Tecnología

Wiko View 4: un 'smartphone' para el día a día con una batería muy potente y a un precio bajo

Aunque la mayoría de los smartphones que usamos y que llegan a nuestros oídos son de fabricantes asiáticos, algunos (no tan pequeños) fabricantes europeos se hacen hueco en el mercado, como es el caso de Wiko, una entidad francesa con sede en Marsella que ocupa la segunda posición en venta de smartphones libres en su país de origen. En España, su cuota es, aproximadamente, del 5% (una cifra a la que llegó después de que la llegada de Xiaomi le quitase algo de terreno).

La marca ha sabido posicionarse en la gama baja, con terminales por menos de 200 euros, diseños sencillos y componentes muy solventes. Es el caso de su nuevo View 4, un modelo que aterrizó en España en marzo y que demuestra ofrecer muchas posibilidades por un precio asequible.

Primera impresión

En la caja podemos encontrar el terminal y una pequeña "caja" con instrucciones (donde en algunas marcas están introduciendo últimamente una funda de silicona, pero no en este caso). Viene con un cargador USB tipo A y, ojo, con unos auriculares. Es llamativo que, por el precio que tiene y en un punto en el que ya prácticamente ningún fabricante incluye auriculares, venga con estos a juego con el resto del terminal. Son de cable y se escuchan considerablemente bien (una cuestión en la que ayuda el buen sonido del propio teléfono), pero no son especialmente ergonómicos por su forma y tampoco vienen con 'gomas' de repuesto para adaptarlos a nuestros oídos.

Este smartphone de esquinas redondeadas se presenta con una pantalla grande y ambos lados aplanados. En la pantalla se introduce el 'notch' de la cámara delantera, mientras que en la parte trasera se encuentra la triple cámara en una isla colocada en la parte superior izquierda, junto con el flash. Una cosa que cabe destacar de este View 4 es el diseño con acabado de espejo de la parte posterior que, a cualquier luz, refleja una serie de colores junto con un color azul especialmente bonito. Los lados también presentan una serie de colores a través de un degradado que va de cobre al azul principal del teléfono. Nada que objetar a primera vista.

En cuanto a los laterales, incluye en la izquierda el encaje de la tarjeta SIM (para dos SIMS y SD Card a la vez) y un botón dedicado a Google Assistant; en la parte interior, un micro USB y un altavoz; en la parte superior, un conector de auriculares. No cuenta, sin embargo, con lector de huellas, algo ahora mismo bastante habitual incluso en terminales baratos.

Hardware

La pantalla de este smartphone es una LCD IPS de 6,52 pulgadas con resolución HD+. La iluminación es bastante correcta, aunque el brillo automático funciona peor de lo esperado y al final es mejor hacerlo manualmente. Las dimensiones de la pantalla son muy adecuadas, deja una pantalla grande en la que ver cosas de forma nítida y cómoda sin llegar a ser un terminal gigantesco y poco abarcable. En cuanto a la cuestión táctil, funciona correctamente, aunque no es especialmente fluida y no da esa sensación de deslizamiento suave pasando de pantalla a pantalla que sí dan otros dispositivos.

La triple cámara trasera se corona con una lente principal de 13 MP, seguida de un gran angular de 5 MP y de un sensor de profundidad de 2 MP. Aunque se queda un poco atrás de sus principales competidores en cuanto a MP, la calidad no es mala y consigue buenas tomas, sobre todo en situaciones de poca luz (dejando un poco que desear en tomas oscuras). Lo mismo pasa con la frontal de 8 MP. Aunque no incluye RAW ni enfoque manual, sí ofrece HDR automático e IA, modo nocturno, desenfoque en profundidad y el habitual modo belleza. Aunque ninguno destaca por su calidad, sí logra conseguir imágenes bonitas con un poco de maña y buena luz. Permite grabar vídeo en cámara lenta y hacer fotos en 'time lapse'.

Software

Todas estas pegas se compensan, en gran medida, con un buen rendimiento que ayuda también a mejorar la fotografía y a que el uso del móvil se haga dinámico, rápido y cómodo. El funcionamiento interior del teléfono es bastante bueno a pesar de que solo cuenta con 3 GB de RAM y 64 GB de memoria interna (ampliable). El procesador es un MediaTek Helio A25, más que útil para un funcionamiento habitual con aplicaciones básicas de chat, música, vídeo, gestión de fotos, juegos con poca potencia, etc. Quizá sí que encontraríamos algún problema procesando vídeo o con juegos que requieran gráficos potentes. El wifi que soporta no es 5, por lo que se puede quedar un poco corto si quisiéramos tirar al 100% de nuestra fibra óptica, y sí cuenta con bluetooth. Como hemos comentado antes, no dispone de lector de huellas dactilares ni reconocimiento facial.

El buen rendimiento cotidiano se completa con un enfriamiento rápido, Android 10 y un modo oscuro muy logrado, además de con, por supuesto, una batería potente. En un momento en el que la autonomía de los teléfonos ha cobrado una importancia esencial, ofrecer al menos día y menos de batería es lo más habitual. En este caso, una pila de 5.000 mAh que dura dos largas jornadas haciendo un uso moderadamente intensivo de él (la marca promete tres días, aunque se entiende que es haciendo un uso normal) y que lo acompaña una carga rápida de 10 W. Esta carga tampoco es demasiado y, por eso, mientras terminales del mismo precio logran cargar en una hora, hay que esperar hasta tres horas para cargarlo completamente y, aproximadamente, una hora para cargarlo a la mitad. Aunque no es especialmente rápido, tenemos la certeza que tres horas de carga nos van a dar dos días de conectividad.

En resumen

Este modelo, que puede adquirirse por 169 euros en numerosos minoristas, cuenta con varias desventajas, como ser de una marca poco conocida y tener muchos competidores de renombre, como puede ser Xiaomi. Sin embargo, es buena alternativa si no se quieren móviles chinos y por un precio muy asequible ofrece una serie de funcionalidades básicas que son más que suficientes para un uso cotidiano del teléfono. El terminal en sí es cómodo y (muy) bonito y la pantalla es adecuada para ver vídeos, imágenes y para su uso habitual. El sonido es bueno (alto y bastante nítido incluso con los auriculares que incluye) y sin duda la batería es un punto muy fuerte a la hora de decidirse por él.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.