Tecnología

Esta tarjeta gráfica me ha permitido jugar a lo último: prueba AMD Radeon RX 6700 XT

  • Este modelo se encuentra a medio camino de la gama alta y la media
  • Es compatible con la nueva tecnología de AMD que permite ganar rendimiento

La RX 6700 XT se encuentra en un punto medio entre la gama alta y la gama media, una posición ideal para ofrecer la potencia suficiente para jugar a cualquier cosa.

AMD estrenó la arquitectura RDNA 2 con las RX 6800, 6800 XT y 6900 XT, modelos de gama alta que ofrecen el mejor rendimiento, especialmente si tienes un monitor 4K. Pero para la mayoría de jugadores, no son la mejor elección, por un precio prohibitivo (especialmente en estos tiempos de criptomonedas) pese a la potencia que ofrecen.

La RX 6700 XT se encuentra un escalón por debajo, tanto en rendimiento como en precio, y puede ser el punto de entrada perfecto para jugar a los últimos juegos sin problemas. Lo he comprobado de primera mano, con una unidad que he podido instalar en mi equipo para disfrutar de los títulos lanzados en los últimos meses.

El equilibrio justo

Que este no es un modelo de gama alta es evidente sólo con ver el diseño por defecto del disipador y los ventiladores, ideado por AMD; no es tan grueso y pesado como el de la RX 6800, aunque sigue siendo lo suficientemente grande como para que sea recomendable hacer mediciones en tu caja antes de comprarla.

Esto es importante por dos razones. Por una parte, no necesitarás nada especial para usar esta gráfica; una placa base convencional debería ser suficiente para aprovecharla, incluso si el conector PCI-Express no está reforzado (aunque eso sigue siendo recomendable en general). Como es habitual, la gráfica ocupará el espacio de dos ranuras, pero no molestará al resto de componentes y es posible instalar otra tarjeta justo debajo, dejando un cierto margen para que los ventiladores hagan su trabajo.

Pero donde realmente notaremos ese "escalón por debajo" es en las conexiones a la fuente de alimentación: esta tarjeta requiere un conector de ocho pines y uno de seis pines, en vez de dos de ocho como los modelos más punteros. Todo eso también implica que esta gráfica no se calienta tanto, ya que la GPU no alcanza frecuencias demasiado altas; la eficiencia energética está fuera de toda duda, teniendo en cuenta la potencia que ofrece.

Tradicionalmente, los diseños de referencia como este no han sido atractivos, y normalmente han tenido ventiladores de tipo "blower", que absorben aire de la caja y lo expulsan al exterior. Pero con esta generación, AMD ha apostado por un diseño más parecido al de terceros como Asus, Gigabyte o MSI, en el que los ventiladores expulsan el aire caliente que se acumula en el disipador hacia el interior de la caja. Como resultado, si optas por este diseño por defecto en vez de uno personalizado, no perderás mucho en cuestión de disipación de calor.

Rendimiento a la altura

La eficiencia energética también ayuda, aunque eso no significa que esta GPU sea poco potente; más bien al contrario. La RX 6700 XT está dirigida a usuarios de monitores de resolución 2K, con altas tasas de refresco como 144 Hz; si es tu caso, esta gráfica puede ser la que necesites para sacarle el partido.

Aunque la resolución 4K a 60 Hz es posible en los juegos menos exigentes, donde esta gráfica realmente brilla es en la resolución 2K o equivalentes. Es así como podemos conseguir tasas de frames superiores a los 100 fps, y superar los 165 fps en muchos juegos de eSports como Apex Legends o Fortnite.

Absolutamente todos los juegos actuales se pueden jugar a esa resolución sin problemas. En mis pruebas, con un equipo que contaba con un Ryzen 5 3600 y 16 GB de RAM, no tuve reparos en subir los gráficos a la máxima calidad posible disponible, y en todos los casos la RX 6700 XT se comportó perfectamente.

Mis pruebas se concentraron en nuevos superventas, como The Ascent, donde su motor Unreal Engine 4 es capaz de mostrar complejos efectos de iluminación y texturas en alta resolución. La media fue de 90 fps y en muchas escenas se superaron ampliamente. La historia se repitió con F1 2021, con tasas muy parecidas, aunque dependía en buena manera de la cantidad de coches en pista. En The Forgotten City, la tasa rondaba siempre los 120 fps, mientras que en Chernobylite la media era de 76 fps con todo al máximo.

La tecnología que estábamos esperando

Durante años, Nvidia ha tenido una gran ventaja sobre AMD: sus nuevas tecnologías reunidas en RTX, como por ejemplo, DLSS; estos algoritmos basados en aprendizaje automático permiten jugar a resoluciones inferiores para ganar rendimiento.

Después de mucho esperar, AMD por fin ha lanzado su alternativa. Se llama FidelityFX Super Resolution (FSR), y tiene el potencial de superar a DLSS en el futuro cercano. Para empezar, es un sistema de código abierto que cualquiera puede usar (sí, incluso Nvidia), y que por lo tanto, no es exclusivo de ninguna gráfica ni sistema; incluso ha sido implementado en las nuevas consolas Xbox.

FidelityFX Super Resolution usa tecnologías de escalado de imagen, para renderizar el juego a una resolución inferior a la nativa. Por ejemplo, en vez de ejecutar el juego a 4K, con la potencia que eso necesita, es posible ejecutarlo a 1080p y ampliar la imagen, usando algoritmos que detectan bordes y reconstruyéndolos en tiempo real a una resolución superior.

Suena complicado, pero lo que he podido probar no podía ser más sencillo. Los juegos compatibles ofrecen una simple opción en el menú de configuración; tenemos cuatro opciones: Rendimiento, equilibrado, calidad y ultra-calidad, que afecta a la calidad de la imagen. Cuanto mayor sea, menos beneficios veremos en el rendimiento.

Un juego a resolución nativa (izq) y con FSR en Calidad (der)

En mis pruebas, he comprobado que la opción "Calidad" es la más recomendable, ya que permite obtener muchos más frames por segundo sin afectar seriamente a la calidad de imagen. Con esa configuración, en una escena exigente de Necromunda: Hired Gun pasé de 73 fps a 134 fps, un aumento de casi el 50%. Es cierto que, cuando miraba las texturas de cerca, las notaba más borrosas; pero en un juego rápido como Hired Gun, eso es lo último en lo que te fijas.

Un detalle que me ha gustado mucho es que las letras y la interfaz no se ven borrosas, al menos en los juegos que he probado. Sin embargo, también noté algunos artefactos visuales, especialmente en Chernobylite, donde las texturas de los edificios lejanos provocaban fallos.

Preveo que FidelityFX Super Resolution va a ser más útil en juegos de acción o de carreras, que sean rápidos y en los que obtener muchos frames por segundo sea vital. En cambio, en juegos como Edge of Eternity, con exploración tranquila y combate por turnos, no noté tanto la diferencia de rendimiento, y decidí desactivar la funcionalidad para obtener una imagen más clara.

Por el momento, el gran inconveniente de FidelityFX Super Resolution es que hay pocos juegos compatibles en comparación con DLSS de Nvidia; pero cada vez hay más y muchos juegos recientes incluyen la compatibilidad de serie.

Si la encuentras, tírate a por ella

La RX 6700 XT ofrece justo lo que esperaba: un gran rendimiento con un consumo controlado. Sólo por eso, ya sería una alternativa recomendable para cualquiera que busque aprovechar su monitor 2K.

Pero más importante, es que esta tarjeta me ha hecho ganar optimismo para el futuro. El mercado necesitaba alternativas más allá del equipo verde y, hasta ahora, AMD ha conseguido aportarlas. No hablo sólo de la RX 6700 XT, sino también del desarrollo de tecnologías como FidelityFX Super Resolution, que me han permitido exprimir su rendimiento y conseguir tasas de frames con los que sólo podría soñar.

El problema, como seguramente has previsto, es el precio. La RX 6700 XT tiene un PVP de 489 euros, lo cual ya sería algo alto en comparación con opciones de Nvidia; pero absolutamente nadie va a pagar ese precio. Hoy en día, es imposible encontrarla por menos de 900 euros en sitios como PcComponentes, y es posible que los precios sigan subiendo.

Por lo tanto, mi recomendación es que, si puedes encontrarla a un buen precio, te tires a por ella; bien puede ser la única oportunidad que tengas de obtener una tarjeta gráfica competente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin