Tecnología

California destartala los modelos de negocio de Uber y Lyft con su ataque a la gig economy

Foto: Reuters
Nueva York

La Asamblea del Estado de California, dominada por los demócratas, aprobaba el miércoles con 56 votos a favor y 15 en contra la ley conocida como AB 5, después de meses de protestas por parte de compañías como Uber y Lyft. Esta legislación requerirá que estas empresas, en su mayoría practicantes de lo que se conoce como "gig economy" (que podría traducirse como economía compartida o de los pequeños encargos) contraten trabajadores como empleados, no contratistas independientes, con algunas excepciones.

De esta forma se ofrecerán por primera vez a cientos de miles de trabajadores de California derechos laborales básicos. Así estos empleados recibirán protecciones laborales y beneficios, como seguro de desempleo, subsidios de atención médica, baja maternal pagada, cobro de horas extras, vacaciones pagadas y un salario mínimo garantizado de 12 dólares a la hora. Pero, quizás lo más importante, es que estos empleados podrán formar sindicatos.

Los senadores del Senado de California votaron última hora del martes con 29 a favor y 11 en contra de esta medida. La propuesta regresó a la asamblea estatal para que los legisladores votasen algunas de las enmiendas al proyecto. Con este proceso ya completado, está previsto que el gobernador de California, Gavin Newsom, firme el plan para convertirlo oficialmente en ley.

"Esta es una victoria que debemos saborear", tuiteó Nicole Moore, una conductora de Uber y organizadora de Rideshare Drivers United.

No es para menos, dado que la nueva ley promete disrumpir un modelo de negocio defendido por Silicon Valley, especialmente por compañías como Uber y Lyft u otras compañías basadas en aplicaciones que confían en cientos de miles de contratistas independientes para ofrecer traslados en coche, entregar comidas a domicilio y completar otras tareas. Más allá de los gigantes de viajes compartidos, servicios como Postmates, DoorDash y GrubHub también se verán afectados.

El miércoles las acciones de Uber subían alrededor de un 1,7% mientras las de Lyft lo hacían un 3,4% después de que el gobernador de California se comprometiera, según adelanta el Wall Street Journal, a continuar con las negociaciones con Uber, Lyft, DoorDash y otras plataformas independientemente de lo que ocurra con la nueva ley. Sin embargo los analistas continúan asesorando el impacto de esta ley. Como señalaba en julio, Daniel Ives, de Wedbush Securities, el 24% de todos los viajes de Lyft y el 17% de los Uber están expuestos a California.

El consejero delegado de Uber, Dara Khosrowshahi, y los cofundadores de Lyft, Logan Green y John Zimmer, ya expresaron su oposición a esta ley en un artículo de opinión a principios de este año. Los tres afirmaron que los conductores "prefieren libertad y flexibilidad a turnos forzados y rígidos ligados al empleo tradicional". Además reconocieron que el plan supondría un riesgo para sus negocios.

Por su parte, el portavoz de Lyft, Adrian Durbin, destacó en un comunicado que la compañía está "totalmente preparada para llevar este tema" a los votantes. "El liderazgo político de nuestro estado ha perdido una oportunidad importante para apoyar a la abrumadora mayoría de conductores de viajes compartidos que desean una solución reflexiva que equilibre la flexibilidad con un estándar de beneficios", añadió. En un blog reciente, Uber dijo que el proyecto de ley podría llevar a contratar "muchos menos conductores de los que actualmente admitimos", entre otros aspectos negativos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

manuel
A Favor
En Contra

Es lo se deberia de hacer en Espana tambien, que paguen a la seguridad social como las otras empresas, ahora mismo lis gastos medicos y pensiones de los que no esten dados de alta lo pagamos los demas, estas empresas estan siendo subsidiadas con nuestros impuestos.

Puntuación 4
#1