Status

Comprar una porción de un Warhol: las inversiones de los ricos, ahora disponibles para todos

  • El arte por acciones, una tendencia cada vez más frecuente
  • Da la posibilidad de comprar partes de una determinada pieza
  • Es una forma de invertir más pura que pierde el lado más pasional
Una exposición de Andy Warhol
Madrid

Invertir en arte es una pasión al alcance de muy pocos. Para adquirir un Picasso o un Warhol se necesita tener liberados cientos de miles de dólares. Sin embargo, ¿y si solo estoy interesado en un trozo de un artículo? El arte por acciones es una realidad cada vez más frecuente que permite a pequeños usuarios invertir pequeñas cantidades de dinero en coches de lujo u obras de arte.

John Day, gerente sénior de Deloitte y usuario de una de estas plataformas de arte por acciones, Rally Rd, asegura que ha gastado alrededor de 21.000 dólares en acciones de Lamborghinis, relojes, o libros raros. "Como alguien que no va a comprar un Ferrari completo, ahora tengo acceso a (invertir en) uno", dice Day. "Pero no tengo que mantenerlo, asegurarlo o almacenarlo". 

Rally dice que actualmente tiene activos por valor de 10 millones de dólares y 150.000 usuarios activos. La plataforma ya ha vendido dos de sus activos más importantes, un Ford Mustang Cobra 2000 y un Ferrari F430 Spider 2006 con ganancias del 18% y 16%, respectivamente. Actualmente, tiene unos 60 automóviles en la plataforma, junto con 40 objetos de lujo que incluyen un Rolex de oro. "Somos inversores en estos activos, hasta un 10%", dice Rob Petrozzo, cofundador del sitio. "Entonces también nos beneficiamos de su plusvalía".

Arte por acciones, pura inversión

Para los no iniciados, miles de personas que compran acciones de un automóvil que nunca conducirán, puede parecer una exageración. De hecho, una de las principales alegrías de ser un coleccionista de artículos como este es disfrutar del objeto comprado, ya sea un coche o una pintura. "Parte de la razón por la que a la gente le gusta tener arte es verlo en sus paredes", dice Micaela Saviano, socio de Deloitte Tax. "Cuando quitas eso, tienes que concentrarte en el (componente) de inversión, y cuando lo haces, tiene que estar justificado".

Para Day, que compró acciones de Lamborghinis en Rally, esa experiencia práctica no le importa. "No estoy tan preocupado por conducir los coches", dice. "Si quisiera conducir un Ferrari, puedo alquilarlo". "Invertí en él porque es accesible para mí. Comprar un automóvil completo es una especie de lujo, y quien lo haga puede decir que su automóvil está en su sala de estar. Pero ese no soy yo ".

Micromezenazgos

Sin embargo, en este sistema de inversión también encuentra el lado más pasional de la adquisición de arte. De hecho, Feral Horses, otra compañía de arte por acciones, se basa en este principio: "Al hacer que el punto de entrada sea tan bajo, se abren posibilidades completamente nuevas", dice Francesco Bellanca, director ejecutivo de la compañía. "Vendimos acciones de una escultura de mármol de 200.000 euros, que luego prestamos a un museo en Roma", continúa. "400 de los aproximadamente 1.000 copropietarios volaron a Roma para reunirse y se mezclaron. Eran parte de una comunidad".

En este sentido, Francesco Boni Guinicelli, cofundador de Artsquare, explica que el precio de la acción es simbólico porque su "objetivo es la persona que va a un museo y quiere comprar una taza con un Picasso o un póster. Si está dispuesto a comprar eso, es posible que desee comprar una parte de una obra de arte". El punto, dicen ambos hombres, es que invertir en arte puede ser una buena inversión, pero definitivamente es una forma de formar parte de una comunidad mundial de arte.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin