Sanidad

La falta de vacunas infantiles lleva otra vez a los padres a viajar a Portugal y Andorra

  • Como con la varicela, las familias buscan dosis para meningitis y tosferina

La situación vuelve a repetirse como hace un año y medio. Padres y madres recorriendo una farmacia tras otra, preguntando a conocidos, pidiendo favores, incluso viajando a Portugal o Andorra en fines de semana. Todo lo que sea necesario para conseguir, cueste lo que cueste, la vacuna que su pediatra les ha recomendado poner a su bebé. En aquel momento fue por la escasez de la vacuna de la varicela. En esta ocasión, se han unido dos vacunas infantiles más, la de la meningitis B y la de la tosferina. Descárguese gratis el último número de elEconomista Sanidad

Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación en un país desarrollado como España? Las razones han sido diversas, pero los agentes de la cadena señalan fundamentalmente tres: la falta de previsión del Ministerio de Sanidad ante la alta demanda de los padres, los problemas de fabricación de los laboratorios que las producen y, la que parece más grave, la falta de consenso entre los técnicos del propio Ministerio sobre la conveniencia o no de ampliar los niños vacunados con estos tratamientos.

La historia de este continuo desabastecimiento sanitario arranca a mediados de 2013, con la vacuna de la varicela. En junio de ese año, el Ministerio de Sanidad, entonces dirigido por Ana Mato, decide que la única disponible para evitar este tipo de contagio, Varivax, de la farmacéutica Sanofi Pasteur MSD, dejaba de poder comprarse en las farmacias y pasaba a estar sólo disponible para casos excepcionales en los centros hospitalarios. Sin embargo, muchos padres, -aconsejados por sus pediatras, que seguían recomendando su uso- empezaron a acudir a farmacias de Portugal y Andorra, donde sí estaba disponible, para comprar la vacuna.

Hay que recordar que este fármaco no se retiró de las farmacias por motivos de seguridad o eficacia, sino porque técnicos del Ministerio apoyaron en ese momento una corriente científica que defiende que es mejor, a largo plazo, que los niños pasen la enfermedad.

La filial española del laboratorio francés decidió entonces presentar un recurso contencioso-administrativo contra la decisión del Ministerio de Sanidad, que retiró posteriormente. El bloqueo a esta vacuna continuó hasta el mes de septiembre de este año, cuando ya con Alfonso Alonso al frente de Sanidad, el Ministerio cambia de opinión y decide que la vacuna de la varicela para bebés volverá a estar financiada en España a partir de 2016. La vacuna de la varicela se incluirá, por lo tanto, en el calendario común de vacunación a edades tempranas, en una primera dosis a los 12-15 meses y una segunda a los 3-4 años, y no sólo a los niños de 12 años que no hayan pasado la enfermedad como ocurría hasta ahora.

Sin embargo, cuando parecía que el problema con la varicela se iba a solucionar, fuentes del sector afirman que ahora son los propios técnicos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios los que están retrasando su paso al calendario, impidiendo los trámites burocráticos necesarios.

Casos de meningitis B

En el caso de la vacuna de la meningitis B, las farmacias se quedaron sin existencias casi desde el primer día, el pasado 1 de octubre. Sanidad permitió su venta en las boticas españolas a partir de esa fecha, pero desde entonces la demanda de los padres superó con creces la previsión de abastecimiento tanto del Departamento dirigido por Alfonso Alonso como del laboratorio que comercializa la única vacuna disponible para prevenir esta enfermedad en los bebés, la multinacional británica GSK (GlaxoSmithKline).

El Ministerio de Sanidad reconoció días después este desabastecimiento, alegando que sus previsiones sobre el uso de esta vacuna y los del laboratorio se habían visto "desbordadas".

Según afirmó entonces el ministro Alfonso Alonso, el cambio de opinión del Ministerio de Sanidad hacia esta vacuna vino dado principalmente por la situación de los padres que querían adquirirla. "Hasta ahora no estaba autorizada y veíamos cómo familias enteras iban en autobuses a Francia o Portugal a comprarla", indicó en su momento el ministro.

Por último, recientemente el Ministerio de Sanidad volvía a tener un problema de desabastecimiento con la vacuna de la tosferina, una infección que en los dos últimos meses se ha cobrado la vida de varios recién nacidos en nuestro país. Las autoridades sanitarias recomendaron el pasado mes de junio extender esta vacunación a las embarazadas entre las semanas 27 y 36.

Esta ampliación de la cobertura se realizó sin aviso previo a los fabricantes de la vacuna, lo que unido a un problema mundial en la fabricación ha provocado de nuevo la falta de unidades. Ante el desabastecimiento, varias autonomías han optado por suspender de manera temporal la vacuna de recuerdo de las tosferina que se utilizaba en los niños de seis años para poder vacunar a las embarazadas. Madrid Andalucía y La Rioja han decidido adelantar e iniciar en este mismo mes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud