Tecnología

Una de las mejores funciones de la Xbox llegará a Windows 11 y Windows 10

  • Microsoft implementará DirectStorage de las consolas Xbox
  • Windows 11 se verá más beneficiado en videojuegos
Windows 11 cargará juegos más rápido

Microsoft ha confirmado que DirectStorage, una tecnología inicialmente desarrollada para las consolas Xbox Series X y Series S, finalmente llegará a ordenadores con Windows 11 y Windows 10, aunque en este último caso estará algo más limitada.

DirectStorage nació como respuesta a uno de los grandes problemas de usar una arquitectura de PC en una consola: el acceso a la memoria. Normalmente, el procesador sirve como el pilar de un ordenador, y la mayoría de las acciones deben pasar por él; esto es lo más lógico, ya que normalmente es el chip más potente presente. Sin embargo, en una consola y un PC gaming, la tarjeta gráfica necesita prioridad.

La solución de Microsoft fue DirectStorage, una API (conjunto de instrucciones) que los desarrolladores pueden usar para agilizar sus juegos. Permite que la GPU acceda directamente a los datos que necesita cargar, en vez de tener que esperar que la CPU se los envíe. Este acceso rápido a memoria, por lo tanto, reduce los tiempos de carga y permite una tasa de transferencia muy superior.

En la práctica, DirectStorage hace que los juegos tarden menos en cargar, además de permitir gráficos más impresionantes, ya que la GPU puede cargar elementos como texturas en alta definición directamente de la memoria.

Ahora, Microsoft ha detallado cómo va a traer esa tecnología a los ordenadores, como parte de su estrategia para unificar su plataforma; la idea es que los desarrolladores que usan DirectStorage en sus juegos de Xbox también lo puedan usar en la versión para PC, y viceversa.

DirectStorage se usará de tres maneras en Windows. Para empezar, en vez de enviar una petición por cada elemento del juego, el sistema las juntará en una sola, por lo que no habrá que comprobar cada una por separado.

Los elementos de los juegos, como las texturas, la música o los modelos tridimensionales, normalmente están comprimidos para ocupar menos espacio en disco, y es el procesador el que se encarga de descomprimirlos dependiendo de lo que haga falta; ahora, la gráfica será la encargada, lo que le permitirá cargar esos elementos directamente en el juego, en tiempo real, conforme los descomprime.

Por último, DirectStorage podrá aprovechar la nueva pila de software de Windows 11, que usarán todos los programas diseñados para el nuevo sistema para acelerar la carga; en Windows 10, se usará el sistema actual, más lento.

Con estas novedades, los ordenadores Windows 11 ganarán mucho rendimiento en videojuegos. Ya sabíamos que el nuevo sistema es más liviano, y en pruebas reales se nota más rápido, pero esta novedad confirma que notaremos la diferencia a la hora de jugar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin