Tecnología

Programa Artemisa de la NASA: más dinero y nuevos astronautas para viajar a la Luna

  • La misión enviará hombres y mujeres a la Luna en 2024
  • Está pendiente de la aprobación presupuestaria del Congreso de EEUU

Han pasado diez meses desde que el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pece, ordenó a la NASA una misión en la que se volvería a pisar la Luna. Este proyecto, bautizado como Artemisa (Artemis en inglés), es un paso para estar más cerca de "entendernos" con Marte. "Para prepararnos para Marte, debemos estudiar y probar nuevas capacidades en nuestra Luna", explica la NASA.

Pero este proyecto, para el que inicialmente se habían destinado más de 25 mil millones de dólares, requiere ahora de una partida extra que supondrá el 12% de lo inicial, es decir, 35 millones adicionales durante los próximos cuatro años.

Esta información fue compartida por la propia NASA después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicara su presupuesto para el año fiscal 2021, en los que pide un gran aumento en el presupuesto de la agencia espacial.

La mayor parte del dinero (3.370 millones) iría destinado al sistema de desembarco humano, es decir, a hacer posible la llegada física del hombre a la Luna. Si esto es financiado por el Congreso de los EEUU, sería la primera vez que el país gasta dinero directamente en un módulo de aterrizaje lunar desde el programa Apollo (en la década de 1960). Otra parte del presupuesto también financiaría una pequeña estación espacial que orbitaría alrededor de la Luna, llamada Lunar Getaway.

Ahora hay que esperar a la respuesta del Congreso a esta petición económica, si bien desde la NASA esperan que sean favorables a esta nueva partida para avanzar hacia el aterrizaje en la Luna a mediados de la década de 2020.

El presupuesto del presidente también respalda un programa lunar para estudiar cosas significativas en la Luna a través de la extracción de hielo de los polos lunares y el establecimiento de un hábitat en la superficie.

Trump propone que el presupuesto destinado a módulos de aterrizaje lunar se lleve a cabo mediante asociaciones público-privadas, con contratistas que invierten en sus propios módulos de aterrizaje, las cuales se lanzarían también en cohetes de desarrollo privado, ayudando así a contener los costes del programa Artemisa.

Un gran cohete para una gran misión

La misión Artemisa se dividirá en tres partes. La primera (Artemis I) se llevará a cabo este año, cuando se lanzará un vuelo sin tripulación para probar el sistema de lanzamiento espacial y la nave Orion (en la que irán los astronautas). Artemis II será la primera prueba de vuelo con tripulación en la Orion. Se lanzará en 2022. El aterrizaje en la Luna será en 2024, año en el que la misión Artemis III enviará a los astronautas.

Para ello, la NASA mantiene que se hará con el cohete más poderoso que hayan construido nunca, con un sistema de lanzamiento espacial flexible y evolutivo. Se trata del primer cohete espacial de la agencia desde la construcción del Saturno V para la misión Apollo.

Una nueva generación de astronautas

La misión final de este programa es enviar humanos a Marte. La Luna es un paso para llegar al planeta rojo y para ello se contratará a toda una nueva generación de astronautas. Las solicitudes se abren el 2 de marzo y terminan el 31 del mismo mes y, aunque no hay un número establecido de puestos abiertos, las misiones anteriores de la NASA han oscilado entre ocho y 12. La última vez que la agencia contrató astronautas, llegaron más de 18 mil solicitudes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.