Tecnología

Este disco duro tiene nada menos que 18 TB y para conseguirlo, usa helio: probamos el Toshiba MG09

  • La nueva gama MG alcanza los 18 TB de capacidad
  • Son los discos duros de mayor fiabilidad y seguridad de Toshiba

La nueva gama MG09 de Toshiba es la primera de la compañía que usa tecnologías como EAMR en conjunción con helio para conseguir una capacidad absurda.

La mayoría de los discos duros y SSDs que he podido probar se quedan en el terabyte de capacidad; al fin y al cabo, eso suele ser suficiente para comprobar las características del dispositivo y su rendimiento. No solo eso, sino que 1 TB es la capacidad que suele escoger el usuario medio, por ser el equilibrio perfecto entre coste y posibilidades.

Por eso, me perdonará el lector si me quedé algo patidifuso cuando tuve en mis manos el nuevo MG09 de nada menos que 18 TB. Se me hizo muy difícil comprender semejante cantidad de almacenamiento al mismo tiempo, y aún más cómo Toshiba lo había conseguido.

Es un disco duro normal…

Lo mejor de todo es que, por fuera, este es un disco duro como otro cualquiera. Aparte del indicador de capacidad, no hay nada que nos haga creer que tenemos algo especial entre manos. Es un HDD de 3,5 pulgadas, normal y corriente y que podemos instalar en nuestro ordenador; aunque evidentemente, está pensado para ser usado en servidores, que es donde este producto se encontrará más a gusto.

Pero como decía, por ahora no hay nada que indique eso. Una vez instalado y formateado, este disco duro se comporta correctamente. Las pruebas de rendimiento, que hice más por costumbre que por otra cosa, fueron justo las que me esperaba de un disco duro normal, con benchmarks rondando los 300 MB/s en lectura y escritura secuencial, y pruebas reales que rondaron entre los 120 y los 140 MB/s en copia de archivos de tamaños variados. En otras palabras, está bien, pero no es espectacular.

Por supuesto, la clave está en la increíble cantidad de espacio que tenemos disponible. Es más de lo que un usuario normal realmente aprovechará, y por eso este dispositivo está más orientado a empresas y organizaciones que requieran almacenamiento fiable y extenso.

El secreto de Toshiba

La clave para obtener semejante capacidad ha estado en el uso de las últimas tecnologías de almacenamiento. Por ejemplo, estos son los primeros discos duros de Toshiba que usan la tecnología EAMR, también conocida como grabación magnética asistida por energía.

El gran problema del almacenamiento basado en disco es, simplemente, el espacio físico disponible. Si simplemente grabamos bits uno tras otro, tarde o temprano se nos acabará el sitio, y los fabricantes llevan décadas luchando contra esto con varias técnicas; el gran obstáculo es que el cabezal que se encarga de escribir y leer los bits no es lo suficientemente preciso como para juntar más los bits y así ganar más capacidad en el mismo espacio.

EAMR es una tecnología que se basa en aplicar una corriente eléctrica al cabezal durante la operación de lectura o escritura, creando un campo magnético que permite obtener una señal más consistente; más consistencia implica una mayor precisión. Traducción: los bits están más cerca los unos de los otros, sin que esto afecte a la hora de leerlos.

La otra tecnología, esta algo más veterana, es el uso de helio en el interior de la unidad. Y es que Toshiba ha conseguido meter nada menos que 9 discos en el interior, y eso da lugar a todo tipo de problemas. Cuando tenemos tantos discos en un espacio tan pequeño, todos girando a 7.200 rpm y cada uno con sus cabezales, el propio aire empieza a ser un problema, generando fricción y a su vez, calentamiento y dificultad para que los cabezales se muevan. La solución es llenar la unidad de helio, un gas mucho menos denso; como consecuencia, esta unidad está sellada completamente, ya que cualquier fuga variaría la densidad inmediatamente y podría provocar la destrucción de los componentes.

Fiabilidad y durabilidad

Pese al uso de tecnologías tan avanzadas, o más bien precisamente por ello, este es uno de los discos duros más resistentes que podemos encontrar. Está diseñado para una carga de trabajo de nada menos que 550 terabytes cada año, algo que incluso los usuarios con síndrome de Diógenes no podrán alcanzar. Bromas aparte, es evidente que estos discos no están diseñados para almacenar información y dejarla ahí; deben trabajar constantemente, escribiendo y obteniendo datos durante las 24 horas del día.

Durante ese tiempo, pueden ocurrir muchos problemas, y el MG09 tiene lo necesario para hacer frente a ellos. Por ejemplo, uno de los más habituales es la cantidad de vibraciones generadas por el propio dispositivo. Este disco duro tiene sensores de vibración giratoria (RV por las siglas en inglés) integrados, capaces de compensar la vibración detectada por tener varios discos duros juntos en el mismo servidor.

En el interior, Toshiba usa la tecnología Stable Platter Technology para reducir las vibraciones, usando un estabilizador de eje del motor en ambos lados. En otras palabras, los discos giran de manera precisa y sin vibraciones indeseadas que podrían provocar problemas a largo plazo.

Incluso si ocurre un problema, aunque no esté relacionado con la vibración, hay varias salvaguardas. La tecnología Persistent Write Cache se asegura de que los datos están seguros en un corte de luz, incluso aunque se estén escribiendo en el disco duro en ese momento; en ese caso, el sistema guarda los datos en la memoria caché Flash, y espera a que vuelva la energía para continuar escribiéndolos en el disco.

El rendimiento no se ha dejado atrás, y aunque tiene las limitaciones propias de un disco duro, nos ofrece dos opciones, con interfaz SATA de 6 Gbit/s y SAS de 12 Gbit/s con dos puertos. Todo ello, con garantía limitada de 5 años.

La gama MG de Toshiba empieza en 1 TB de capacidad, y llega hasta los 18 TB de este MG09; pero también hay otras opciones, como los MG07 con grabación magnética convencional y 14 TB y 12 TB de capacidad. Como ocurre con estos productos profesionales, hablar de precios de venta al público es algo inútil, y dependerá en buena medida de nuestras necesidades como empresa y las soluciones por las que optemos para nuestros servidores.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Recuperar los datos de un disco dañado de 1TB cuesta un put..verano. No me quiero ni imaginar el tiempo necesario para recuperar un disco de 18TB. Supongo que los datos se los tendrás que dejar en herencia a tus nietos, porque es de suponer que ya habrás palmado cuando acabe el programa de recuperación.

Puntuación 0
#1