Tecnología

Lenovo Yoga Tab 13 prueba: cine, llamadas, o pantalla secundaria, esta tablet vale para todo

  • La nueva tablet de Lenovo se puede poner en varios modos
  • Incluye puerto HDMI y altavoces de JBL con Dolby Atmos

La Lenovo Yoga Tab 13 bien puede ser la tablet Android más completa del sector, por la cantidad de posibilidades que ofrece.

Cuando buscamos una tablet, es importante pensar muy bien para qué la necesitamos. ¿Vamos a usarla como un ordenador portátil, o queremos que sirva como centro multimedia? ¿Vamos a jugar con ella, o nos servirá como libro electrónico y para navegar por la web?

Dependiendo de lo que busquemos, será recomendable un modelo u otro. Es raro encontrarse con un modelo como la Yoga Tab 13, que parece aspirar a todos esos propósitos y más. ¿Estamos ante un caso de "quien mucho abarca poco aprieta"?

La tablet más rara y completa

Una cosa está clara: esta tablet es lo suficientemente completa como para adaptarse a cualquier situación; pero para conseguirlo, Lenovo ha tenido que tomar algunas decisiones de diseño muy curiosas.

La parte más llamativa es, sin duda alguna, el 'asa' metálica en la parte trasera de la tablet; aunque parece un añadido algo burdo, es el secreto de la versatilidad de esta tablet. Con esta pieza, podemos colgar la tablet de un gancho o una barandilla (pero no de una mesa), y usarla como una pantalla inteligente en cualquier parte, incluso si no tenemos una mesa disponible.

Esto puede ser especialmente útil en el jardín, en una fiesta o en una reunión, como aparato multimedia desde el que ver series con amigos gracias a la pantalla de resolución 2160 x 1350 píxeles. El brillo de 400 nits podría ser mejor para el uso en exteriores, pero al menos el tratamiento del color es bueno y es compatible con Dolby Vision, por lo que podremos disfrutar de nuestras películas favoritas con una gran calidad.

El asa también sirve de soporte para mantener la tablet de pie, en un ángulo de 45 grados, en una mesa; en este modo, y siempre que la mantengamos enchufada, puede servir como asistente personal con Google Assistant, permitiéndonos hacer videollamadas en grupo gracias a apps como Google Meet o Zoom y su cámara frontal de 8 MP con una calidad decente pero no espectacular. Curiosamente, no tenemos cámaras traseras, y la verdad es que no las echo de menos.

Por último, podemos cerrar el asa y la Yoga Tab 13 se convertirá en una tablet Android 'convencional', aunque aquí las comillas son importantes. Es una de las tablets más grandes, con una pantalla de 13 pulgadas, y aprender a usarla puede ser complicado al principio, especialmente si no has usado nunca un 'dos en uno'.

Altavoces JBL potentes

Además, es en este modo de tablet que nos damos cuenta de la otra característica única de la Yoga Tab 13: los altavoces, dispuestos en la base tubular. Cuando ponemos la tablet de pie, estos altavoces están en la parte inferior, ofreciendo el mejor rendimiento.

Los altavoces, de la marca JBL, son potentes y de buena calidad, ofreciendo un buen rendimiento en contenido envolvente aunque no estén especializados en esto. Son compatibles con Dolby Atmos, y eso se nota en películas; aunque me hubiera gustado un poco más de impacto en los graves, el tratamiento de los agudos es muy bueno.

En las manos, el conducto de los altavoces permite agarrar la tablet con mayor seguridad, algo importante teniendo en cuenta su tamaño; es algo parecido a coger un libro muy grande. Además, así notaremos que la parte trasera está semicubierta de un material similar a la alcantara; es una sensación que odias o amas.

Pero no hemos terminado. Aún hay más maneras en las que puedes usar esta tablet. Por ejemplo, como monitor secundario; a la izquierda hay un puerto mini-HDMI que, con el cable incluido, podemos conectar a la salida HDMI de un ordenador como, por ejemplo, un portátil.

Así, la Yoga Tab 13 se puede convertir en una pantalla secundaria para el portátil, aumentando exponencialmente la productividad. Es un proceso sencillo que sólo implica conectar el cable incluido a los respectivos puertos; la tablet automáticamente reconocerá la entrada de vídeo y podremos configurarla como una pantalla secundaria normal y corriente.

No me ha gustado tanto que esos sean los únicos puertos disponibles: un USB-C y un HDMI; ni siquiera tenemos una salida de audio de 3,5 mm, y aunque Lenovo incluye un adaptador USB-C para conectar auriculares o altavoces, eso supone perder acceso al único puerto USB-C que tenemos.

Un mundo de posibilidades

La Yoga Tab 13 es una de las tablets más completas y versátiles que he podido probar. Podemos usarla como una tablet Android convencional, sólo algo más grande de lo habitual; o como un centro multimedia portátil, para ver películas y disfrutar de música en grupo. O incluso como pantalla secundaria para el ordenador. También puede ser una consola portátil, ya que el procesador Snapdragon 870 y la gráfica Adreno 650 tienen suficiente potencia como para ejecutar los últimos títulos; y siempre podemos usar un servicio de juegos en la nube como Xbox Game Pass o Google Stadia.

La cantidad de posibilidades es elevada, aunque, a cambio, el precio también lo sea. La Lenovo Yoga Tab 13 está disponible por 799 euros en la tienda de Lenovo, con una oferta que la deja en 719,10 euros; aunque pueda parecer demasiado para una tablet Android, en realidad yo diría que es un buen precio teniendo en cuenta el mayor tamaño, los altavoces integrados y el asa. Si el tamaño de 13 pulgadas nos parece excesivo, también tenemos la Yoga Tab 11, que basa en un concepto muy parecido, pero con pantalla de 11 pulgadas y procesador Helio G90T, por 429 euros (386,10 euros de oferta).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin