Tecnología

Andalucía, Castilla-León y Galicia, principales destinos para las ayudas al Internet rural

  • Las tres comunidades acaparan más de la mitad de las subvenciones
  • La cobertura de velocidad ultra rápida prevé llegar al 93,1% de la población en 2021
  • Las 'telecos' encuentran estímulos para la inversión en las zonas poco rentable
Foto de archivo de un paisaje rural español. Foto Ángel santos / Unsplash

Las zonas rurales de Andalucía, Castilla-León y Galicia serán los principales destinos de las ayudas para la extensión de la banda ancha, según se desprende de la Resolución de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales a la ha tenido acceso este periódico. En dicho documento se convocan las ayudas para la realización de proyectos en el marco del Programa de extensión de la banda ancha de nueva generación (conocido por las siglas Peba). A partir de ahora, los operadores de telecomunicaciones podrán realizar sus cábalas y elegir las zonas en las que estratégicamente les interese buscar nuevos clientes en zonas poco rentables.

Andalucía, Castilla-León y Galicia acaparan más de mitad de las ayudas, con 42,1 millones, 19,5 millones y 17 millones de euros, respectivamente, entre los fondos Feder y los nacionales. El importe total de las ayudas para el conjunto del país rozan los 143 millones de euros. Estas subvenciones aportan alicientes económicos suficientes para desplegar nuevos accesos a Internet que en condiciones normales de mercado no resultarían viables para los operadores de telecomunicaciones. Por el contrario, la puesta en marcha de estos planes contribuye la reducción de la brecha digital y, por tanto, prevé impulsar la movilidad demográfica.

La reciente crisis sanitaria del Covid-19 ha catapultado el teletrabajo y tele educación, fenómenos que prometen tener continuidad en el tiempo. No obstante, sólo aquellas zonas rurales con conectividad podrán acoger a estas familias urbanas presumiblemente predispuestas a cambiar su lugar de residencia.

La nueva convocatoria, recientemente aprobada por el Consejo de Ministros, otorgará ayudas para la extensión de redes de comunicaciones electrónicas de banda ancha de al menos 300 Mbps, escalables a 1 Gbps, tanto en sentido descendente como ascendente, en las zonas sin cobertura actual de redes NGA (redes de nueva generación por sus siglas en inglés New Generation Access) y que no tienen previsiones de despliegue a tres años. A todas estas se las conoce en el sector como las zonas blancas NGA.

'Zonas grises'

Como elemento diferencia, el Ejecutivo ha incorporado las denominadas zonas grises NGA como áreas elegibles para recibir ayudas. Es decir, ha convencido a la Unión Europea para que parte de las ayudas se destinen en áreas donde, a pesar de existir banda ancha, estos resultan insuficientes y hay capacidad para que sean mejorados. En concreto, estas zonas grises se corresponde con territorios "donde hay presencia de un solo operador que puede proporcionar servicios a velocidades de más de 30 Mbps, pero sin superar los 100 Mbps", según el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha diseñado la convocatoria de ayudas para que los proyectos sean de ámbito provincial. Es decir, "se seleccionará uno por provincia y se valorará el mayor número de entidades de población cubiertas en el proyecto, para reducir todo lo posible la brecha territorial", según las mismas fuentes.

A pesar de los desequilibrios territoriales y la complejidad orográfica, España es el país con la red de fibra óptica más extensa de Europa. Según datos de la Comisión Europea, la cobertura de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) alcanza al 80,4% de la población española, frente a la media europea del 34%. En zonas rurales, el diferencial de cobertura a favor de España es igualmente relevante: de media, solamente el 21% de los hogares europeos cuentan con FTTH, frente al 46% en nuestro país. Este porcentaje crecerá gracias al programa Peba ya que, una vez que finalicen los proyectos con ayudas concedidas en las convocatorias anteriores, la cobertura de velocidad ultra rápida del país puede llegar al 93,1% de la población en 2021, según estimaciones el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Guillen
A Favor
En Contra

Molaría que por respeto a la comunidad se la llamara correctamente. "Castilla y León", por no confundirla con Castilla-La Mancha.

Puntuación 0
#1