Tecnología

La tablet barata más recomendable: probamos la Amazon Fire HD 10

  • Amazon renovó su tablet más grande para el 2021
  • Está diseñada para aprovechar todos los servicios de Amazon

La Amazon Fire HD 10, con un precio de partida de 149,99 euros, es algo más que una alternativa: es la única opción si tenemos un presupuesto ajustado y podemos aceptar algunas limitaciones.

Con el éxito de los lectores de libros electrónicos Kindle, Amazon intentó expandirse con otros dispositivos como tablets y smartphones; y aunque el Kindle Phone fue un fracaso, las tablets Fire HD siguen siendo excelentes por un simple motivo: su precio.

Ahora, hemos podido probar el último miembro de la familia que se ha renovado, la versión del 2021 de la Fire HD 10; respecto a la versión anterior, lanzada en el 2019, no hay muchas novedades, pero no las necesita para seguir dominando un mercado, el de las tablets Android baratas, del que esperábamos mucho más.

Simple pero efectivo

La Fire HD 10 2021 se basa en el mismo procesador Mediatek Helio P60T de su predecesora, ahora acompañado de 3 GB de memoria RAM en vez de 2 GB; pero lejos de ser un inconveniente, el rendimiento de esta tablet sigue siendo el mejor en su rango de precios. Ya sea por el aumento de memoria, o por mejoras en el sistema Fire OS, no he tenido ningún problema en usar varias apps, navegar por páginas web y e incluso jugar un poco, aunque juegos exigentes como Genshin Impact no son recomendables. Al menos, servicios como Xbox Game Pass, basados en la nube, funcionan bien. Eso ya es más de lo que puedo decir con otras tablets baratas, en las que el gran sacrificio para conseguir un bajo precio es el procesador.

La batería también es digna de mención, o más concretamente, la eficiencia energética. Amazon promete 12 horas de uso, y la verdad es que las cumple y a veces, las supera. Eso la coloca muy bien si necesitamos un acompañante a nuestro móvil y no queremos llevar un portátil encima. Sin embargo, la carga no es rápida y en la caja no viene cargador, así que necesitarás uno; al menos, la conexión USB-C garantiza compatibilidad con cualquiera que sea moderno.

Por fuera, tampoco hay muchos cambios, pero de nuevo, no eran necesarios. Sigue siendo un diseño muy austero, sin florituras ni nada especial que la haga destacar. Si imaginas "tablet" en tu mente, probablemente imaginarás una Fire HD, así de genéricas son. Aún así, hay pequeños detalles extraños, como la posición del mencionado puerto USB-C que, junto con el jack de audio de 3,5 mm, se encuentra en la parte superior, y no la inferior como es habitual. Eso significa que comparte sitio con los botones de encendido y volumen. Todo está concentrado en ese lado, con el resto de los bordes del dispositivo completamente vacíos. No puedo decir que haya afectado mucho al uso, pero es curioso, como mínimo.

Como también es curiosa la funda oficial de Amazon, que también he podido probar. Está completamente fabricada en materiales reciclados, plástico y tela, y aunque el tacto es algo áspero, eso ayuda a que no se caiga; más notable es que la cubierta se dobla para hacer las veces de soporte, permitiéndonos poner la tablet de pie sobre la mesa. Aunque no lo parezca, es estable y soporta nuestros toques sin caerse, aunque 39,99 euros puede ser demasiado para mucha gente.

Los bordes de la pantalla también son más gruesos de los que la industria nos está acostumbrando, lo que hace que la tablet no sea tan pequeña como podría ser. Al menos, tengo pocas quejas con la pantalla. Con una resolución de 1920 x 1200 píxeles en 10,1 pulgadas, es nítida, el tratamiento de los colores es bueno, y puedo estar horas y horas mirándola sin problemas. No es la mejor pantalla que he visto a este precio, pero tampoco es la peor. Como novedad en esta versión, está protegida con cristal de silicato de aluminio reforzado, lo que debería garantizar que no se nos rompa a las primeras de cambio.

Imprescindible si usas Amazon

Mientras que el hardware es poco llamativo, el software es otra historia. Amazon sigue apostando por su propio sistema operativo, Fire OS; aunque está basado en Android, no tiene las apps y servicios de Google, dependiendo en exclusiva de la plataforma montada por Amazon.

La primera diferencia es evidente nada más desbloquear la tablet. La interfaz está dividida en tres pantallas, diseñadas para fomentar el uso de los servicios de Amazon para encontrar nuestro próximo libro, película o compra. La primera pantalla, la que aparece si deslizamos a la izquierda, se basa exclusivamente en eso, en encontrar recomendaciones y mostrar nuevos productos que adquirir o disfrutar con nuestra cuenta de Amazon; ya sean series en Amazon Prime Video, o libros con Kindle Unlimited, aquí lo encontraremos.

La pantalla que aparece si deslizamos a la derecha, en cambio, recopila todo el contenido que ya tenemos, ya sean apps que hemos comprado y aún no hemos instalado, o libros pendientes de leer. La pantalla central es la principal, desde la que podemos acceder a las apps instaladas. Hasta aquí, todo normal, aunque puede que de vez en cuando te encuentres recomendaciones de nuevos lanzamientos.

Ese es el gran problema de la interfaz de Fire OS: da la sensación de que la función de las tres pantallas se difumina, y al final, todas sirven para lo mismo: para que gastes en Amazon y pases más tiempo en sus servicios. Que la pantalla de apps empezase a mostrar recomendaciones de nuevos libros que me podrían gustar me provocó un gran rechazo; si quiero recomendaciones, voy a la pantalla de la izquierda, que está dedicada en exclusiva para eso. En un intento de hacerme gastar un poco más, Amazon sólo consiguió enfadarme.

Android, pero no Google

Fire OS tampoco es amigable si quieres hacer otra cosa que no sea usar servicios de Amazon. Ya hemos dejado claro que aquí no encontrarás los servicios de Google y, por lo tanto, tampoco la Play Store. Dependemos de la Amazon App Store, que, aunque ha mejorado mucho en los últimos años, sigue ofreciendo pocas apps.

Es preocupante que, incluso cuando Amazon consigue convencer a desarrolladores, estos no apuestan del todo por su plataforma. Por ejemplo, una de las pocas apps que tenemos preinstaladas es Office de Microsoft, con todo el gran potencial de sus aplicaciones de ofimática; pero en la App Store no nos encontramos su navegador web Edge (ni cualquier otro popular) y tenemos que conformarnos con Silk de Amazon. Es chocante teniendo en cuenta la alianza Amazon-Microsoft que permitirá usar esta App Store de Android en Windows 11.

Si bien hay métodos para saltarse estas restricciones, no son recomendables para el usuario poco puesto en estas cosas, al abrir la puerta a instalar malware en la tablet.

La mejor, con letra pequeña

Con todo, la sensación que me ha dejado la Amazon Fire HD 10 es excepcional. No hay absolutamente nada igual por este precio, que ofrezca la misma experiencia, más propia de una tablet que cuesta 100 o incluso 150 euros más. Pero también es una tablet atada a la plataforma de Amazon, que espera que seamos suscriptores de todos sus servicios para poder aprovecharla lo mejor posible.

Si somos capaces de aceptar eso, la Fire HD 10 es la mejor tablet por el precio que tiene. Podemos conseguirla a partir de 149 euros, con 32 GB y publicidad (164,99 euros sin publicidad), o por 189,99 euros con 64 GB con publicidad (204,99 euros sin publicidad).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin