Tecnología

Polémica con la nueva PlayStation 5: se calentaría más por el ahorro de costes de Sony

  • La nueva versión de la PS5 llegó para ahorrar costes de fabricación
  • El disipador es más pequeño y por eso se calentaría más

Después de que Sony haya anunciado que ya no sufre pérdidas con cada PlayStation 5 vendida, aficionados han descubierto cambios en el hardware.

Como es habitual en el sector de las consolas, los fabricantes suelen perder dinero con cada unidad vendida, especialmente durante los primeros meses de vida; pero se compensa por el cobro de licencias de los juegos lanzados en la plataforma, y a largo plazo, es una buena estrategia para conseguir una buena base de usuarios.

También es normal que las consolas cambien con el paso del tiempo, ya sea porque los procesos de fabricación son mejorados, o porque se encuentran mejores soluciones. Por todo esto, a nadie le sorprendió que Sony empezase a ganar dinero con cada PlayStation 5 vendida con el lanzamiento de un nuevo modelo, indistinguible por fuera respecto al original.

Pero ahora, el youtuber Austin Evans ha revelado que la nueva PlayStation 5 tiene cambios internos importantes; tanto, que pueden afectar al rendimiento de la máquina. Algunas de las modificaciones son simples, como nuevos tornillos, pero la más importante es sin duda alguna, el nuevo disipador.

Comparado con el de la PS5 original, el nuevo disipador es mucho más pequeño; como resultado, la consola ahora pesa 300 gramos menos, simplemente porque no hay tanto metal para disipar el calor. Evans comprobó en persona las consecuencias del cambio cuando ejecutó juegos: la nueva consola expulsa aire más caliente que la original, lo que podría indicar que el sistema se calienta entre 3 y 5 grados más. Esto, en un sistema que ya va al límite como es el procesador basado en la plataforma Zen de AMD, puede provocar fallos a largo plazo.

Sin embargo, las pruebas de Evans han recibido críticas por haber medido la temperatura externa, la que sale por las ranuras de refrigeración, y no la interna; la subida de temperatura, afirman los críticos, significa que la nueva consola está expulsando mejor el aire caliente y que este ya no se queda dentro de la caja. Además, otra ventaja es que el nuevo ventilador es menos ruidoso y no se nota tanto mientras jugamos.

La respuesta de Evans es que eso no tiene sentido, teniendo en cuenta que el disipador es físicamente más pequeño y por lo tanto, el calor del sistema aumenta y el ventilador, más débil, no es capaz de expulsarlo todo de la caja.

Probablemente sólo Sony sabe la verdad detrás de esta subida de temperaturas; pero la compañía ha sido poco transparente con este cambio, vendiendo el nuevo modelo como si fuera el antiguo y sin indicar que se trata de una nueva versión.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

¿Que aun se calienta más?...Pues lo que le faltaba a ese engendro de consola. Si ya era una aberración que tuviera el SSD principal muy pequeño y soldado a la placa base y que el segundo SSD para ampliación no tuviera entradas de refrigeración, los 500 pavos que cuesta nos van a duran cuatro días. La verdad es que Sony cada día se luce más.

Puntuación 0
#1