Gadgets

Samsung presenta su reloj Gear S3 en espera de que las 'telecos' aprovechen su SIM virtual

  • Podrá funcionar sin un smartphone en cuanto las telecos quieran

Los relojes inteligentes son esclavos del smartphone. Ésa es su gran condena. Salvo en Alemania e Italia, en el resto de los países europeos todos los smartwatches únicamente disponen de conectividad cuando están vinculados de forma permanente con el teléfono.

Esa dependencia ahora está llamada a desaparecer en cuanto los operadores de telefonía se animen a aprovechar las prestaciones del reloj que Samsung ha presentado hoy en Berlín, Alemania, el marco de la IFA, la mayor feria tecnológica de Europa. Se trata de la familia Gear S3, un dispositivo ponible (más conocido como wereable), que incorpora una tarjeta SIM virtual. Esta aportación consiste en un microchip instalado en la maquinaria de los relojes para que los operadores de telefonía puedan activarlo de forma remota y así funcionar como si fuera una tarjeta SIM tradicional.

El balón ahora se encuentra en el tejado de las telecos. En cuanto éstas se animen, los usuarios podrán salir a la calle sin cargar con el móvil y podrán atender las llamadas y mensajes a través del smartwatch. También será posible realizar pagos con el dispositivo de pulsera, acceder a las redes sociales, Internet, cartografía o disfrutar de cientos de aplicaciones. Siempre al margen del móvil, ese mundo de posibilidades es que el ahora Samsung pone en bandeja a las telecos para que estas se animen a estrenar la SIM Virtual que incorpora el nuevo Gear S3, como también lo hacía ciertos modelos de su antecesor Gear S2 Classic. Sin embargo, la funcionalidad de la SIM virtual de los Samsung Gear S3 quedará pendiente de aprovechar hasta que los operadores de telefonía lo decidan.

Mejoras con respecto al Gear S2

Al margen de la potencialidad anterior, el nuevo reloj inteligente de Samsung aporta sensibles mejoras respecto a sus precedentes: prolonga la duración de la batería hasta los tres días, añade GPS y barómetro e incorpora un micrófono y altavoz. Además, ofrece una pantalla de 1,3 pulgadas (frente a las 1,2 pulgadas del Gear S2) con toda la gama posible de colores (más de 16 millones de tonalidades).

Al contrario que los anteriores smartwatches de Samsung, la nueva familia Gear S3 es sumergible y resistente a golpes y ralladuras. Entre otros detalles, los dispositivos de acero inoxidable incorporan un sistema de llamada de socorro que envía las coordenadas de geolocalización y un mensaje preconfigurado al contacto que de decida.

La nueva propuesta de Samsung Gear S3 llegará al mercado el próximo otoño con dos modelos distintos: el Frontier, que destaca con su diseño deportivo, y el clásico más estilizado con sus 57 gramos que su hermano (de 62 gramos) y dirigido al público femenino. Ambos smartwaches han sido diseñados por Arik Levy, con el objetivo de encontrar un equilibrio entre el reloj deportivo y el analógico clásico. Los precios aún estar por decidir, pero todo apunta a que rondará los 400 euros.

En la presentación global de los productos, los directivos de Samsung han destacado que el mercado europeo espera comercializar este año más de 5,5 millones de dispositivos wereables, de los que un tercio serán relojes inteligentes. Además, apuntaron que el consumidor demanda dispositivos que dispongan de GPS, servicios de pago, prestaciones orientadas al fitness o vida deportiva, resistencia al agua y golpe y compatibilidad para manejar otros objetos conectados.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

aristoleches
A Favor
En Contra

¿con pantalla de 5,3 pulgadas?

Puntuación 0
#1