Saludable

El sector del agua mineral embotellada recupera ya el 95% de sus envases

  • El principal reto del sector es desarrollar envases de origen no fósil
  • Sus objetivos en sostenibilidad van mucho más allá de lo exigido por la UE
  • El agua mineral contribuye al desarrollo de las zonas rurales

El sector del agua embotellada, que recupera casi el doble de plástico que la media europea, proyecta crear envases de origen vegetal y que la distribución se haga en vehículos sostenibles.

El sector del agua embotellada, representado por Aneabe (Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas), que agrupa a 60 compañías de envasado de agua mineral natural (el 90% de la producción total), avanza imparable hacia la sostenibilidad medioambiental y la circularidad del envase.

A tal fin, se ha puesto unos objetivos que van mucho más allá de las exigencias marcadas por la UE. Ahora, el porcentaje de botellas agua mineral que contienen Pet (plástico reciclado) es del 25%, pero, como afirma el presidente de Aneabe, Francisco Vallejo, "tenemos un compromiso para el año 2030 de utilizar en España el 50% de plástico reciclado en el sector. La Unión Europea marcó un objetivo del 30% y nosotros lo vamos a superar en 20 puntos".

Materiales de origen vegetal

En Aneabe también están centrando sus esfuerzos en encontrar materiales de origen vegetal que sustituyan a los de origen fósil a la hora de fabricar botellas. "Hay un proyecto muy avanzado para crear envases con desechos vegetales, ni siquiera con vegetales de primera producción", desvela Vallejo, quien añade que también están obteniendo progresos significativos en el ecodiseño de envases. "Desde hace bastante tiempo, el sector de aguas tiene los envases más eficientes que hay ahora mismo en cualquier mercado de cualquier tipo de producto. La ratio de krkp, que es la ratio que hay entre la cantidad de producto que se envasa y la cantidad de material de embalaje que utilizas, es el más eficiente que existe".

El presidente de Aneabe avanza que, con la vista puesta en el horizonte de 2030, se han marcado ambiciosos objetivos, "como la reutilización de material reciclado y la recogida de envases, o la utilización de fuentes renovables de energía, de forma que en 2030 nos comprometemos a que el 70% de la energía que consume el sector sea renovable.

Reducir la huella de carbono

En cuanto a la huella de carbono, nuestro compromiso es haberla reducido en un 30%". Recalca, además, el compromiso adquirido por el sector para que en 2030 el 50% de los vehículos de distribución comercial sean sostenibles, por ejemplo, eléctricos.

Asimismo, Vallejo pone en valor que actualmente en España se recupera el 95% de los recipientes de plástico que contienen agua mineral, refrescos y aceite, mientras que la media europea está en el 52%, casi la mitad. "Representamos el 0,1% de los residuos generados en España y actualmente aportamos unos 55 millones de euros anuales a la recogida de envases", precisa.

El máximo responsable de Aneabe se refiere al problema que supone la presencia de desechos plásticos en la naturaleza puntualizando que, "según datos de Ministerio de Transición Ecológica, de los materiales encontrados en las costas españolas y los fondos marinos, solo el 2% se corresponde con botellas de plástico. Eso quiere decir que la mayoría de los plásticos que aparecen en el mar en absoluto tienen que ver con el sector de bebidas". Aun así, en Aneabe colaboran con Fedas (Federación Española de Actividades Subacuáticas) en la limpieza de nuestras aguas y litoral.

Fijar población rural

El sector del agua mineral desempeña un papel clave "muy relevante y muy reconocido por las administraciones públicas", subraya Vallejo, a la hora de combatir el problema de la España vaciada, ya que da empleo directamente a 6.000 personas y a otras 25.000 de manera indirecta. "La mayor parte están en zonas rurales, que es donde están los manantiales. De hecho, ha jugado históricamente un papel muy relevante en fijar población rural, porque en los sitios donde están las plantas de envasado no hay ninguna otra actividad, porque estamos hablando, en muchas ocasiones, de sitios de una gran altitud donde la agricultura es prácticamente inexistente".

La producción de agua embotellada en España ronda los 6.300 millones de litros, lo que la convierte en la bebida envasada más consumida por los españoles con una cuota del 44,9% y un consumo per cápita de 134 litros. Anualmente aporta 1.200 euros a la economía española.

Preservación de acuíferos

En este contexto, la preservación de los acuíferos se antoja fundamental, por lo que el sector gestiona los recursos hídricos de forma sostenible. "Digamos que a nosotros nos va la vida en cuidar el entorno de nuestros acuíferos, porque cualquier contaminación ambiental tarde o temprano acabará en el acuífero", explica Vallejo, que destaca que también se vigila continuamente que no se extraiga más agua de la permitida de un manantial para evitar alterar su equilibrio natural.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin