores

El Philips 329M1RV es uno de esos productos que se centra en hacer una cosa bien; en este caso, ofrecer una gran experiencia de juego. Aunque hemos visto muchos monitores gaming, la mayoría no alcanza 4K y 120 Hz (o 144 Hz), así que no aprovechan las capacidades de las consolas actuales; con este monitor, da igual cómo sean los gráficos de tus juegos, podrás disfrutarlos correctamente.

Incluso si no tienes una consola, esta puede ser una gran opción por la calidad de imagen y la posibilidad de alcanzar 144 Hz con un ordenador. Sin embargo, ten en cuenta que no ofrece la mejor experiencia con HDR si vas a ver películas. Por último, el añadido de Ambiglow es de esas cosas que no parecen especiales, pero que te das cuenta de que lo son cuando las pruebas, aunque también es cierto que mucha gente simplemente apagará las luces.

El Philips 329M1RV ya está disponible, con un precio de 1.099 euros.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

No digo que no sea maravilloso ...pero… pagar más de 1000 euros... "Va ha ser que no".

Puntuación 0
#1
Usuario validado en Google+
minecraftcrack
A Favor
En Contra

Vale la pena comprar una Xbox serie s en estés 2022.la serie s de Xbox es la más económica de todas las consolas de videojuegos del año.mejor consola.

https://youtu.be/4nkG-Hr8470

Puntuación 0
#2