Tecnología

Mañana martes concluye el primer plazo de adaptación de las antenas colectivas

  • Miles de hogares podrían quedarse sin emisiones de televisión digital terrestre
  • La demanda de antenistas se disparará en las próximas semanas
Antenista del Grupo Lasser.

Mañana martes podrían quedarse sin recibir la televisión digital miles de hogares españoles. En concreto, el apagón afectará a todos aquellos usuarios de casi una docena de provincias de España que durante los ultimos meses hayan hecho caso omiso de las indicaciones para resintonizar las antenas colectivas. De esa forma, los posibles damnificados por el nuevo baile de las frecuencias no les quedará otro remedio que ponerse en contacto con un antenista certificado lo antes posibles para encargar los trabajos en las azoteas que permitan el correcto visionado de todos los canales.

Por lo general, serán los presidentes de las comunidades de propietarios y los administradores de fincas los que se encargarán de poner en marcha estas labores, así como la tramitación online de las subvenciones públicas. Una vez reorientadas las antenas colectivas, los espectadores deberán sintonizar sus televisores a través del mando de distancia (en el menú de ajustes y sintonización de canales), de la misma manera que harían si el televisor fuera nuevo.

Esta situación, que afecta especialmente en muchas zonas de Castilla y León, se podrá extrapolar de forma calcada en las próximas semanas en decenas de localidades españolas, de acuerdo con el calendario de apagado y encendido de señales televisivas. De acuerdo con las directrices comunitarias, España deberá culminar este proceso -conocido como segundo dividendo digital- antes del próximo 30 de junio.

En concreto, según informa Efe, el apagón de la TDT se realizará el 11 de febrero en el canal 27 (Ibiza), el 30 (Guipúzcoa), el 44 (León oeste), el 47 (Lugo), el 50 (Mallorca), el 60 (Rioja este), el 63 (Segovia), el 65 (Soria) y el 72 (Valladolid). Dos días más tarde, el 13 de febrero, cesarán las emisiones de la TDT en el canal 2 (Albacete), el 4 (Almería norte), el 5 (Almería sur), el 8 (Badajoz este), el 15 (Cáceres norte), el 22 (Córdoba norte), el 23 (Córdoba sur), el 34 (Granada este), el 35 (Granada oeste), el 36 (Granada sur), el 38 (Huelva norte), el 39 (Huelva sur) y el 49 (Málaga). El apagado llegará el 3 de marzo al canal 1 (Álava), el 11 (Vizcaya este), el 12 (Vizcaya oeste), el 40 (Huesca), el 69 (Teruel), el 74 (Zaragoza norte) y el 75 (Zaragoza sur). El apagón de frecuencias de mañana corresponde con los municipios que fueron los primeros en disponer de las señales televisivas en simulcast (con canales replicados en diferentes bandas de frecuencia).

La tarea de sintonización de los espectadores que viven en edificios unifamiliares será mucho más fácil, ya que bastará con resintonizar el televisor, sin necesidad de contratar a un antenista El trajín de frecuencias responde a la necesidad de los operadores de telecomunicaciones de disponer de frecuencias de calidad para sus servicios de 5G. Para ello, las compañías de telecomunicaciones utilizarán las frecuencias de la banda de 700 MHz que actualmente utilizan los canales de televisión digital terrestre.

Todo el coste del antenista

El Gobierno ha decidido que los hogares españoles no carguen con la factura de los trabajos técnicos del proceso de liberación de la banda 700 MHz. Para ello, ha puesto en marcha un programa de ayudas por las que los afectados podrían realizar la migración sin coste para sus bolsillos, sin discriminaciones y en condiciones de igualdad de oportunidades. La tramitación de los pagos (solicitud DD2) se realizará únicamente por medios telemáticos , con importes de entre 104,3 euros y 677,95 euros, en función de la complejidad de los trabajos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.