Gadgets

Samsung desvela el Galaxy S8: las diez claves del nuevo smartphone estrella

Es oficial, Samsung ha desvelado los nuevos Galaxy S8 y S8+, los teléfonos que han de hacer olvidar al fiasco del Galaxy Note 7, unos smartphones que destacan por su impresionante pantalla, pero hay mucho más. En directo | Siga la presentación del Samsung Galaxy S8

El ingeniero de Samsung que ideó el botón invisible del Galaxy S8, sensible a la presión en la parte inferior y central de la pantalla, se ha ganado con creces el sueldo no sólo del año sino el de toda su carrera.

Con diferencia, la ocurrencia de escamotear bajo el cristal el acceso al menú es la principal aportación del fabricante surcoreano para el Galaxy S8 y Galaxy S8+, dispositivos que comenzarán a comercializarse en España a partir de la última semana de abril, con precios que previsiblemente rondar los 809 euros para el modelo de 5,8 pulgadas y de 909 euros en el de 6,2 pulgadas.

La llegada a las tiendas coreanas y estadounidenses se espera para el próximo 21 de abril, después de tres semanas en preventa. Por su parte, en el mercado español se estima que llegue el próximo 28 de abril, según ha dejado ver Media Markt en un folleto repartido antes de tiempo.

1. Botón invisible

El mérito del hallazgo del 'botón invisible' de los nuevos Galaxy aún es más notable al producirse en una industria últimamente escasa de genialidades. Además, la novedad despeja el camino para culminar el sueño de la 'pantalla total', sin necesidad de acomodar este tipo de botones, teclas o servidumbres en las partes laterales o trasera de los smartphones. A buen seguro, el gesto de pulsar -de forma intuitiva- la parte inferior central de la pantalla llegará a los usuarios para quedarse, como ya ocurre con la rutina de separar el pulgar y el índice para lograr el efecto zoom o el deslizar el dedo de arriba hacia abajo de la pantalla para activar la función de 'scroll'. 'El mercado del móvil necesita refrescarse, es un negocio fatigado', reconocieron los directivos de Samsung minutos antes de desvelar el arma con el que pretenden conservar el liderazgo mundial de ventas de dispositivos de alta gama, así como resarcirse del fiasco del Note 7, cuya batería defectuosa ha escarmentado al gigante asiático.

2. Batería mejor aprovechada

La mejora en la ecuación batería-microprocesador ofrecerá incrementos medios de tiempo de uso próximos al 20 por ciento de los Galaxy S8 y S8+ respecto a la gama inmediatamente anterior. Samsung ha trabajado a conciencia durante los últimos meses en reforzar la autonomía energética de sus móviles, lo que se convirtió en el Talón de Aquiles de Note7, la pesadilla que hundió a la compañía en los rankings nacionales de reputación desde el puesto 4 al 26.

Según las especificaciones, las baterías de los Galaxy S8 y S8+ disponen de reservas de 3.000 y 3.500 miliamperios, respectivamente, sin embargo el fabricante podría ofrecer un uso más eficaz de las mismas gracias a los procesadores Exynos 8895 de ocho núcleos, marca de la casa, y de solo 10 nanómetros (nm), algo insólito hasta ahora en el mercado. Para los Galaxy S8 que se venderán en EEUU, Corea del sur y Japón será el Snapdragon 835, también de 10 nm. Estas características arrojan un chip que rinde un 27% más que el de los Galaxy S7, además de ser casi un tercio más pequeño que los anteriores de 14 nm, junto con poderosa virtud de consumir un 20% menos de energía.

3. La fuerza de los 10 nanometros

La nueva generación de chips también ofrece un salto cualitativo y cuantitativo en ese segmento. Sólo los chips más potentes, pequeños y fáciles de refrigerar de la industria pueden optimizar los recursos energéticos para, al mismo tiempo, alimentar las luminosas pantallas, junto con el consumo añadido que requieren los reconocimientos faciales y de iris, la multifunción con vídeo, el nuevo asistente personal y el acelerón en la tecnología de carga súper rápida.

En este último caso, bastará media hora para insuflar el 80% de vida a los equipos cuando comiencen a languidecer, o apenas 10 minutos para recuperar el 40 por ciento de la batería. Asimismo, el módem Gigabit LTE (de 1 gigabit) de los S8 supone un paso adelante en la industria, aunque por el momento no exista necesidad de disponer de tan colosal ancho de banda, velocidad de descarga que triplicaría la de la mejor fibra óptica doméstica del mercado (300 Mbps).

4. Pantalla infinita

El diseño de los nuevos Galaxy rompe los moldes con lo anterior. Además de la práctica desaparición de los marcos -incluida los biseles curvos-, destaca la 'pantalla infinita', como así gustan de denominarla en Samsung. Se trata de un display Quad HD con una relación 18,5:9, frente a la tradicional de 16:9. El botón de Home se hace virtual por lo que el cristal inteligente ya supera el 83 por ciento del total de la superficie frontal, algo que hasta la fecha sólo ha logrado el G6, modelo recientemente presentado por LG, la otra gran compañía de móviles surcoreana.

Las posibilidades de la pantalla panorámica junto con el poder de los nuevos chips- abren la puerta a la multifunción. De esa forma, el usuario podría disfrutar del visionado de un video en un tercio de la pantalla, mientras destina el resto del display para comentar la jugada con sus amigos a través de WhatsApp con su teclado, por ejemplo. Además, al tratarse de un estándar en la alta gama, Samsung cubre el expediente de la resistencia al agua y salpicadura con su especificación IP 68, lo que permite salvar la vida al móvil incluso si permanece sumergido más de media hora a un metro de profundidad, además de ser totalmente estanco al polvo y arena.

5. Asistente personal

Además de lo anterior, los nuevos Galaxy S8 y S8+ han mejorado la estirpe familiar con otras dos aportaciones memorables: el asistente personal Bixby, que competirá con otros más veteranos como el Siri de Apple, el Assistant de Google o el Alexa de Amazon o el Cortana de Microsoft; y la exuberancia de sistemas biométricos, que añade el reconocimiento facial al del iris (que ya ofertaba el malogrado Samsung Galaxy Note 7), así como la convencional huella dactilar, cada vez más ágil y certera. El caso de Bixby, el fabricante aprueba la asignatura pendiente del asistente de voz. Para los españoles lo hará en septiembre, meses después de los angloparlantes, coreanos y los que practican el idioma de Cervantes en América.

La tecnología de inteligencia artificial de la compañía es un primer paso sin retorno, por lo que merece cierta condescendencia inicial hasta que la máquina aprenda a interactuar con solvencia y soltura. Gracias a Bixby, el nuevo buque insignia de Samsung promete sorprender a los usuarios con una decena de funciones. Entre ellas sobresale la capacidad para identificar millones de productos en la gran tienda online a través de una foto o el escaneo del código de barras.

De esa forma, los compradores más impulsivos tendrán a un clic de distancia infinidad de productos que pasen por sus ojos. También, a través de una simple instantánea, podrán identificar cientos de miles de edificios, así como la práctica totalidad de los monumentos urbanos que existen en el mundo. Para los aficionados al vino, otra aplicación les permitirá identificar cientos de miles de etiquetas de botellas y facilitar la compra de manera inmediata. El Bixby dispondrá de su propio botón dedicado en un lateral del dispositivo, junto a los del ajuste del nivel del audio.

6. Memoria interna de 64 GB

Como ocurre con la autonomía, la otra gran demanda de los usuarios es la capacidad de almacenamiento interna, elemento que frecuentemente obliga a los clientes a jubilar sus viejos antes de tiempo. En ese contexto y en un negocio en el que casi todos los usuarios ya merecen la consideración de intensivos, los 64 GB de disco duro de los S8 se presumen más que suficientes... pero siempre que se refuercen con una tarjeta microSD adicional, lo que encarece el precio del producto.

7. Fotografía con efectos

Las prestaciones de las cámaras de fotos de los S8 y S8+ salen reforzadas al hacer suyas unas especificaciones que sólo disfrutó el público fugazmente en el extinguido Note 7. Los 13 megapíxeles de la óptica principal duplican el tamaño de los megapíxeles tradicionales, con el incremento de información gráfica que conlleva, especialmente en cuanto a más brillo y nitidez. A su vez, la luminosidad (f:1,7) -muy superior a la media del mercado- garantiza mejores instantáneas nocturnas y en interiores. Por su parte, la cámara de los selfies, de 8 megapíxeles, añade un veloz autofocus y detalles simpáticos para los aficionados a salpicar sus retratos con efectos -sin necesidad de abrir ningún editor gráfico externo-, incluidos stickers, tales como emoticonos, animaciones, orejas de burro y otras monerías, por ejemplo.

8. Nace el 'Samsung Dex'

Samsung no podía ser menos que HP y Acer y también pretende convertir el smartphone en un digno sustitutivo del portátil. Ante ese viejo anhelo del sector, el fabricante surcoreano se pertrecha de accesorios para dotar al móvil de funciones propias de una CPU. Para ello, el smartphone debe acompañarse de un dispositivo de carga y conexión capaz de entenderse con una pantalla, un teclado, un ratón y un artilugio específico de refrigeración del teléfono. Este gadget costará alrededor de 150 euros, según estimaciones del mercado.

9. Impulso a la domótica

Puesto que Samsung ha encumbrado al smartphone como el rey del hogar, el resto de los electrodomésticos conectados quedarán a partir de ahora bajo su mandato, al menos todos aquellos dispositivos que funcionan bajo el estándar del protocolo 'Thread', en el que también participa Google, Huawei, HTC, Amazon, Philips, Siemens y Schneider Electric, entre otros gigantes. A grandes rasgos, y por medio de aplicaciones específicas, el Galaxy S8 podrá convertirse en el mando a distancia de las próximas generaciones de televisores, lavadoras, frigoríficos, aspiradores y dispositivos de vigilancia del hogar, por ejemplo.

10. Accesorios mejorados

La presentación del Galaxy S8 y S8+ también incluye la puesta de largo de los nuevos visores de realidad virtual, Gear VR, ahora con joystick y con mayores prestaciones que los anteriores Oculus y con un precio aproximado de 129 euros. También se mejora la minicámara de 360 grados, (Gear 360) más ligera y versátil que su hermana mayor, con acceso directo con YouTube y Facebook Live y con un precio próximo a los 229 euros. Como viene siendo costumbre en el fabricante, esta cámara se obsequiará a los primeros usuarios que se apunten en la pre-compra de los Galaxy S8 y S8+.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin