Sanidad

El cáncer de ovario tiene una gran mortalidad porque no cuenta con las mismas herramientas de detección precoz

  • En la mayoría de pacientes se diagnostica en una etapa avanzada
  • El cáncer de mama sigue siendo la patología oncológica más mortífera

El cáncer de ovario es la principal causa de muerte en las mujeres entre las patologías oncológicas ginecológicas. Y es que la mayoría de pacientes (70%-80%) se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad, como indican desde la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

En este sentido, existen dos causas principales para la elevada mortalidad de esta enfermedad: La ausencia de síntomas específicos al inicio, lo que motiva que la mayoría de pacientes se presenten con enfermedad diseminada al diagnóstico (que es más difícil de curar), y la falta de métodos de detección precoz (screening) que sean eficaces y estén validados. Precisamente, en el marco de la II Jornada sobre Salud y Mujer, organizada por elEconomista, con la colaboración de Janssen, Organon, Roche y Vithas, Ana de Lara, oncóloga de la Unidad de la Mujer Vithas Madrid Aravaca-Fundación Tejerina, incidió en que para el cáncer de ovario "no tenemos las mismas herramientas para diagnosticarlo de manera precoz".

En otras patologías como el cáncer de mama existen cribados desde 1990 mediante mamografías periódicas para mujeres de entre 50 y 69 años que permiten una detección precoz y, por tanto, favorecen la supervivencia de las pacientes. A este respecto, Javier Aspa Marco, neumólogo, especialista en Cáncer de Pulmón del Hospital Universitario de La Princesa, también quiso recalcar la falta de pruebas de detección en su especialidad. "Claramente hace falta desarrollar estrategias de screening en sujetos fumadores entre 55 y 65 años como hacen muchos países desarrollados. Sigue siendo una enfermedad con una elevada mortalidad".

No en vano, en países como Estados Unidos ya es la primera causa de muerte entre hombres y mujeres, como pone de manifestó la Sociedad Americana Contra el Cáncer: "El cáncer de pulmón es por mucho la causa principal de muerte por cáncer entre hombres y mujeres, representando casi un 25% de todas las muertes por cáncer. Cada año, más gente muere por cáncer de pulmón que por cánceres de colon, seno y próstata combinados".

En el caso de España, esta patología es la segunda con mayor mortalidad en las mujeres, con casi 5.000 casos al año. "En mujeres siguen aumentado los casos porque se han modificado los hábitos de consumo de tabaco que es el principal factor para el cáncer de pulmón", recuerda Javier Aspa Marco.

En este contexto, el cáncer de mama sigue siendo la enfermedad oncológica con una mayor tasa de mortalidad entre las mujeres. Lucía González-Cortijo, jefa de Servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud y presidenta de la Fundación "La Vida en Rosa", señaló que en este tipo de cáncer hay que ver "la extensión y cómo es el tumor, es decir, los apellidos. Dependiendo de esto se diseña el tratamiento. El 80% de los tumores son hormonodependientes, por lo que son de mejor pronóstico. Los tumores triples negativos son los de peor pronóstico". Eso sí, González-Cortijo destacó que existen tratamientos como la inmunoterapia que "han cambiado radicalmente la evolución de tumores muy malos, también en mama".

En esta línea, Ana de Lara explicó que "la prevalencia es un concepto que incluye los casos que se diagnostican nuevos y los casos que continúan estando vivos. Un cáncer con mucha prevalencia no significa que sea el más mortífero. Una buena campaña de detección lo que hace es aumentar la prevalencia porque detectas más casos".

Por su parte, Mar Ramírez Mena, vicepresidenta de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia, y Ginecóloga Oncóloga del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, hizo hincapié en el cáncer de cuello de útero, también conocido como cáncer de cérvix. La causa más importante en la aparición de este tumor es la infección por el virus de papiloma humano (VPH), una infección de transmisión sexual. "Cada dos minutos una mujer muere por cáncer de cérvix y en más del 90% está relacionado con una infección persistente por el virus del papiloma humano. Ahora bien, tener infección no es sinónimo de cáncer". En este punto, Ramírez Mena recordó la importancia de la detección precoz y de la vacuna para luchar contra esta enfermedad. "Con la vacuna el riesgo se reduce en un 80%".

Aunque preferentemente la vacuna está destinada a las niñas porque son las mayores beneficiadas, Ramírez Mena aconseja su aplicación también en los niños, ya que el papel de los varones es el de transmisores del virus, aunque también se producen cánceres genitales en los varones provocados por el VPH. De hecho, la mayor parte de los tumores malignos de garganta son también provocados por estos virus y afectan más a los hombres que a las mujeres. "Que una vacuna no esté financiada no significa que no esté recomendada", recordó la doctora.

La importancia de los equipos multidisciplinares

Contar con equipos multidisciplinares a la hora de tratar el cáncer u otras enfermedades es vital para las pacientes como puso de manifiesto Santiago Lizarraga, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. "El primer tratamiento que se hace hipoteca la supervivencia a largo plazo. La mujer tiene que tener la facilidad de poder identificar dónde están esas unidades multidisciplinares para poder tratarse".

En el caso de la endometriosis, que se estima que afecta a en torno al 10%-15% de las mujeres, "a veces se diagnostica de manera muy artificial y las mujeres no son tratadas desde un principio de manera eficaz. Hay que articular unidades específicas para estas mujeres y es un reto", sostuvo Lizarraga quien añadió que "esta enfermedad tiene unas connotaciones emocionales muy importantes y puede ser muy invalidante por el dolor", de ahí la importancia de un diagnóstico rápido y certero, si bien "no es fácil hacerlo. El problema es definir el tratamiento específico para cada cuadro, ya que no siempre la lesión está asociada a la sintomatología".

A este respecto, Lucía González-Cortijo coincidió en que las mujeres no deben tener miedo a consultar más opiniones: "Que no tengan miedo de preguntar. Por ejemplo, no todos los ginecólogos saben operar un cáncer de ovario".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.