Tecnología

El primer "Apple Watch" es de 1988, llegó al espacio y ahora se va a subastar por hasta 50.000 dólares

  • Fue desarrollado por Seiko y regalado a astronautas
  • Podía conectarse con Macintosh portátiles para funciones inteligentes

Una unidad de los relojes más únicos de Seiko, desarrollado para conectarse con los Mac de Apple, ha sido descubierta por sorpresa y será subastada.

El Apple Watch revolucionó el sector de los wearables, de la misma manera que el iPhone revolucionó el de los teléfonos móviles. Su estilo único, su hardware puntero y especialmente, su integración con la plataforma de Apple, son grandes motivos para optar por uno. Pero poca gente sabe que, cuando Tim Cook presentó el Apple Watch hace ya seis años, aquella no era la primera vez que la marca Apple había aparecido en un reloj.

Cuando el transbordador espacial Atlantis fue lanzado en 1991 para desplegar el observatorio de rayos gamma, Compton, llevaba consigo un ordenador Macintosh portátil; su función, permitir a los astronautas enviar correos electrónicos desde el espacio, fue la que captó todos los titulares. Eran los principios de la Web y de Internet tal y como las conocemos, y la idea de que se pudiesen enviar mensajes a la Tierra desde semejante distancia era futurista.

Menos sabido es que al Mac portátil le acompañaba un reloj muy especial. El "WristMac" (Mac de muñeca) era un modelo desarrollado en 1988 por la marca japonesa Seiko, y la principal diferencia respecto a otros modelos digitales era su capacidad de conectarse con el Mac a través del ya obsoleto protocolo AppleTalk y el programa Apple Link.

Este es uno de los primeros ejemplos de dispositivo wearable capaz de conectarse con ordenadores para funciones inteligentes; por ejemplo, los astronautas lo usaron para configurar una alarma que mostraba un recordatorio en la pantalla de las tareas pendientes, tanto del día como de la semana. No muy diferente de poner un recordatorio en nuestro Apple Watch hoy en día; también podía almacenar números de teléfono, aunque no parece que tuviese la capacidad de enviar mensajes o correos.

Seiko se adelantó 25 años a la propia Apple, ya que no fue hasta el 2013 que la compañía empezó a jugar con la idea de desarrollar un reloj propio que ejecutase iOS; aunque en su caso, era imprescindible que fuese capaz de enviar y recibir mensajes.

Ahora, una unidad del WristMac, aún sellada en su caja original, ha sido descubierta en una liquidación de unos almacenes, y será subastada en el sitio ComicConnect.com. Su CEO afirma que se trata de uno de los dispositivos más raros, y que por lo tanto, es difícil predecir por cuánto se venderá; las previsiones hablan de un precio final de entre 25.000 y 50.000 dólares, por el excelente estado del paquete, con todos los accesorios (como el disquete con el software necesario para conectar el reloj al Mac).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.