Tecnología

Probamos el HP Chromebook x2: formato único para aprovechar las ventajas del procesador Qualcomm

  • Usa el procesador Snapdragon 7c de Qualcomm, en vez de un Intel o AMD
  • Eso permite conseguir un formato de tablet que se convierte en portátil

El HP Chromebook x2 es un dispositivo muy original, tanto por el factor de forma como por el hardware utilizado, que lo diferencia de cualquier otro Chromebook del mercado.

Los Chromebooks ya se han instalado como una alternativa a tener en cuenta si buscamos portátiles baratos, y poco a poco se están expandiendo a otros nichos de mercado. Recientemente hemos podido probar dispositivos como el Acer Chromebook Spin 514 o el Asus Chromebook Flip que así lo demuestran, ofreciendo un formato dos en uno: un portátil que se puede convertir en tablet.

El HP Chromebook x2 11, con un precio de 599 euros, también es un dos en uno, pero desde un ángulo diferente: en realidad es una tablet que se puede convertir en un portátil con los accesorios incluidos. Eso, y el procesador Snapdragon de Qualcomm, lo hacen destacar.

Así es el HP Chromebook x2 11

Cuando sacamos este dispositivo de la caja, parece una tablet convencional de 11 pulgadas; tal vez lo único que realmente llama la atención es la relación de aspecto de la pantalla, 3:2, lo que la hace más alta de lo habitual (o más ancha, dependiendo de cómo la cojas). La calidad de fabricación también es muy buena gracias a un chasis metálico que aporta buenas sensaciones al tacto; pero por lo demás, parece una tablet Android como cualquier otra.

Excepto que no es una tablet Android, claro. Es un Chromebook, y si rebuscamos en la caja, encontraremos la manera de convertirla en un portátil: dos piezas separadas, una que se acopla a la trasera de la tablet y que añade un soporte para mantener la tablet de pie, y un teclado que se pega magnéticamente en la parte inferior. Con eso, empieza a parecerse más a un portátil tradicional.

Es una idea que tal vez te suene, ya que Microsoft lleva años ofreciendo algo parecido con las Surface, tablets que se pueden convertir en portátiles sólo añadiéndoles un teclado. Hay diferencias, tanto en la implementación como en el sistema operativo Chrome OS, pero es un punto de partida similar, algo que me alegra. Esto permite una mayor versatilidad, ya que podemos usar el dispositivo de dos maneras muy diferentes.

Convertido en portátil, el HP Chromebook x2 11 es pequeño, como era de esperar con sólo 11 pulgadas; pero eso lo hace muy fácil de transportar y colocar en cualquier parte, gracias a su peso de sólo 583 gramos, algo ideal si pretendemos trabajar en exteriores o tomar apuntes rápidos.

Es entonces cuando apreciamos la calidad de la pantalla, su alta resolución de 2160 x 1440 píxeles y su tecnología IPS que ofrece ángulos de visión perfectos y un brillo notable. Debido a su relación de aspecto, da lo mejor de sí cuando navegamos por la Web o trabajamos con documentos, y la nitidez que tiene facilitará mucho la lectura; pero también es muy buena mostrando contenido multimedia, con unos colores vibrantes y un contraste que me ha sorprendido. Es una de las mejores pantallas que he visto en un Chromebook, aunque lamentablemente eso no es decir mucho porque suele ser la parte que más sacrificios sufre.

También ayudan mucho los dos altavoces de Bang & Olufsen, que son muy potentes y ofrecen un sonido claro incluso a alto volumen; aunque se echa un mejor tratamiento de los graves. Lo mejor es que no están ocultos, sino en el frontal de la tablet apuntando directamente al usuario; creo que esa es la clave de que se escuchen tan bien, ya que muchas veces nos encontramos altavoces buenos pero que sufren mucho por su posición.

Ahora bien, ¿es este un sustituto para los portátiles convencionales? Para muchos usuarios, puede que sí, ya que ofrece un sistema básico en un formato de tamaño muy reducido; para mucha gente, eso es suficiente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay ciertas limitaciones; por ejemplo, sólo tenemos dos puertos disponibles, y los dos son USB-C; la carga se puede hacer por cualquiera de estos puertos, con un adaptador de corriente de tipo 'ladrillo' demasiado grande para lo que esperaba.

Pero sin duda alguna, el mayor inconveniente está en el teclado. Debido a su diseño y a lo fino que es, resulta ser demasiado inestable a poco que te pongas a escribir en serio. Al principio pensaba que no lo había instalado bien, o que se había metido algo debajo; pero no, es que es así de fábrica. A eso hay que sumar que las teclas tienen un recorrido nulo, por lo que estarás constantemente golpeando la base del teclado. Ha sido una decepción tremenda, y el aspecto que HP tiene que mejorar sí o sí en futuras versiones.

Al menos, tenemos algunas partes muy interesantes, como un lector de huellas dactilares integrado en el botón de encendido de la tablet, por lo que podemos iniciar sesión de manera fácil y segura. También contamos con una webcam que consigue una imagen nítida y de buena calidad, instalada en el sitio correcto para usarla en modo portátil.

Un cerebro diferente

Además del factor de forma, el otro aspecto por el que este dispositivo destaca es el procesador usado. En vez de optar por un Intel o un AMD como muchos Chromebooks convencionales, HP ha elegido un Snadpragon 7c de primera generación, más parecido a los usados en móviles y tablets al estar basado en la arquitectura ARM.

En la práctica, realmente no he notado muchas diferencias, y eso es algo muy bueno. Chrome OS parece estar bien adaptado a esta arquitectura, porque durante el periodo que lo he usado no he notado muchos problemas; he podido usar las mismas apps, navegar por Internet como siempre, e incluso jugar un poco a títulos como Genshin Impact, gracias a la compatibilidad con apps de Android que tenemos en Chrome OS. No esperes gráficos a 60 frames por segundo ni nada de eso, pero al menos es jugable.

Sobre el papel, hay que tener en cuenta que es un procesador menos potente que las alternativas mencionadas; y si abusas del sistema con varias aplicaciones abiertas al mismo tiempo, lo notarás. Pero para un uso casual y para trabajo ligero, es más que suficiente, y aunque sólo tenemos 128 GB de almacenamiento interno, son ampliables con una tarjeta microSD.

Además, me resulta difícil criticar el rendimiento viendo el factor de forma de este dispositivo. Es tan fino como una tablet convencional, y pese a eso el procesador se calienta muy poco incluso cuando lo estamos 'machacando' con videojuegos; la parte trasera de la tablet apenas se nota algo más cálida, y en ningún caso afecta a la experiencia.

La mayor eficiencia del Snapdragon 7c también se nota en la duración de la batería, que puede alcanzar las 11 horas y por lo tanto, durará toda una jornada de trabajo. Simplemente, no existe aún un dispositivo Intel o AMD tan fino como este y que consiga una batería semejante (aunque se estén acercando poco a poco).

Muy especial

El HP Chromebook x2 11 es una buena demostración de las fortalezas de usar un procesador como los Snapdragon de Qualcomm; la eficiencia energética no supone aceptar muchos sacrificios en rendimiento, al menos en Chrome OS, que siendo sinceros, también es mucho más austero con los recursos que Windows.

Es un dispositivo muy atractivo por su formato reducido y por la idea de convertir una tablet en un portátil; aunque haya aspectos que mejorar, como el pésimo teclado. Con todo, es un dispositivo llamativo, especialmente con su precio de 599 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin