Sanidad

El plan fiscal de Pedro Sánchez pone en peligro la I+D+i farmacéutica

  • Los laboratorios se juegan deducciones por valor de 300 millones

Sorber y soplar al mismo tiempo es lo que propone el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez para impulsar la inversión en I+D+i hasta el 2% del PIB al final de la próxima legislatura. Si, por un lado, el Ejecutivo plantea aumentar el desembolso público y privado en investigación y desarrollo en ocho décimas del PIB -más de 8.000 millones de euros-, por el otro exige una tributación mínima del 15% en el impuesto de Sociedades sobre el resultado contable para sufragar el incremento del gasto público que eliminaría las deducciones y bonificaciones que impedirían alcanzar estos objetivos.

Ayming, un grupo internacional de consultoría de gestión empresarial, ha recordado esta contradicción, una vez que el sector privado necesitaría una gran capacidad de absorción para captar la inversión pública prevista en un marco fiscal que eliminaría, en muchos casos, las deducciones fiscales que disfrutan las multinacionales en I+D+i, lo que "acabaría afectando negativamente al impulso de la innovación privada en nuestro país", reconocen los expertos.

Ayming calcula que estarían en juego deducciones por gasto en I+D+i por valor de 293 millones de euros en la industria farmacéutica, un cálculo resultado de aplicar un porcentaje medio de deducción del 25% -oscilan entre el 12 y el 42%- a un montante de gasto en innovación del sector que en 2018 ascendió a 1.150millones de euros.

En la misma línea, Rafael Legasa, director del Área Incentivos Fiscales de Zabala Innovation Consulting, advierte de que la eliminación de incentivos fiscales por I+D+i aplicadas sobre el impuesto de Sociedades, siendo este sector en la actualidad uno de los mayores beneficiarios de ellas, "podría llevar consigo la posible deslocalización de centros de trabajos a otros países que favorecieran con mejores incentivos financieros o fiscales las actividades de I+D+i". En opinión de este experto, las deducciones a la I+D+i "han demostrado ser un instrumento útil de fomento de la I+D+i. Es necesario dotarles de estabilidad, evitando la inseguridad en su aplicación y garantizando su sostenibilidad".

Atracción de inversiones

La fiscalidad afecta directamente a la atracción de inversiones en la industria farmacéutica, que en todo el mundo supone 130.000 millones de euros al año por los que las filiales de las grandes multinacionales afincadas en España compiten por traerse a nuestro país. Fuentes de Farmaindustria reconocen que, en efecto, existe preocupación en el sector. "Los laboratorios han evaluado las medidas y reconocen que una reforma como la planteada les impactaría de forma importante porque reduciría su capacidad de autofinanciar su esfuerzo en I+D", afirman.

Pero ¿cuántos laboratorios se podrían ver afectados por la imposición de una tributación mínima en Sociedades? Los expertos de Ayming calculan que hay 61 empresas cuyo resultado ordinario antes de impuestos es positivo y que, por lo tanto, se benefician de incentivos fiscales y podrían verse afectadas por el establecimiento de un tipo impositivo mínimo del 15%. No obstante, también señalan que "estas empresas podrían utilizar la monetización de la deducción fiscal si esta última vía no se viese afectada por las nuevas medidas fiscales propuestas".

El marco fiscal es, sin duda, estratégico para disfrutar de una posición competitiva y mantener no solo el esfuerzo inversor, sino también captar nuevos fondos de las matrices internacionales, una de las prioridades de un sector que es ya uno de los motores de la economía española.

En la actualidad los laboratorios cuentan con el Plan Profarma, un instrumento lanzado en 1986 que deberá renovarse en 2020 -fecha en la que finaliza el actual programa- y que permitió a 37 laboratorios reducir las aportaciones por ventas al Sistema Nacional Salud. Ni tan siquiera se trata de una deducción fiscal, ya que incide en la cuenta que están obligados a devolver como consecuencia de la aprobación de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios de 2006. Como subraya Rafael Legasa, "el Plan Profarma no ofrece ayudas directas a las empresas solicitantes, pero puede otorgar una minoración de las aportaciones que las empresas deben hacer al Sistema Nacional de Salud en función de los resultados de la evaluación".

Clasificación de las empresas

La Ley de 2006 establece que las empresas que vendan medicamentos dispensados con receta médica, financiados con fondos públicos, deben aportar al sistema público un 1,5 o 2% de sus ventas, según sean inferiores o no a 3 millones de euros. La minoración de las aportaciones depende de la clasificación que reciban las empresas en Profarma, que serán clasificadas en las categorías de aceptables (5% de reducción), buenas (10%), muy buenas (15%) o excelentes (25%), pudiéndose beneficiar de una reducción de un 10% adicional por la participación en consorcios de I+D básica y preclínica con centros públicos o privados, según explican fuentes de la consultora Zabala Innovation Consulting. "En la actualidad este tipo de financiación es vital para las empresas ya que las clasifica en categorías en función de la puntuación recibida. Las empresas que no alcancen la puntuación mínima establecida para ser calificadas serán consideradas como no valoradas", explica Legasa.

Este experto también advierte de que "la posible eliminación o modificación de este Plan produciría un replanteamiento en el sector". No obstante, también recuerda que "estas perspectivas alarmistas quisieron ser alejadas recientemente por la ministra de Industria, Reyes Maroto, quien destacó la importancia de este Plan y avanzó que el objetivo de la inversión sanitaria alcance el 7% del PIB en 2023. Esto lleva consigo asegurar que existirá un siguiente Plan después de 2020", concluye este experto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Tx
A Favor
En Contra

¿Y que es lo que estos no ponen en riesgo?. Tiemblo de pensarlo, no aprendemos del pasado, tanto que ellos hablan de ello, del pasado.

Puntuación 8
#1
Postureo
A Favor
En Contra

En lo único que es experto ZP2 es en figurar.

Puntuación 9
#2
El economista
A Favor
En Contra

El plan es que la palmemos todos

Puntuación 6
#3
Joan Lluís Rodríguez i García
A Favor
En Contra

Lo mejor que nos podría pasar es que Sánchez os ganará las elecciones, porque si las ganara lo pasaríamos francamente mal, este además de pensar como ZP es soberbio y gobierna con espejo y avión

Puntuación 0
#4
C@C@ToD@S
A Favor
En Contra

Eso Sanxe, sostenibilidad, i+d+i,.. y al final caca de la vaca, falconviajes, pagando la fiesta de las renovables por las primas y los juicios pero sin renovación, y ahora a por la industria farmacéutica, que ya nos hemos cargado la del automóvil, aunque visto lo visto, malvendida Seat y Pegaso entre otras, y con las americanas y japonesas subvencionadas en suelos y demás, mejor que se vayan a tomar xculo, otros 10.000 parados que pueden tirar con esos 1.000 mills de subvenciones

Puntuación 4
#5
Napoleón
A Favor
En Contra

Napoleón dijo de los epañoles que eran "una chusma de aldeanos guiada por una chusma de curas" y que "los países en los que hay muchos frailes son fáciles de sujetar". Al loro!!!

Puntuación -5
#6
Es lo que hay
A Favor
En Contra

A Sánchez le da eso igual ¿De dónde viene su interés por aprobar la eutanasia (y el de Podemos y el de Ciudadanos)? Pues para bajar el coste farmaceútico y en pensiones. Un comité decidirá quién debe vivir y quién debe morir. Y como sucede en Holanda y Bélgica, pioneros en la eutanasia, pasará lo mismo, se aplicará la eutanasia contra la voluntad del paciente, sujetando al paciente los herederos deseosos de cobrar y cansados de cuidarlos y los médicos deseosos de bajar su carga de trabajo por mucho que patelee y grite el futuro asesinado.

Eso es la eutanasia y eso es lo que nos espera. Campos de exterminio en los hospitales. Nunca ha sido voluntario, porque voluntario es el suicidio y el que quiere suicidio siempre puede hacerlo. Siempre ha sido de eliminar a la gente que resulta molesta. Y para la izquierda los pensionistas y los enfermos les resultan molestos. Así que la inversión farmaceútica es lo de menos.

Puntuación 0
#7
atento
A Favor
En Contra

Siempre igual. Procurando que las grandes empresas no paguen impuestos con la excusa de que si lo hacen no invierten ¿ y quién mantiene todo esto? ¿, la clase media y trabajadora y pequeñas empresas y autónomos?

Puntuación 2
#8
Usuario validado en elEconomista.es
S Paradox
A Favor
En Contra

Este es un tema complejo, como casi todos. La I+D, en la industria farmacéutica, y en cualquier otra, es parte del capítulo de inversiones que mantienen a la empresa en el negocio, no innovar suele equivaler a morir, porque las patentes de medicamentos tienen su caducidad, los precios los suelen fijar las empresas para cubrir toda la inversión en los 2 primeros años de ventas, puede salir una toxicidad inesperada, otro producto mejor que le barra del mercado, pero no hay por qué pasar fondos públicos directamente a empresas, es tan canalla como los planes 'Pive', 'Prever'

Farmainustria se gastó más de 900 millones recientemente en 'pagos a médicos', una cantidad enorme, que puede incluir repetición de ensayos clínicos hechos fuera, y 'mordidas', 'briberies'.

Transigencia cero con los chanchullos, con las ilegalidades. Ahí hay que ver al ministerio de sanidad, no en el MIR, que es cosa del mº de educación. ¡Vale ya!

Puntuación 1
#9